3 de junio de 2016

Probamos la retroconsola Time Machine de TOAD. Jugones viejunos con corazón de 'frambuesa'

Vista desde fuera, la Time Machine es una original caja de madera, bien acabada, con unos cuantos botones, una palanca de control arcade y algunas conexiones situadas en un lateral y en la parte trasera. Pero dentro esconde una potente Raspberry Pi 3B capaz de vérselas con emuladores de lo más exigente y muchas horas de diversión. ¿Quieres comprobarlo?

¡Tantos juegos y tan poco tiempo! :)

Tal y como indican en su web, "la TOAD Time Machine está fabricada en madera natural de okume de 5 mm. de espesor, cortada y pirograbada por láser e incorpora auténticos botones de recreativa y palanca profesional Zippy junto con botón Inserta Moneda". Antes de entrar en harina nos gustaría recalcar que, al igual que otros productos que pululan por el mercado, afortunadamente la TOAD Time Machine es de fabricación nacional, como nos comentaba Juan José Ovies de interMEDIA y TOAD: "La fabricación se hace en Asturias de forma artesanal (una a una) lo cual no está reñido con la automatización del proceso y la máxima calidad de los materiales. El 'artesano', que es un técnico electrónico titulado, las comprueba exhaustivamente una a una (de hecho, a veces se le 'va la olla' jugando) y las firma. Queremos transmitir equilibrio entre innovación y tradición. Lo que llamamos slow technology".

El mando cuenta con palanca y botones arcades

Montada a mano, tal y como puede verse en el vídeo de promoción que tenéis a continuación, la envoltura, que se ha preferido dejar en madera cruda barnizada, sirve de cubierta a toda la circuitería y el secreto que atesora en su interior: una fantástica Raspberry Pi 3B en la última versión de la Time Machine.



Sus creadores gustan de describirla como una "Retroconsola", y no podría ser más acertada la definición, ya que a pesar de su aspecto eminentemente arcade, la cantidad de emuladores y las posibilidades extras que ofrecen una Pi de última generación, hacen de este aparato un pastelito muy goloso, perfecto para los que quieran diversión directa, los que quieran 'cacharrear un poco' o los que están a caballo entre los mundos. Pero empecemos por el principio, desgranando el sistema en cuestión, que ya es hora...

Al funcionar con una Pi las posibilidades son casi infinitas...

La TOAD Time Machine es una caja de madera a la que se han adaptado un joystick de bola y varios botones arcades: seis principales en la parte superior, otros dos que sirven a modo de 'Start' y 'Select', y otros dos laterales perfectos para los pinball y como apoyo para configurar funciones secundarios en los emuladores, por ejemplo. Como colofón, otro botón que imita la ranura de entrada de monedas de 25 pesetas, icónica de nuestros tiempos en los recreativos, y que por ejemplo en MAME, sirve para introducir un crédito, como no podría ser de otra forma.

¡Más monedas, más!

Tanto los materiales de construcción del 'cajón', como los botones son de buena calidad, y de hecho no tiene nada que envidiar a las arcades originales. En el interior, aparte del cableado y circuitería de apoyo, se encuentra integrada y fuertemente fijada, una Raspberry Pi 3B, cuyos conectores y puertos son accesibles y están a la vista gracias a un par de aberturas situadas en el lateral izquierdo y en la parte posterior de la máquina, además de otra en la zona inferior. Encontraremos nada menos que 4 puertos USB, un conector ethernet, conexiones para cables de vídeo compuesto (os recomendamos el cable que TOAD tiene en su tienda) y HDMI, y el consabido conector para la fuente de alimentación. Por debajo de la consola el fabricante ha dejado accesible el conector de tarjetas SD (un adaptador de MicroSD en realidad), desde donde se carga el software que rige a la Pi, y donde pueden estar grabados los juegos de los diferentes sistemas.

En la parte trasera encontramos los conectores de A/V y fuente de alimentación


Recordad además que este modelo de Raspberry posee conexión WiFi y bluetooth, todo un lujo que abre el abanico de posibilidades hasta el infinito, no tenéis más que echar un vistazo a la cantidad de mandos que podréis hacer funcionar con la máquina y los add-ons diseñados para la misma que imperan en el mundillo Raspberry.

Puertos USB a tutiplén y el correspondiente conector para ethernet

Jugar, jugar y jugar

La TOAD Time Machine es una máquina diseñada para jugar y posee una orientación retro, aunque como veremos más adelante también servirá para otros menesteres. Así que tal y como viene configurada de fábrica, será cuestión de enchufar el cable HDMI a nuestro televisor o monitor preferido, darle 'candela' al adaptador de corriente, seleccionar la entrada adecuada de nuestra pantalla y disfrutar casi al momento, ya que la carga del entorno de emuladores es bastante rápida y, por supuesto, automática: el usuario no tiene que hacer nada. Una vez cargado el entorno (o front-end), en este caso el Emulation Station, podremos seleccionar nuestro sistema favorito moviéndonos hacia los lados para luego elegir el juego desde un menú secundario. Los botones están ya configurados correctamente tanto para movernos por los menús como luego a la hora de jugar en los emuladores.

Ponerse a jugar es tan sencillo como enchufar la máquina y esperar unos segundos
¿Alguien se echa un Alien Storm multi?

Entre los sistemas emulados no faltarán los arcades gracias a MAME o Neo-Geo, pero también un buen puñado de consolas y ordenadores, como el Apple 2, Spectrum, MSX, Mega CD, Super Nintendo, PlayStation, Vectrex, etc. Una plétora de máquinas que pueden actualizarse a medida que los desarrolladores incorporan nuevas funciones o arreglan fallos, aumentan la velocidad de ejecución... Son más de 40 los sistemas disponibles, y para no perdernos podremos agruparlos según sean ordenadores o consolas, ordenar los juegos, etc. La calidad de estos emuladores está fuera de toda duda, ya que son adaptaciones de la popular plataforma libretro/RetroArch, disponible para muchos otros sistemas, como ordenadores o dispositivos táctiles.



La mayoría de emuladores corren muy bien, y es incluso posible activar shaders y filtros con cierta complejidad para imitar por ejemplo el efecto de una pantalla CRT. En Internet podréis encontrar no pocas opciones de estos filtros adaptados para la Pi. Merece la pena bucear un poco en el mundillo ya que por defecto los shaders que trae RetroArch son algo espartanos para lo que puede dar de si la plataforma. Arcades y consolas destacan en cualquier caso sobre los emuladores de ordenadores, algo menos finos y más complejos de utilizar, en estos casos casi se hace obligatorio conectar un teclado y un ratón, y no hablemos ya de si se tratan de las emulaciones del Commodore Amiga o del ScummVM, por ejemplo.


El uso es muy sencillo

La experiencia es más que notable, muy satisfactoria y las cargas son tremendamente rápidas (aunque influye según vuestra tarjeta microSD). Salir de un juego y volver al menú principal también es coser y cantar gracias a que por defecto uno de los botones laterales blancos sirve como tecla 'ESC', que al pulsarla nos llevará de vuelta al conocido mundo del Emulation Station, desde donde podremos seleccionar otro juego de la misma plataforma, o cambiar radicalmente de rumbo y probar los emuladores para ordenador.

Este botón lateral sirve para 'llamar' al menú de configuración de los emuladores

Y si no somos jugones solitarios, siempre podremos usar un segundo mano, como el que tienen disponible también en la tienda de TOAD, o utilizar algún joystick o gamepad que tengamos ya en nuestro poder. Nosotros hemos probado a configurar un NES30 Pro conectado directamente por el cable USB, y tanto Emulation Station como los emuladores de Retroarch lo detectaron correctamente y nos permitieron configurar los botones. Quizás en el caso de los emuladores es algo menos intuitivo y para el jugador menos avezado tecnológicamente puede costar llegar hasta la opción de configurar y personalizar nuestro mando, pero al hacerlo un par de veces ya es coser y cantar. Podremos conectar varios mandos al mismo tiempo, así como aprovechar la conectividad bluetooth para hacer lo propio sin cables, aunque este último extremo no hemos podido probarlo en nuestras horas con la máquina de TOAD.

Metal Slug 5 de Neo Geo se comportó perfectamente con un bonito filtro CRT

Por último, si queremos añadir juegos a nuestra unidad SD, podremos hacerlo vía acceso WiFi, cuya opción viene explicada perfectamente en el manual que acompaña la retroconsola, o directamente introduciendo la tarjeta microSD en nuestro lector siempre y cuando lo hagamos desde Linux o bien tengamos instalado en nuestro ordenador algún driver que permita leer y escribir particiones EXT3.

La palanca profesional Zippy de gran calidad
está fijada con tuercas autoblocantes

Un mundo de posibilidades

Como comentábamos un poco más arriba, la naturaleza de la Time Machine permite que su uso no esté restringido a los videojuegos clásicos y los emuladores, especialmente cuando se trata de títulos arcades (debido a su diseño). Al estar regida por una Raspberry Pi, podremos salir de Emulation Station y entrar, por ejemplo, en el entorno gráfico basado en Linux Raspbian, ejecutar programas y juegos diseñados para dicho S.O. o 'trastear' con el siempre educativo Scratch, un entorno de programación diseñado especialmente para que los más jóvenes aprendan y se diviertan haciendo sus propios juegos.

Desde este apartado podremos salir de Emulation Station y configurar determinadas opciones

Evidentemente, de esta forma será más que necesario tener conectado un teclado y un ratón, además de estar conectados a Internet, ya sea por cable o por WiFi. Lo cierto es que de este modo las posibilidades son prácticamente infinitas, ya que incluso podremos utilizar el aparato a modo de reproductor multimedia gracias a que el conocido KODI viene instalado de serie.

Cada consola producida está 'firmada' por el montador

En conclusión, la TOAD Time Machine es un producto de calidad que ofrece lo que promete: diversión retro en un principio, inmediata y sencilla de utilizar, y a posteriori un abanico de posibilidades enorme que también hay que tener en cuenta. La Raspberry Pi 3B permite ejecutar los emuladores más potentes y los juegos más exigentes con cierta soltura, y la comunidad en permanente evolución asegura un futuro muy certero para dicha plataforma.



TOAD ofrece dos años de garantía de su producto, y la compra de la retroconsola incluye una tarjeta Micro SD de 32GB clase 10 con algunos juegos de licencia libre, aunque ya sabéis que podéis añadir los que queráis gracias a sus posibilidades de conectividad. Los videotutoriales, el manual o el FAQ de TOAD son en cualquier caso una gran ayuda para aprender a introducir vuestras propias ROMS. Nosotros solo hemos 'rascado' su superficie, hay mucho más que puede hacerse y probar con esta máquina, toda una caja de sorpresas...


Visita la web oficial para más información

10 comentarios:

  1. Concepto muy bien, pero que cosssa mas fea!, por Diosss!. Es lo único por lo que definitivamente no la compraría

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Y 170 pepinos, nada menos.

      Eliminar
  2. La verdad es que mola. ¿Se podría poner una pegatina a modo de plantilla sobre la parte superior de la consola? Para personalizarla al gusto...

    ResponderEliminar
  3. Tiene muy buena pinta! me dieron unas ganas tremendas de ponerme a hacerlo yo mismo pero la comodidad de que te lo den todo listo tiene su precio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. echa una visita a esta sección ;) http://bit.ly/22Ig20x

      Eliminar
  4. ¿Cómo se accede al interior y a la ranura de la tarjeta SD?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la tarjeta SD se accede desde abajo, tiene un hueco justo donde va la SD para poder manipularla.

      Al interior suponqo que se puede quitar la tapa de atras, aunque quizás no sea muy cómodo para estar manipulando cables :P

      Eliminar
    2. Creo que los últimos modelos llevan todos un adaptador SD en el lateral derecho como mirando hacia el suelo. Se ve en una de las fotos del articulo.

      Eliminar
  5. Realmente existen otros modelos , también hechos en España de "retroconsolas" con Raspberry mucho más sólidos y profesionales (no con un mando trapero Zippy). Yo disfruto de uno -no voy a decir de quien para no hacer publicidad- pero le da mil vueltas a eso (además el mio es de 2 jugadores).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues para los que estamos buscando la mejor opción, que nos comentaras tu modelo sería de gran ayuda... :)

      Eliminar