16 de diciembre de 2016

Impresiones: 'Silence', viajamos a un mundo de fantasía.

En los últimos tiempos hemos asistido a un resurgir de la aventura gráfica. Lucas Arts y Sierra, dominadoras del género décadas atrás, dejaron la producción de este tipo de juegos y parecía que la decadencia de la aventura gráfica era definitiva, aunque lo cierto es que siguieron saliendo grandes títulos por parte de otras compañías. Sin ir más lejos la española Péndulo Studios ha tenido una producción más que aceptable en cantidad, y bastante relevante en calidad.
Pero desde hace unos años hay una compañía que parece querer alcanzar un reconocimiento como creadora destacada dentro del género, similar al que tuvieron las dos grandes empresas norteamericanas. Se trata de la alemana Daedalic Entertainment, que no solo desarrolla aventuras sino que además ejerce una faceta de editora de juegos de otros pequeños estudios, a los que ayuda a mejorar su producto, como es el caso por ejemplo de dos títulos españoles: Randall's Monday y Candle. En cuanto a su producción propia, conocidísima es su saga Deponia y también pertenece a este segundo grupo 'Silence', al que hemos podido jugar (y terminar) y vamos a hablar en las siguientes líneas.


El inicio de la aventura en nuestro acogedor búnker

'Silence' nos transporta a un mundo onírico entre la vida y la muerte al que llegan dos hermanos, Noah y Renie, tras ser bombardeado el búnker en el que se refugiaban.
Desde el comienzo de la aventura el juego nos crea una sensación extraña. Los personajes entablan un diálogo en el que hablan sobre cosas como si el jugador supiera de lo que están hablando, pero no es así. Al menos no en todos los casos. Esta sensación persiste durante casi todo el juego. Sientes como que te estás perdiendo algo, y la explicación es sencilla: 'Silence' a lo largo de su desarrollo ha perdido una parte importante de su título, la parte en la que nos dicen que es la segunda parte de 'The Whispered World', una aventura gráfica lanzada por Daedalic allá por el 2009. Si bien no es imprescindible haber jugado a ella, si nos parece recomendable hacerlo porque ganaremos en trasfondo de la historia. Una historia que es la base del juego, por encima de la parte jugable. No sabemos si la decisión de omitir que estamos ante una secuela, escondiendo este hecho incluso en la descripción que nos dan del título en las tiendas digitales, se debe a una decisión de marketing o está al servicio de no desvelar anticipadamente el “secreto” de Silencio (que es el mismo que ya desvelaron en la primera parte), y que tampoco es nada complicado de adivinar.

¡Pero qué c@#~!

No estamos ante una aventura gráfica de corte clásico, al menos no en lo que a mecánicas de juego se refiere. Sí, como en otras aventuras gráficas, la exploración de los escenarios es esencial, pero en 'Silence' no hay objetos que recoger y añadir a un extenso inventario, y que posteriormente nos sirvan para la resolución de los puzles. Aquí todo lo necesario para resolver los puzles está en las dos o tres pantallas interconectadas que ambientan cada sección del juego. Para ello movemos el cursor por la pantalla para ver con qué elementos del escenario podemos interactuar. El cursor cambiará de forma en función de lo que podamos hacer con cada uno, pero no podemos cambiar entre distintas acciones al estilo de los juegos de Sierra. Lo que aparece es lo que hay. Sin embargo hay mecánicas de interacción más dinámicas consistentes en clicar y arrastrar el ratón en alguna dirección, por ejemplo para arrastrar un banco o para estirar de una especie de tirachinas colgante. También nos encontraremos con puzles por resolver en un tiempo limitado y alguna sección del juego que raya la frontera de lo arcade. Bueno, y luego está Spot.
Spot es el personaje cuqui del juego. Una especie de oruga hipervitaminada capaz de cambiar de forma entre tres diferentes para resolver determinadas situaciones. Spot es el tercer personaje que podremos controlar durante la aventura y ejerce la función de alivio cómico dentro de una historia de fantasía dramático-melancólica.

Vivo en el pantano, vivo en el pantano

La forma en la que ha sido concebido 'Silence', primando el avance por la historia sobre la parte jugable, reduce bastante la dificultad. A poco avispados que seamos y con una exploración concienzuda de los decorados, avanzar en el juego será coser y cantar. En menos que canta un gallo habremos terminado el primer capítulo de los tres que consta el juego, y en poco más de 6 horas estaremos viendo uno de los dos finales que tiene el juego. A ellos se accede a través de la ultimísima escena, en la que una decisión nos encaminará hacia uno u otro. Sin embargo para ver el segundo final no tendremos que recorrer toda la aventura de nuevo, ya que la función de autoguardado graba la partida justo en el comienzo de esa última escena. A partir de ahí, ya no vemos mayor aliciente para rejugar desde el principio, a no ser que uno sea un cazador de trofeos/logros, y a pesar de que al parecer hay situaciones que pueden cambiar en función de alguna decisión que tomemos, pero que no influyen en el final del juego.
Por todo esto 'Silence' nos parece una aventura un tanto justita para aventureros experimentados, pero puede ser muy recomendable para iniciarse en el fascinante género de las aventuras gráficas.

Spot tendrá un gran protagonismo en el juego

Nos queda por comentar el apartado artístico del juego, y aquí sí que podemos decir que 'Silence' es una auténtica maravilla. Recorrer sus escenarios es un placer y en no pocas ocasiones nos quedaremos embelesados contemplando los decorados. También los personajes tienen un modelado bastante bonito y el conjunto hará que usemos la tecla para capturar pantalla en no pocas ocasiones..
También destaca la música, con ese aire melancólico que tan bien casa con la historia que nos están narrando.

Hay puzles con tiempo limitado para resolverlos

'Silence' ha sido lanzado tanto en PC y MAC como en consolas PS4 y Xbox One. Es quizás este lanzamiento en consolas lo que ha simplificado el juego respecto a otras aventuras gráficas, intentando buscar un público profano en el género. Lo denota el hecho de que, a pesar de que el juego es de por si sencillo, hay ayudas para simplificarlo todavía más y que podemos desactivar dentro del menú de opciones. También las mecánicas dinámicas de las que hablábamos parecen estar diseñadas para el uso de un mando (también seleccionable en la versión para ordenador). Por último el precio también parece más acorde a lo que se ve en consolas que a lo que estamos acostumbrados en PC. 30€ nos parece quizás excesivo para lo que esta aventura ofrece, aunque visitar Silencio podría ser una buena opción cuando rebaje un poco su precio, incluso con las pegas que tiene.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada