10 de octubre de 2017

Crónica de RetroZaragoza: un debut de lujo para un evento acogedor

La primera edición de cualquier evento siempre es una apuesta por lo desconocido. Organizar un evento retro de cierta entidad requiere un esfuerzo y unos medios que no están al alcance de cualquiera, amén de la flexibilidad y el ingenio necesarios para solventar los mil y un inconvenientes que más de una vez ponen en apuros hasta al más veterano organizador. RetroZaragoza, visto el programa del evento y quién estaba detrás, prometía un debut a la altura de los mejores. El consenso generalizado es que han cumplido con creces, como veremos en esta crónica sobre la primera edición del nuevo evento de referencia maño.



Con mucha ilusión por ver qué nos depararía este nuevo evento, el pasado sábado 30 de septiembre nos dirijimos al número 54 de la Avenida de Navarra, localización del Centro Cívico Delicias, situado en el barrio del mismo nombre, a tiro de piedra de la Estación Delicias de la capital aragonesa. Dentro nos esperaba RetroZaragoza, en un ambiente acogedor dividido en 4 espacios o salas, con una capacidad mediana -sólo una de las salas principales permitía un aforo de unas 500 personas-, adecuada para disfrutar de esta primera edición sin excesivos agobios ni sensación de vacío pero con la clara sensación de que será insuficiente para una segunda edición, visto el éxito de este debut.

Más animado no pudo estar el ambiente

Como empieza a marcar la tradición, nada más entrar al centro cívico nos encontramos con la iniciativa de Videojuegos por Alimentos, capitaneados en esta ocasión por Santi Valero y Alejandro Blanco, que habían reunido una considerable cantidad de alimentos antes incluso de la hora de apertura. El público aragonés, y las numerosas personas que se desplazaron de fuera, mostró su lado más solidario con un aluvión de donaciones de alimentos y videojuegos que sobrepasarían con creces todas las previsiones. Como ya viene siendo costumbre, realizamos la tradicional donación de videojuegos a la causa y, tras una amistosa charla con Santi y Alejandro, entramos directos al meollo del asunto.

El cine servía además para relajar las piernas ;-)

La organización de RetroZaragoza había dividido el evento en diferentes áreas, aprovechando al máximo el espacio disponible en el Centro Cívico Delicias, incluidos los pasillos de tránsito. A mano izquierda, nada más entrar, encontramos un pasillo adornado con una exposición homenaje a Alfonso Azpiri, con ilustraciones y bocetos del añorado maestro, estableciendo un subtexto constante en el evento, como os iremos relatando. En ese mismo pasillo se encontraba la entrada a la sala de cine, donde, entre pases de los episodios inciales de anime míticos como Mazinger Z, Dragon Ball o Los Caballeros del Zodíaco, se desarrollaron las interesantes charlas de las que hay un mundo de qué hablar, de modo que lo dejaremos para un segundo post que publicaremos en los próximos días.

Dos expositores ocupaban el otro lado de este lugar de tránsito: por un lado, teníamos a RetroCabeza, con su zona de cacharreo, un inconfundible "sombrero" y toneladas de simpatía; por otro, estaba Maab, que además de colocar dos mini arcade que tuvieron algunos asiduos a lo largo del sábado, trajo dos espectaculares PCs para los que el término "custom" se queda muy corto - los denominados "Orgánicos de Acero", carcasas de PC en forma de un exoequeleto, formado por láminas metálicas, que adopta las formas de diversos animales; para la ocasión, trajo una increíble iguana y, bueno, una mosca. Verlos para creerlos.

Siguiendo recto desde la entrada pasábamos por delante del estand de la Asociación RetroAcción, organizadores del otro evento retro zaragozano, RetroMañía, quienes han colaborado gustosamente con esta primera edición de RetroZaragoza. La siguiente zona de paso concentraba las tiendas, donde pudimos encontrar a Star Games, que además de juegos y consolas clásicas, tenía diversos equipos de TOAD, como una Time Machine KB o una Time Traveller Mini, así como una exposición de handhelds que incluía diversos Game & Watch. A su lado, Toys Spain tenía una nutrida colección de Lego y Playmobil a la venta, así como algunas consolas portátiles con emuladores cargados. Enfrente, Retropixeleadores desplegaba una excelente selección de libros sobre el mundillo de los videojuegos retro y la Edad de Oro, y sus ya clásicos floppydernos.

