12 de enero de 2017

Impresiones actualizadas con 'Rise & Shine', el indie que redefine el término de juego de acción

La salida de 'Rise & Shine', uno de los juegos más esperados de la escena independiente de nuestro país, es inminente. Y para celebrarlo, os ofrecemos este adelanto en forma de impresiones con las primeras horas de la versión definitiva del título del estudio valenciano. Tiros y acción a mansalva en el contexto del juego que te hará replantear qué podemos esperar de un estudio indie. ¿Estáis preparados?



Hace algo más de un año os ofrecimos unas impresiones a partir de la demo del juego que pudo probar nuestro compañero Pedja, y aunque por aquel entonces se especulaba con que Rise & Shine aparecería en 2016, al final hemos tenido que esperar a principios de este recién estrenado 2017 para poder disfrutarlo. El próximo viernes 13 de enero estará disponible en ordenadores y Xbox One y parece que la espera ha merecido la pena…

Tras 'Supermagical' y 'Pro Zombie Soccer', juegos con sus raíces fuertemente asentadas en las bases de juegos similares a 'Puzzle Bobble', Super Awesome Hyper Dimensional Mega Team (SAHDMT, de aquí en adelante), el estudio valenciano formado por algunos de los desarrolladores de 'Plants vs. Zombies', hace honor a su grandilocuente nombre con un juego que entra inmediatamente por los sentidos, dejándote boqueando como un pez fuera del agua: 'Rise & Shine' es, a todas luces, "superawesomehyperdimensional".

Los chicos del SAHDMT se atreven con un importante cambio de estilo respecto de sus juegos anteriores: 'Rise & Shine' es un run 'n gun con algunas pinceladas de plataformeo y puzle que resultan en un variado lienzo al que, sumando los astronómicos valores de producción del juego, le sobra calidad para poder ser catalogado como un futuro referente, ya no sólo dentro  la escena indie sino del desarrollo de videojuegos en general. Por más que no está carente de algunos problemas.

En el papel de Rise, un chaval que sin comerlo ni beberlo se encuentra de pronto en el centro del conflicto que enfrenta a su planeta natal, Gamearth, y los Space Grunts, invasores llegados del Nexgen Planet, deberemos encontrar la manera de hacer llegar a nuestro rey la charlatana pistola sagrada, Shine, cuya custodia nos es confiada por un agonizante guerrero legendario, que recuerda más que vagamente a Link, en el nivel introductorio del juego. Siguiendo con el carácter de metajuego que permea 'Rise & Shine', se trata de una batalla generacional que, según la madre de Rise parece apuntar en cierto momento, se repite con gran periodicidad. Un ciclo al que los jugones estamos acostumbrados.

Busca las 7 referencias

La pantalla inicial, antes de comenzar siquiera a jugar, supone toda una declaración de intenciones: una sensacional ilustración, con carácter de cómic europeo, que nos cuenta sin palabras una rica historia; llena de detalles que invitan a hacer volar nuestra imaginación, como sólo las mejores ilustraciones logran: un paraje urbano en ruinas; un vagón de tren empotrado en la fachada de un edificio; y los primeros guiños y referencias a nuestro hobby favorito: desde una efigie de Sonic a una trifuerza, pasando por un "Metal Slug". Dichos homenajes y autoreferencias no cesan: un invader, el pájaro de 'Flappy Bird' en mitad de una bandada de palomas, tetraminos decorando algunas barandillas... 'Rise & Shine' es muy consciente de su propia naturaleza, y juega la carta con aplomo.

Esa consciencia de sí mismo resulta en un fino sentido del humor. Los desarrolladores se ríen de sí mismos y del propio carácter del juego, no tomándose demasiado en serio, como podemos apreciar en esos carritos situados en el centro comercial que venden "corazones" (energía) y "relojes" (tiempo), o la voz que da indicaciones sobre cómo proceder en caso de emergencia y nos repite que "por favor, no deje a sus amigos zombies sin atender". La suma de ambos elementos añade una zanahoria más que perseguir al conjunto, a la búsqueda de la próxima referencia o chascarrillo.

Ya metidos en el juego, es indudable que lo primero que nos llamará la atención es su aspecto gráfico, de otro mundo. Sólo un juego como alguno de los recientes 'Rayman' rivaliza con la calidad del trabajo realizado por el SAHDMT. El conjunto del apartado gráfico parece una novela gráfica en movimiento. A los sensacionales escenarios pintados a mano, lujuriantes en la infinitud y la calidad de sus detalles, se suman unas animaciones suaves y complejas y multitud de planos de scroll parallax, así como otros elementos que sólo están ahí para redondear el conjunto y dar vida al mundo de Gamearth: árboles y arbustos meciéndose al viento, volutas de humo elevándose hacia unos cielos surcados por las naves enemigas...

¡Qué maravilla! El aspecto de 'Rise & Shine' es asombroso, e incluso mejora en movimiento

El uso de una paleta llena de colores pastel supone un impactante contraste con la destrucción que encontraremos a nuestro alrededor; un paisaje pastoral que ha sido devastado por la guerra. Hay un inesperadamente alto grado de violencia en el conjunto, cuyo más obvio epitoma es el gore en los enfrentamientos con los enemigos, por más que resulte caricaturesco por definición. Rise quedará completamente calcinado al recibir el impacto de un láser enemigo, no dejando detrás más que su sorprendida calavera. Los "marines" invasores explotan tras recibir un disparo a la cabeza que los decapita, dejando tras de sí un rastro de sangre y vísceras, incluyendo unos globos oculares que caen rodando cuesta abajo. Canela fina.

En el apartado sonoro, destaca el excelente diseño de los efectos de sonido; reconocibles, con carácter y pegada. La música, por su parte, es apropiada al tono y la temática del juego, con un interesante tono melancólico en algunos de los cortes, aunque no logra destacar del mismo modo que los gráficos o los efectos de sonido - así como verás esos escenarios en tu cabeza durante un tiempo tras dejar de jugar, probablemente no te descubrirás tarareando uno de los temas de su banda sonora.

¿Un combate desigual? Nada en comparación con lo que nos espera al final del nivel...

En el apartado jugable, 'Rise & Shine' apuesta por la carta de la variedad. En base un run 'n gun fielmente adscrito a la fórmula, añade mecánicas de los cover based shooters (como "Gears of War"), algunos segmentos de plataformas y pequeños puzles a resolver para abrir el acceso a nuevas zonas. En términos generales la fórmula funciona bien, pero cabe preguntarse para quién ha sido diseñado este juego; tratar de complacer a todo el mundo suele resultar muy complicado.

Así, la acción es intensa, cuando la hay. Los enfrentamientos están bastante separados entre sí en los primeros compases, y donde el tempo de los enfrentamientos es alto, muy alto incluso, el ritmo al que aparecen resulta ligeramente inconsistente. Ritmo "roto" además por todas esas mecánicas anteriormente mencionadas, foráneas a los run 'n gun. Avanzamos, nos parapetamos, acabamos con un grupo de enemigos, avanzamos, resolvemos un puzle... No es un problema en absoluto, pero cabe aclarar que el que llegue a 'Rise & Shine' con la idea de que va a jugar al próximo 'Contra' o 'Metal Slug' se llevará una decepción, o una sorpresa.

El juego hace uso de un inteligente recurso para agregar variedad a la jugabilidad, manteniendo la base de sus mecánicas, a través de la aparición de diferentes tipos de munición y formas de disparar. Hasta el momento, han agregado unas balas eléctricas, especialmente útiles contra los enemigos de tipo robótico, y un disparo dirigido por control remoto que es exprimido por los diseñadores, añadiendo una nueva dimensión al juego en forma de leves puzles en los que deberemos conducir una bala a través de estructuras más o menos laberínticas para activar o desactivar elementos que nos impiden progresar.

Para el siguiente tramo, contamos con la ayuda de un poderoso guerrero.

El control de nuestro joven y encapuchado avatar es tremendamente preciso y responde con rapidez a los comandos del jugador. Se puede usar teclado y ratón, o bien un gamepad; ambas opciones funcionan bien y tienen sus pros y sus contras. Las distintas acciones están mapeadas de forma muy intuitiva en el gamepad, e incluso jugando con teclado no tendremos que parecer pianistas virtuosos para jugar con garantías. En contrapartida, he tenido muchos problemas con el uso del ratón para apuntar; la mira se desplaza constantemente por sí sola desde donde se supone que estaba apuntando, acabando por dirigir los disparos a cualquier otra parte - algo que en un juego que exige la precisión de un cirujano en la secuencia de acciones, tiende a tener consecuencias funestas.

Y es que la dificultad es alta, incluso en el único nivel inicial, y la curva quizás no está todo lo bien dibujada que cabría desear, alcanzando su apogeo en un primer Boss cuyo nivel de dificultad es muy elevado; el desafío da paso a la frustración, sustituida a continuación por unas tremendas ganas de lanzar el mando contra la pantalla - una sensación que no recordaba haber sufrido desde mis tiempos con las 16 bits. Indudablemente old school, pues, pero confieso que no me ha convencido en exceso.

Se trata de un espectacular enfrentamiento en tres etapas contra un asombrosamente diseñado y animado robot gigante en que cualquier fallo equivale a tener que empezar el combate de nuevo y que para mí personalmente, por ahora, se ha convertido en un auténtico escollo, tras más de 40 intentos. Como si de un bug showstopper en toda regla se tratase. Tal vez soy un tipo torpe con dos manos izquierdas. Tal vez. Pero no seré el único, y eso hace que la dificultad de este juego no sea para todo el mundo, hay que tenerlo en cuenta.

Impresionante es uno de los términos que le aplican. Y mortal. Despiadado. Odioso.
A partir de ahí, el lenguaje se hace bastante más "colorido"

Siendo tal el nivel de dificultad, el jugador está destinado a morir, y mucho. Algo que por otro lado, el juego, siendo tan consciente de su propia naturaleza, te expone simple y llanamente desde el principio. Por suerte los respawns son infinitos y los checkpoints están establecidos por diseño de tal manera que caen justo antes de cada enfrentamiento, de modo que la acción nunca llega a decaer por ello, y en el peor de los casos no tendrás que rehacer demasiado camino.

El conjunto del juego es sensacional. Entra por los ojos desde el primer instante, y se ve acompañado de un control rápido y preciso que ofrece la necesaria sensación de validación para cada una de nuestras acciones, enfatizadas por unos efectos de sonido contundentes. Pero el en ocasiones exagerado nivel de dificultad y un ritmo algo inconsistente en una acción que no es la de un simple run 'n gun, hace que por más que resulte sencillo de recomendar, y que sin lugar a dudas defina un antes y un después en nuestras expectativas de calidad para un juego indie, no sea para todo el mundo.

'Rise & Shine' se pondrá a la venta para Windows, a través de Steam, y Xbox One, el próximo día 13 de enero. Os ofreceremos un análisis con mayor profundidad en unos días.


Impresiones iniciales con el juego de nuestro compañero Pedja
Página web del Super Awesome Hyper Dimensional Mega Team
Página del juego en Steam

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada