22 de febrero de 2016

Impresiones con Blue Rider, un shooter multidireccional con alma clásica

Desde Córdoba, Argentina, nos llega este divertido 'Blue Rider', del estudio independiente Ravegan. Poniendo el foco en los enfrentamientos contra los clásicos jefes de final de fase, nos situamos a los mandos de una nave que, en esta ocasión, no recorre el espacio sino escenarios terrestres...



'Blue Rider' es un “bullet hell” con una perspectiva de cámara que no termina de ser cenital pues está ligeramente inclinada. Nos situaremos siempre a la espalda de nuestro vehículo, el cual podremos manejar a nuestro antojo avanzando y retrocediendo, esquivando disparos de lado a lado como es habitual en el género pero también rotando la nave y, con ello, la cámara. Ésto nos permite un control total del curso de la acción y de las vías de escape cuando la pantalla esté plagada de disparos y enemigos, además de poder aprovecharnos de las coberturas que el terreno nos ofrece.

Habrá que estar siempre pendiente de nuestra barra de energía
El control puede ser con teclado y ratón o, como creemos más recomendable, con pad. No permite reconfigurar la asignación de botones pero su concepción es tan sencilla que nos pondremos a los mandos de forma totalmente intuitiva desde el primer momento. Con el stick derecho rotamos la cámara y con el izquierdo movemos la nave en cualquier dirección. Con el gatillo derecho tenemos el disparo principal, que podemos mantener pulsado para soltar una ráfaga continua ya que dicho disparo es infinito, y con el gatillo izquierdo disparamos un par de bombas, que en esta ocasión sí son limitadas. Además con los gatillos superiores podemos acelerar la nave.

Una vez hechos con los controles esto será 'coser y cantar'... ¿O no?

A lo largo de las misiones recogeremos items que nos darán, como es habitual, salud, bombas… etc. Y también hay ciertos contenedores de diversos tipos que liberarán ventajas muy jugosas como aumento de la potencia de disparo o, si disparamos a dicho item antes de cogerlo, un cambio en el tipo del mismo. O, también podemos conseguir, por ejemplo, el típico satélite que nos acompaña y ayuda disparando a los enemigos.

No pararemos de disparar en todo el juego
El aspecto artístico del juego es colorido y desenfadado, y nadie estará libre de caer en el error, al ver a los primeros robots enemigos, en pensar que estamos ante un juego fácil y muy asequible para, antes de lo previsto, darte cuenta de que estás rodeado por varios tipos de robots que disparan doble, triple, cuádruple, se mueven más rápido, lanzan misiles teledirigidos y, en definitiva, que estás metido en un “infierno de balas”.

Pero aquí no acaba la cosa, porque te queda, efectivamente, lo mejor del juego. Tras llegar al final del nivel, habiendo explorado más para conseguir items o tirando por la vía rápida para llegar lo más fresco posible al final, cruzas unas puertas que te pasan a una zona, una especia de arena de un coliseo, donde te bates en duelo cara a cara contra el jefe final, que es donde los chicos de Ravegan han querido echar el resto.

Próxima parada: ¡Ensalada de tiros!

Por si fuera poco, si has recibido varios impactos no será raro que llegues con media vida a dicho jefe final y, aquí viene “lo mejor”, si mueres, se acabó. No hay 5 vidas, ni 3, ni vuelta a empezar. Si mueres, tienes que comenzar el juego de nuevo. Pero no te apures, que al menos, siempre que superes un escenario, se quedará el siguiente desbloqueado y podrás acceder directamente a él aunque, eso si, partiendo con el disparo básico y cero puntos en tu haber.

Blue Rider tiene un punto de dificultad extrañamente alto para los tiempos que corren

No hay que dejar de hacer mención al mimo con que se ha hecho el juego, no dejando de prestar atención a detalles como la música, que no solo acompaña perfectamente sino que cuenta con alguna pieza digna de cualquier salón arcade de la época como la de la tercera misión, en cuyo momento uno echa en falta en las opciones poder aumentar el volumen de la misma porque suele verse eclipsado por los efectos sonoros y la acción. Efectos sonoros que también están muy logrados. Así como las animaciones de los enemigos, la nave cuyo efecto de inercia está cuidado al milímetro, y detalles incluso del escenario como si con la nave presionas una hoja y la misma tiende a empujarte para recuperar su curvatura original. Son detalles que en un juego de acción, frenético, pueden pasar desapercibidos, y denotan el cariño que se ha puesto tras el trabajo realizado.

Y, lo mejor de todo, el juego es divertido, mucho. Engancha con facilidad. Como ellos mismos dicen: Fácil de jugar, difícil de dominar. ¡Siempre divertido! 'Blue Rider' sale a la venta el próximo 3 de marzo, y enocontraréis más información en su página web oficial.

3 comentarios:

  1. Se ve increible!! Aunque es Blue Rider, no Blue Raider...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas:
      ¡Es cierto! Acabo de repasar el texto original y puse 'Blue Rider' la primera vez y luego, no se por qué, me fui a "Raider" que, por su significado, me casaba perfectamente en el título.
      Además al revisarlo no noté nada raro por eso mismo y no lo corregí. Fallo mío. Gracias por el apunte.
      Un saludo y gracias por leernos.

      Eliminar