No faltaron las novedades homebrew en el evento

Cruzando la zona de las tiendas, llegabamos hasta la sala rotonda, donde encontraríamos gran parte del "meollo del asunto", con una marcada apuesta por el homebrew: nuevas creaciones para máquinas antiguas, aderezada con una banda sonora formada por canciones ochenteras y noventeras que no dejaron de sonar durante todo el evento y que hizo las delicias de los asistentes.

El coqueto estand de Fase Bonus

Merece la pena detenernos un poco en esta sala rotonda, una de las zonas más visitadas del evento y que siempre rozó el lleno absoluto de su aforo, provocando alguna pequeña aglomeración que dificultó el paso, aunque sin grandes problemas. Haciendo un recorrido en el sentido de las agujas del reloj, nos encontraríamos nada más entrar al estand de uno de los organizadores, Fase Bonus, cargado de nostalgia ochentera y noventera y de "todas esas cosas que nos gustan", como suelen comentar en sus programas. En concreto, aparte de videojuegos clásicos para cacharrear, los chicos pusieron a disposición del público revistas y cómics para su lectura, estando algunos miembros del podcast y de su ambito disponibles para charlar con quien quisiera, además de poner a disposición de los visitantes demos de 2 de los juegos en desarrollo para Mega Drive por parte de 1985 Alternativo y de los que os hablamos recientemente, en nuestra crónica de la Gamescom: Griel's Quest y Antarex.
Vah-ka el destructor no quiso perderse el evento

A continuación nos encontrabamos con los "dalefraneros" del evento. Ni más ni menos que The Mojon Twins, representados por Anjuel, Kendroock y, en una de sus escasas apariciones públicas, el mismísimo na_th_an, recién llegado desde más allá del Reino de Badajoz. Además de derrochar un torrente de simpatía, los súbditos de Vah-ka -que tampoco quiso perderse el evento- traían debajo del brazo tres nuevos cartuchos para la veterana NES.

La versión Famicom de Super Uwol voló

Se trata de Gran Sabiduría, el entrañable regalo de navidad que nos hicieron en los pasados reyes magos, con 31 juegos en uno; Los cuentos asombrosos de Gwendoline Tornado, un nuevo cartucho con tres juegos "más largos que el Jet-Paco", según palabras del propio Anjuel; cerraba el trío una versión japonesa de Super Uwol, en formato Famicom, totalmente traducida al lenguaje nipón por Alfonso "Sr. Presley", que también estuvo en el evento durante el sábado. Tras la pertinente compra, y numerosas partidas de caja con estos veteranos miembros de la escena, fuimos informados en petit comité, como el resto de compradores, de que ambos cartuchos multijuegos tienen sorpresas escondidas en forma de huevos de pascua. ¡Y qué huevos de pascua! Dicen las malas lenguas que uno de los cartuchos tiene en realidad el doble de juegos de los que publicita...

La versión ladrillopíxel de Ninjajar estuvo echando humo durante el evento

Pero no solo de cartuchos de la NES vive el mojono, así que los chicos aprovecharon el evento para presentar Ninjajar!: The Lost Levels, una nueva mojonada en preparación junto a Monument Microgames consistente en diferentes niveles descartados del primer Ninjajar!, esta vez con versión para Amstrad CPC incluida. Los afortunados asistentes a RetroZaragoza tuvieron la oportunidad de poder disfrutar de la colorida versión cepecera de esta nueva creación.

na_th_an dalefranea bajo la atenta mirada de Vah-ka

Al lado de The Mojon Twins, encontramos a los chicos de El Mundo del Spectrum, capitaneados el sábado por un infatigable Jesús Martínez del Vas, quien no paró un segundo de dedicar copias tanto de El Mundo del Spectrum+, el nuevo libro presentado durante el evento, como del primero, con esos dibujos originales de su puño que valen su peso en oro. Junto a él, a los mandos del timón y como parte activa en la organización del evento, Alejandro Ibáñez también departía y firmaba libros con todos los presentes. El domingo la alineación sufriría cambios, con la llegada de la inspiración de la pértiga del Livingstone Supongo Javier Ortiz, en sustitución de Jesús, quien también firmó libros y charló con los visitantes, derrochando su habitual simpatía. Pero no sólo de libros y firmas vive el Sincleriano, así que los chicos montaron un estand cargado de juegos y la correspondiente máquina para poder jugarlos.

El Mundo del Spectrum siempre cargado de memorabilia Spectrumera

Continuando con nuestra visita por la sala rotonda nos encontrábamos con parte del equipo ZX Uno, mostrando las bondades de su implementación FPGA de máquinas clásicas. Pudimos comprobar in situ cómo funcionaban algunos cores del ZX Uno, como (por supuesto) el de Amstrad CPC, amén de probar el remake de Return to Holy Tower en modo radastaniano, que hay que ver para creer, y aun así cuesta hacerse a la idea de que es un juego para Spectrum. Pero, sin duda, la novedad más interesante del proyecto venía de la mano de @SamQuest y su core de Commodore 64, el cual es ya capaz de comunicarse con una disquetera real de la casa americana. Un auténtico "pelotazo" el poder usar tus discos originales con tu ZX Uno.

El día menos pensado publican el core del CPC

Cerrando ese lateral de la sala rotonda, antes de llegar al escenario (donde se colocó un "photocall", compuesto por una mesa, silla y un Amstrad CPC, para sacar fotografías de los asistentes), la asociación Club de Usuarios Amiga de Zaragoza, con una variada exposición de material relacionado con la mítica casa Commodore, tanto a nivel de software como a nivel de hardware, y con cuyos miembros pudimos mantener una amena charla.

Amigas para todos

Ocupando parte central de esta sala rotonda, encontrábamos a dos incombustibles miembros de la escena, con veteranía a espuertas a sus espaldas, cada uno con su estand cargado de máquinas para el disfrute del público. Hablamos de Metr, uno de los organizadores del evento, así como de Salva aka Veb_Xenon, quien montó una exposición jugable dedicada a los competidores coetáneos de la primera PlayStation y de Sega Saturn. Hablamos de máquinas como 3DO o CDi, relativamente olvidadas bajo el manto del apabullante éxito de PlayStation y la feroz aunque breve competencia ofrecida por Sega Saturn, que pudieron disfrutarse, poniendo a disposición de los visitntes algunos de los títulos más representativos de cada máquina.

Que no falten tampoco Atari Jaguar o el 32X de Sega

Como no, tampoco olvidar la correspondiente representación de máquinas recreativas de la época, a cargo de la asociación ARPA, con una selección de juegos más que interesante que permitió rememorar aquellos viejos tiempos de monedas de cinco duros y ruido ensordecedor. El gran ambiente del evento y la alta ocupación del recinto ayudarían a recrear aquella sensación de corrillos, algo de calor sin ser nunca excesivo, y ambiente bullicioso. Como en todo evento retro de postín, las "macas", en todos sus formatos y tamaños, sacaron humo durante todo el evento, demostrando una vez más que la cultura arcade ni es un legado que podamos llamar exclusivamente "nuestro", ni ha llegado a desaparecer; simplemente, necesita reinventarse para alcanzar a un nuevo público igual de capaz de disfrutarlo que lo fuimos nosotros.

Ni un evento sin su ración de "macas"

Pasamos al otro lateral, más allá del escenario, donde encontrabamos la exposición de máquinas y software más "azucarada" del evento. Las máquinas de la compañía de Alan Sugar tomaban el protagonismo en el estand de Amstrad Eterno, capitaneado por un Atila Merino que, a pesar de arrastrar un buen resfriado, estuvo a las duras y las maduras con los visitantes a su estand -y el evento en general-. Compartiendo espacio, encontramos las creaciones de RetroBytes Productions, ganadoras a la sazón de las dos ediciones de la CPCRetroDev, a las que dedicaremos un post aparte en los próximos días, y al propio Toni Ramírez, uno de los protagonistas absolutos del concurso de programación.

Que nadie se quede sin su partidita al Amstrad

A continuación teníamos al siempre descacharrante Javier García Navarro, de 4MHz. Derrochando simpatía y repartiendo carcajadas a diestro y siniestro, Javier puso a disposición de los asistentes las creaciones de su reconocido sello, pudiendo disfrutarse tanto de Adiós a la casta como de El tesoro perdido de Cuauhtemoc, en una prolongación de una zona muy Amstradiana.

También se escaqueaba para jugar con la competencia XD


Otra de las estrellas del evento se podía encontrar justo a continuación. Se trataba, ni más ni menos, que del estand de Retroworks, presentando en sociedad el esperadísimo The Sword of Ianna, del que ya os ofrecimos nuestras primeras impresiones, tanto en versión MSX2 como en versión ZX Spectrum. Además de ir cargados de espectaculares copias físicas para su venta, los chicos del veterano estudio publicaron también el juego en descarga gratuita en su web unas horas después del primer día del evento. Tal fue la magnitud del lanzamiento y las ganas por probar la creación que a muchos asistentes se les pasó por alto el otro "producto estrella" mostrado durante el evento: la espectacular conversión de Street Fighter 2 para Amstrad, a cargo de Augusto Ruiz y DaDMaN, también hizo aparición en el evento, pudiendo disfrutarse de una de sus últimas betas, ya con scroll incluido. ¡Increíble!
Del Ianna se ha hablado mucho estos días. Recordamos esta maravilla.

Cerraba la sala rotonda -¡fijaos qué cantidad de cosas en una sola de las salas!- Kaleido Games mostrando el espectacular Beekyr Reloaded, del que también tendréis unas impresiones por estos lares en los próximos días. No cabe duda de que hay muchas ganas de hacer grandes cosas y pudimos comprobar de primera mano el optimismo y el entusiasmo de Jaime Domínguez, plasmado en cada una de sus creaciones. Además de probar Beekyr Reloaded, pudimos mantener una distendida charla en la que afloraron algunos planes de futuro, y no podían ser más prometedores. Estaremos atentos.

Ni un shooter sin su joystick

Supongo que lleváis un buen rato leyendo y pensando "¿pero aún quedan cosas?". Efectivamente, todavía hay más, ya que en la sala seminario podía admirarse una completísima colección de juegos de mesa de la mítica CEFA, puros clásicos de nuestra infancia como Misterio o En Busca del Imperio Cobra. Además, la organización tuvo a bien colocar unas cuantas reediciones de ambos juegos a disposición de los asistentes, para que pudieran echarse unas partidas in situ. Una original idea en esto de los eventos retro que nos parece maravillosa y a aplaudir, ya que fuimos muchos los que en aquellos años compaginamos juegos de mesa con ordenadores y consolas. En esta misma sala, más tarde el Sr. Isidre Monés, ilustrador de buena parte de las cajas de esos juegos, estuvo firmando autógrafos y charlando con los fans que se acercaron a saludar.
¡Marchando una dosis extra de nostalgia!

Cerraba este espacio, y con ello el repaso de RetroZaragoza, zona a zona, el estand de los compañeros de GameReport. Se trata de una publicación monográfica dedicada al mundo de los videojuegos, no únicamente retro, que dispone de una versión física de exquisita edición, de la que pusieron varios números a la venta. Pudimos charlar un rato con Alejandro Patiño, uno de sus colaboradores, de la orientación de su proyecto y los desafíos que sacar adelante una publicación independiente supone; desafíos que en RetroManiac compartimos, y motivo por el que aplaudimos el éxito de sus magazines, que os invitamos a leer para disfrutar de una interesante visión del mundillo.

Cabe, a estas alturas de la crónica, apuntar otro elemento diferencial que la disposición del Centro Cívico Delicias añadió al evento, y que puede parecer baladí para aquellos que no hayan visitado otros eventos retro: el hecho de que el centro disponga de una cafetería sirvió para que nadie tuviera que pasar sed o hambre, evitó el a menudo notable problema de olores que improvisar este tipo de servicio ha supuesto en eventos similares, y tal vez lo más importante: promovió más de una charla frente a una cerveza. Y todo ello sin olvidar la promoción de la #dietatorreznos.



La anécdota simpática del evento fue el enésimo intento, en balde, de solucionar el gran debate que azota la retroescena en los últimos tiempos: OPQA o QAOP. ¿Y tú de quién eres? Durante el domingo se dispusieron una urna y papeletas para que los asistentes pudieran expresar su opinión. A pesar de lo claro que lo tienen los miembros de cada bando, los resultados demuestran, una vez más, que la cosa está igualada, ganando los disléxicos de OPQA por tan solo tres votos de diferencia. No cabe duda de que el debate seguirá ahí por bastante tiempo...

Un voto fue elegido al azar y se llevó un lote de regalo

Sería también el domingo el momento de conocer la cantidad de kilos de comida recogidos por Videojuegos por Alimentos durante las dos jornadas del evento. La iniciativa solidaria rondó los 1.200 kilos de alimentos no perecederos, poniéndoles a la altura de los grandes eventos y, de paso, sirviendo para acabar de tomar el pulso, por si quedaba alguna duda tras los corrillos y las pequeñas aglomeraciones en la sala rotonda, a la increible afluencia de público en lo que es, no olvidemos, la primera edición del evento. Como bien nos comentaba Ignacio Zarranz, presentador de Fase Bonus y uno de los organizadores del evento, "la he visto [la feria] muy bien, muy sana. La verdad es que la gente se lo ha pasado muy bien, espectacular. [...] Hemos tenido mucho apoyo de fuera, gente que ha venido de fuera [...] y gracias a todos se ha podido llenar el centro cívico".

Sí. El domingo seguía el evento hasta la bandera
Una de las cuestiones que llamó, y mucho, la atención de los veteranos en esto de los eventos retro, fue la diversidad mostrada por los visitantes. Gente de todas las edades, solos y acompañados, pasaron por el Centro Cívico Delicias a ver qué se cuece en esto de los viodejuegos retro, y nos encontramos con no pocas caras de sorpresa, tanto en los (probablemente primerizos) visitantes como en los habituales de estas iniciativas o los propios invitados, sin olvidarnos de la enorme alegría que supuso para los más futboleros de la ciudad encontrarse con dos jugadores de la primera plantilla del Real Zaragoza paseando por el evento como dos visitantes más. Parece, pues, que una de las señas de identidad de RetroZaragoza será su capacidad para haber llegado a un público diverso y no necesariamente "especializado" - poco más puede pedir un evento retro, y menos aún en su primera edición.

No queda duda de la satisfacción de la organización con el resultado del evento, como concluye el propio Ignacio: "Para mí ha sido todo un exitazo". Y se apunta ya a una segunda edición para el año que viene: "No depende de mí, depende del ayuntamiento y de las casas de las juventudes, que estén contentos con el resultado. Yo espero que sí [habrá una segunda edición] porque ha venido mucha gente joven; también mucha gente de nuestra quinta que le gusta ver esto. Las ponencias han sido buenas, no ha habido ningún problema y eso siempre suma puntos, igual que Videojuegos por Alimentos. Todo eso siempre suma, así que esperamos que sí". Y, como visitantes, no podemos sino corroborar esa sensación: el evento fue un tremendo éxito. ¡Larga vida a RetroZaragoza!

En los próximos días complementaremos esta crónica con el resumen de las interesantes ponencias que se dieron a lo largo de los dos días, así como con nuestras impresiones con las novedades mostradas en el evento. Así que ¡permaneced atentos a RetroManiac, maños! Os dejamos con una selección de fotos del evento.


 
























































2 comentarios:

  1. Después de leer la crónica me arrepiento de no haber ido, me hubiera gustado que Isidre Monés me firmara el Imperio Cobra.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Amigos !!! Para la próxima llevare otros especímenes de la colección de los #OrganicosdeAcero

    ResponderEliminar