18 de julio de 2016

Primeras impresiones con 'Cero Absoluto', nueva conversacional para CPC ya disponible

Después de algo más de un año desde el lanzamiento de "El Misterio de la Isla de Tökland", ESP Soft vuelve a la carga con una nueva aventura conversacional de la mano de 6128. Se trata de Cero Absoluto, un trabajo de guión propio con influencias del cine de John Carpenter o Ridley Scott. Sumérgete en la aventura de la mano de Eric Weir en su investigación del siniestro ocurrido en la estación minera McMurdo 18.

Como de costumbre, una de las grandes dificultades a la hora de analizar una aventura conversacional es dar los suficientes detalles sin destripar parte de la trama y procurar no crear ideas preconcebidas en la mente del futuro jugador. Es por ello que no entraremos a valorar en profundidad la historia, con vistas a que cada cual la disfrute a su manera.

Cuanto nombre ilustre en una sola pantalla...

Cero Absoluto posee una curiosidad algo fuera de lo común en el género de aventuras conversacionales para Amstrad CPC: posee una pantalla de carga con música. Una pequeña introducción que nos pone en antecedentes y nos situa en el inicio de la acción da paso a la aventura en sí con un guiño a aventuras conversacionales clásicas, ya que tendremos que realizar una primera tarea antes de poder ponernos en serio a resolver el misterio, aunque no tiene porque ser el primer comando que introduzcas.

¿Qué habrá pasado en McMurdo 18?

Al igual que en El Misterio de la Isla de Tökland, las descripciones son cortas y concisas, con un lenguaje asequible y bien estructurado, que ayuda a meternos progresivamente en la historia a medida que avanzamos. Hablando del lenguaje, no se encuentran grandes problemas de sinónimos ni de perder el tiempo buscando el verbo adecuado para resolver el puzle en cuestión, así que con paciencia y cabeza se puede avanzar rápidamente.

No anda mal de tecnología la base...

Cero Absoluto está dividida en dos partes. En una primera parte exploraremos la estación en si, donde tendremos que resolver varios puzles para obtener los diferentes objetos que necesitaremos para acceder a la segunda parte de la aventura. Esta primera parte posee el mapeado más extenso de las dos y requiere una intensa exploración para poder terminarla. Tanto es así que alguna que otra vez podremos quedarnos atascados en la aventura sin saber como continuar o cual es el siguiente paso a dar; ante estas situaciones un consejo: vuelve a explorar.

Si yo estuviera en tu lugar iría dibujando un mapa

Esta primera parte posee también la mayoría de puzles del juego, con un nivel de dificultad más asequible que los encontrados en el anterior trabajo de 6128. Tras resolverlos y empezar a hacernos una idea de lo sucedido, pasamos a la segunda parte del juego, no sin antes apuntarnos la correspondiente clave de acceso de rigor.

Mal rollo...

Una vez en la segunda parte nos metemos ya en harina de otro costal. El mapeado es algo más pequeño y los puzles son más escasos, pero la ambientación da un giro a medida que vamos descubriendo la realidad de la situación en la estación minera. Muchos de los nombres que encontraremos nos sonaran, en claros guiños a obras maestras del cine. La dificultad a la hora de resolver los puzles en esta segunda parte sigue siendo bastante asequible, aunque hay uno en concreto cuya resolución puede costar un poco más ya que es más exigente que los del resto del juego, cosa que no afea para nada la experiencia.

Más mal rollo...

Insistimos en que no queremos destripar la trama a nadie, pero nos vamos a conceder una única licencia: terminadlo. Cero Absoluto tiene un final que, de haberse publicado el juego en la época, perdudaría aún a día de hoy en la mente de los amantes del género. Recordad que el parser DAAD, empleado para crear la aventura, permite guardar y cargar partida, pudiendo retomar nuestros avances en cualquier momento, por lo que no tenemos la necesidad de empezar nuevamente desde cero si tenemos que dejar la partida; en caso de atascarnos y querer descansar podemos guardar la partida y retomarla en otro momento hasta el final.

Pantalla de carga

A estas alturas, hablar técnicamente sobre una aventura creada con el parser DAAD no tiene mucho sentido. Todos hemos jugado a creaciones como la aventura original, así que ya deberíamos saber movernos con cierta soltura y conocer algún que otro truco, como los comandos RAMSAVE y RAMLOAD (por si queremos hacer una grabación puntual a la que recurrir por si cometemos un error en la partida), SAVE y LOAD (para guardar y cargar nuestro progreso en el juego) o la posibilidad de dar ordenes encadenadas en una misma linea, ideal por si queremos recorrer largas distancias y ya conocemos el camino. Como en cualquier aventura conversacional, dibujar un mapa a medida que vamos avanzando está más que recomendado.

Portada estilo estuche para edición de disco

En definitiva Cero Absoluto es una aventura conversacional perfectamente disfrutable, apta incluso para aventureros no tan duchos en el género, que nos tendrá unas horas delante de la pantalla intentando averiguar qué narices ha pasado. Totamente recomendada.

Más información y descargas en la web de ESP Soft.

No hay comentarios:

Publicar un comentario