18 de noviembre de 2016

'Astro Assembler', el matamarcianos español que volvió a la vida en recreativa

La historia de los videojuegos está repleta de curiosidades, anécdotas y hechos de justicia. Este último puede ser el caso de 'Astro Assembler', un desconocido matamarcianos producido a finales de los 90 por integrantes del Batman Group, que pasó de puntillas por el panorama de videojuegos de aquellos tiempos más interesado en juegos tridimensionales y otros géneros.




Pero hete aquí que durante la pasada Retro Sevilla, los amigos de Arcade Planet y la asociación Sevilla Retro presentaron una espectacular máquina arcade con el juego remozado y en pleno estado de revista. Disponible ahora para jugar en una cabina en el salón sevillano como dios manda (y con opción para dos jugadores), en una acción similar a lo que se había hecho con anterioridad con Vortex Attack o Maldita Castilla, por ejemplo.

Una portada de la versión americana. Imagen: Mobygames

Decidimos indagar un poco más en el desarrollo de este oscuro juego y contactar directamente con sus creadores para que nos ilustren sobre este juego que tuvo su origen en miembros de la demoescena, como nos cuenta el propio Alejandro del Campo 'Rhino':  “el proyecto lo iniciamos sobre el año 96. Éramos Mac, Johnny, DJ Uno y yo (hasta aquí todos antiguos miembros de BG), más un grafista 3D llamado Alfonso, y Nork, músico que conocíamos de la demoscene, y llamamos al equipo ‘Advanced Projects’”. Marco Antonio ‘Mac’ añade que la inspiración vino dada desde los clásicos nipones del género “nuestros referentes para el juego eran sobre todo recreativas japonesas de los 80 y 90, y la jugabilidad y el aspecto gráfico iban muy en esa línea. No nos atraía mucho lo que se hacía para ordenador en aquella época”.

Imagen: jeuxvideo

Imagen: jeuxvideo

Con semejante plantel era difícil que del proyecto no saliera nada bueno, y aunque por desgracia el éxito comercial no acompañó, lo cierto es que esta segunda vida como recreativa puede suponer un merecido reconocimiento a todo el esfuerzo y cariño que el grupo puso en el juego: “tuvimos que hacerle múltiples cambios porque el mercado se movió mucho en esa época. Recuerdo que al principio era para MS-DOS y luego lo pasamos a Windows/Direct X, pero nos pilló todo el boom de las 3D, por lo que hubo que adaptarlo a un mercado cada vez más exigente. Hay que recordar que ‘lo retro’ no molaba tanto en esa época y hubo algunas dificultades para encontrarle salida comercial”. Con todo, el grupo no se desanimaba y al cabo de un tiempo tuvieron lista una demo de dos niveles que sirvió para dar a conocer el juego entre algunas editoras españolas: “fuimos a Madrid para hablar con varias empresas como Dinamic Multimedia, Hammer Technologies, Topware... De entre las interesadas nos quedamos con Dinamic, el juego le gustó a Victor Ruiz y estábamos en contacto con él, cuando nos pilló la salida de Victor de Dinamic y cancelaron el proyecto”.

Imagen: theisozone

Imagen: theisozone

Después de aquello, el grupo tuvo su primer acercamiento al mundo de las recreativas gracias al contacto con Stratos, una asociación de desarrolladores que empezaba a funcionar en esa época: “salió la oportunidad de lanzarlo como recreativa para la empresa Bialplen. Recuerdo que llegamos a un acuerdo, le entregamos el juego adaptado a sus máquinas, nos pagaron un adelanto y no supimos más de ellos”. Por desgracia siguieron algunos meses de zozobra, primero probando un sistema de distribución online para una empresa llamada Trymedia, que evidenciaba que aún el usuario no estaba listo para este tipo de compras digitales, y la edición en CD-ROM dirigida a quioscos y El Corte Inglés en nuestro país a través de Hollywood Multimedia, y en el resto del mundo con Crystal Interactive “de ellos recibimos un primer pago y luego no supimos más de ellos, pero viendo las referencias del juego en Google, intuimos que llegaron a venderlo bastante bien”, corrobora Alejandro. “Sí, a pesar de que tuvo una cierta difusión con Crystal Interactive, el juego se considera hoy una rareza. Muy poca gente lo conoce, más que nada gente muy metida en los shooters de naves”, añade Marco Antonio.

El mueble recreativa preparado por Arcade Planet. Imagen: Mac

Hasta que llegamos a la actualidad, cuando surgió la oportunidad de llevarlo de nuevo a máquinas recreativas con la gente de Arcade Planet y presentarse en sociedad durante RetroSevilla “tuve que tirar de IsoBuster para recuperar un código fuente que daba por perdido en un viejo CD”, recuerda Rhino. “Después de recuperar el código, le hicimos algunas adaptaciones para el hardware de la máquina y, aunque aún no está 100% pulido, ya tenemos una versión funcionando que cualquiera que se acerque a las jornadas de puertas abiertas de la asociación Sevilla-Retro, puede probar”.


Sin duda, una oportunidad magnífica para acercarse a un juego de disparos a la vieja usanza, técnicamente muy eficiente “está programado en un 90% en ensamblador y funciona fluido en un Pentium 100 con 16mb de RAM”, nos confirman los hermanos, y jugablemente similar a clásicos como Alpha Mission y su secuela de SNK. Dotado de unos gráficos muy bien realizados que combina una escuela deudora del estilo 'amiguero' y los arcades de finales de lo s80, principios de los 90, la ambientación audiovisual se complementa con algunos detalles en 3D y una banda sonora de lujo, además de un nivel de dificultad bastante elevado, como mandan los cánones.

¡Atentos a las jornadas de puertas abiertas para echaros una partida! Imagen: Mac

Un final feliz y un reconocimiento para un juego que seguramente mereció un reconocimiento más grande en su época, y que esperamos que con esta iniciativa cale hondo entre los aficionados al género.

¡Gracias a Alejandro y Marco Antonio por su tiempo y contestar nuestras preguntas!

2 comentarios:

  1. Gracias por el artículo!
    Agradecer también a Manuel Temblador y Eduardo de Arcade Planet, de quién surgió la idea de volver a llevarlo a recreativa.

    ResponderEliminar
  2. Que buena pinta tiene!!! Habrá que tratar de probarlo, me encantan los matamarcianos

    ResponderEliminar