10 de enero de 2017

La historia de los Oliver Twins en 'Let's Go Dizzy!', un libro delicioso que no te puedes perder

Una de las parejas de hermanos más famosas -¡y sin duda más prolíficas!- de la historia de los 8 bits ha visto plasmada en un libro parte de su trayectoria en el mundo de los videojuegos. Nos referimos por supuesto a los gemelos Oliver, cuyos diez primeros años de andadura en el mercado videojueguil han sido recogidos en el libro 'Let's Go Dizzy! The Story of The Oliver Twins'. Hemos tenido la suerte de hacernos con un ejemplar de la obra y aquí os traemos nuestras impresiones con el libro.

Chris Wilkins, desde Fusion Retro Books, se ha convertido en un asiduo a cubrir parte de la historia de la informática en forma de libro. Tras numerosos proyectos tanto en solitario como en equipo con Roger M. Kean, en los que ha cubierto máquinas como el Spectrum o el Amiga, y empresas como Ocean o U.S. GOLD, a finales de 2015 lanzaba una campaña de Kickstarter para lanzar un libro dedicado a los prolíficos gemelos Oliver. Como la mayoría de sus campañas, fue un éxito fulminante cuyo fruto salió a la luz el pasado quince de diciembre.

La edición en papel
Lo primero que nos llama la atención de este 'Let's Go Dizzy!' es su atractiva portada, con la ilustración del juego 'Crystal Kingdom Dizzy' superpuesta a un mosaico de pantallas de sus diferentes juegos. En nuestro caso contamos con la edición de tapa blanda y, tras observar detenidamente la portada durante unos segundos, caemos en la cuenta de que ésta tiene relieve tanto en el personaje como en las letras.

Una nueva sorpresa nos espera al abrir sus páginas. ¡Está impreso en España! El papel es de buena calidad y la encuadernación no parece que vaya a descuajaringarse a las primeras de cambio. Todo lo contrario; tras horas de manosearlo, el libro sigue pareciendo nuevo. Su precio de venta es algo inferior a treinta euros, e incluye unas 230 páginas, así que es normal esperar un mínimo de calidad que en este caso, cumple.

La portada es atractiva y resultona

La maquetación es sencilla y bastante conservadora. Lejos de apostar por algún diseño más vistoso en lo visual, el libro en su práctica totalidad está diseñado en dos columnas de texto rectangulares por página, con fotos e ilustraciones repartidas y sus correspondientes pies a los márgenes. Aquí quizás sí se echa en falta algo más de fantasía, aunque a cambio tenemos legibilidad y pocas distracciones de los textos. No se aprecian errores de bulto, si bien alguna cosilla siempre es mejorable. La fuente utilizada cumple con los baremos anteriores: sencilla y legible.

El libro está escrito en inglés, pero utiliza un lenguaje sencillo y directo, sin complicaciones gramaticales ni palabras técnicas. Un nivel básico de inglés es más que suficiente para leerlo de principio a fin sin tener que recurrir al diccionario más que en muy contadas ocasiones. Que no esté en la lengua de Cervantes no es impedimento para poder disfrutar del libro.

Los primeros años
'Let's Go Dizzy!' cubre la primera década de la carrera de los hermanos Oliver y, como toda buena historia, arranca muy al principio. En sus primeras páginas encontraremos los primeros pasos de los hermanos con una contextualización de la época en la que se criaron y crecieron. La historia está narrada en tercera persona, complementada con frases literales de boca de los propios gemelos, de cuya voz nos transportaremos a una época en la que se vivía la tecnología con auténtica pasión ante el futuro que se vislumbraba a través de series y películas como 'Star Wars' o 'Star Trek'.

Poco a poco, iremos viendo el proceso gradual que sufrieron dos jóvenes entusiastas de los videojuegos, desde sus primeros escarceos con los ordenadores hasta el momento en el que decidieron que se tomarían un año sabático, sin ir a la Universidad, para intentar lograr el objetivo de vivir de su pasión. Por el camino aprenderemos cómo pasaron a ser Philip y Oliver y no al revés, el laborioso proceso de enviar el listado de uno de sus primeros juegos, 'Road Runner', a la revista que finalmente lo publicó, y cómo fue su aparición estelar en televisión en 'The Saturday Show', incluido el ingenioso truco de marketing que emplearon para que su juego llamase la atención del jurado.

Poniendo en contexto sus primeros años

En esta primera parte veremos también algunos de los juegos que les influenciaron en BBC Micro y alguno de Amstrad, así como el proceso de aprendizaje del lenguaje ensamblador que les permitió crear mejores juegos y ser más ambiciosos, y cómo esa ambición chocó en demasiadas ocasiones con decepciones y proyectos cancelados, forjando un carácter de eterna lucha que les hará destacar a lo largo de su carrera.

A lo largo de las páginas iremos encontrando numerosos documentos históricos, como recortes de prensa y bocetos hechos a mano de sus primeros trabajos, incluido el listado de un juego para Dragon 32 enviado a una revista.

Codemasters
En "Let's Go Dizzy!' se narra también el momento en el que se cruza el camino de los hermanos Oliver y los hermanos Darling, para llevar a cabo una de las colaboraciones más fructíferas de los ordenadores personales de 8 bits. No en vano gran parte del éxito de Codemasters se debió a los gemelos Oliver, con estimaciones que indican que cerca del 50% de los juegos vendidos por Codemasters, o fueron desarrollados por los hermanos Oliver o eran conversiones a otras máquinas de algunos de sus juegos.

Siete años de fructífera colaboración que son narrados desde el prisma de los hermanos Oliver y a través de los que aprenderemos la crucial importancia de Panda Sprites en los comienzos de esta etapa, cómo se meten ellos mismos a convertir sus juegos a Spectrum -con el famoso cable que les permitía conectarlo a un Amstrad- a cambio de mayores royalties, por qué hubo una polémica con Activision a costa de 'Grand Prix Simulator', y todo el proceso de desarrollo de sus juegos.

Con Codemasters llegaría la profesionalización definitiva 

La excelente memoria de los hermanos -o quizás unas agendas conservadas hasta la actualidad- nos permite conocer las fechas y la duración de los desarrollos de sus juegos, demostrando nuevamente el demencial ritmo de trabajo que soportaron durante muchos años, hasta labrarse su merecido nombre. Gracias a estas anotaciones podemos también observar el proceso mediante el cual se iban reutilizando ideas desechadas de un juego para hacer otro, y cómo están relacionados juegos que, en teoría, no tienen mucho en común, como es el caso de 'Ghost Hunters' y el primer Dizzy.

Numerosas fotografías de la época nos acompañarán a lo largo de este viaje, mostrándonos su modo de vida y algunas de las correrías con otros trabajadores de Codemasters, hermanos Darling incluidos, que acabarían siendo plasmadas en videojuegos como 'Professional Ski Simulator' y 'Jet Bike Simulator'.

El salto a consolas
El fin de los ordenadores de 8 bits y el salto a las consolas tiene un más que interesante apartado en el libro, con bastante información de proyectos como el Game Genie, el Aladdin Deck Enhancer, los juegos para NES que nunca llegaron a publicarse -incluyendo bocetos- y cómo poco a poco va produciéndose la transformación, de simples programadores a gestores de equipos, para poder sacar todos los proyectos adelante.

El personaje quizás más conocido de los hermanos

Pero no sólo se cancelarían videojuegos para NES. Durante los últimos años de su colaboración con Codemasters, con serios problemas económicos de por medio, muchas fueron las propuestas y proyectos de los hermanos Oliver que no contaron con la aprobación de Codemasters y acabaron en un cajón, felizmente rescatados en forma de bocetos en este apartado del libro. Sin duda, una de las partes más interesantes de la obra en cuestión, nuevamente salpicadas de anécdotas e historias, algunas bastante graciosas.

Tras la ruptura con Codemasters
La última parte, digamos "histórica", está dedicada a la vida tras la traumática ruptura con Codemasters que les deja a las puertas de la bancarrota en 1993. Con la fundación de Interactive Studios llega una nueva etapa marcada por las consolas de Sega y Nintendo, y el libro recoge la historia detrás de juegos como 'Judge Dredd', 'Marko's Magic Football' o las conversiones a Mega-CD de títulos como 'Syndicate' o 'Theme Park'.

Vacaciones que inspiraron juegos

Se termina el repaso a esta parte de la carrera de los dos hermanos con el primer proyecto para la Playstation y un rápido repaso a 'Sky Saga', su proyecto actual tras la fundación de Radiant Works.

Material Extra
Como complemento al libro se incluyen varios textos de interés variable. En la obra se recoge un compendio de los juegos más interesantes creados por los hermanos Oliver, unas reflexiones de una década de trabajo, así como un repaso a su prolífica carrera en números o sus habilidades programando.

Fotos, capturas y bocetos originales

En la última parte del libro entramos en terreno más emocional y podemos encontrar testimonios de personas que trabajaron en esa época con los hermanos Oliver; gente como David Darling, Jon Paul Eldridge -que compuso músicas para algunos de sus juegos-, Paul Ranson -Big Red, subcontratados para desarrollar algunos títulos- o sus propios padres. Encontraremos también la bonita historia detrás del Pac-Man creado por Andrew Oliver con Scratch, así como del juego 'Dizzy Treehouse Adventure' y cerramos con imágenes del fallido Kickstarter de 'Dizzy Returns'.

En resumen
La lectura de 'Let's Go Dizzy!' es bastante amena y no se hace nada pesada. El hecho de que este tenga bastantes anécdotas graciosas y algún que otro chiste a cargo de los propios hermanos Oliver, repartidos aquí y allá, hace que la lectura sea bastante amena, sobre todo de la parte del libro que recorre la historia de esos diez primeros años de locura que vivieron dos hermanos cuya única intención desde el principio fue, simplemente, hacer videojuegos.

Los gemelos Oliver, firmando libros

La inclusión de bocetos de juegos, así como la explicación pormenorizada de cómo algunos de esos bocetos acabaron siendo juegos que coparon las listas de ventas, supone un interesante documento histórico que ningún fan de sus juegos debería perderse. La inclusión de material que nunca antes había visto la luz añade un mayor interés añadido que nos hace ponernos los dientes aún más largos, máxime cuando algunos de esos juegos empiezan por fin a ver la luz, veinte años después de su creación.


Podéis adquirir el libro 'Let's go Dizzy!' en la tienda de Fusion Retro Books
Campaña de Kickstarter de Dreamworld Poggie
Web oficial de The Oliver Twins

No hay comentarios:

Publicar un comentario