31 de diciembre de 2015

Impresiones con Steel Empire, la revisión de un shooter clásico que llega hasta 3DS

El género de los matamarcianos más o menos clásicos está viviendo actualmente una segunda juventud. A la continua invasión de juegos de este estilo que están llegando a distribuciones digitales como la de Valve, se suman esfuerzos más titánicos y originales como el excelente Darius Burst para consolas Sony (y ordenadores), o el recientemente lanzado en 3DS remake de Steel Empire, un clásico para Mega Drive de los 90.



A principios de los 90 los shooters, o matamarcianos, eran una constante en los catálogos de las diferentes consolas que campeaban por el mercado. Steel Empire, o The Empire of Steel, según el país desde el que estés leyendo estas palabras, fue un shooter creado por Hot·B que ganó cierta repercusión en los medios y en los jugones gracias a su original estética, y a la originalidad de alguna de sus mecánicas. Pero vayamos por partes...



Tras haber aparecido hace más de un año en Japón, y hacer lo propio en el mercado norteamericano, la editora Teyon ha decidido publicar el juego también para el mercado europeo, con una sensible bajada, eso sí, de precio con respecto a los 30$ que costó de inicio en los Estados Unidos. Steel Empire se desarrolla en una especie de S. XIX alternativo, en el que el mundo debe buscar otras alternativas energéticas y surge el poder del vapor como principal fuerza motora. El desarrollo tecnológico es, sin embargo, imparable, y los científicos han conseguido crear auténticas fortalezas volantes dotadas de un poder armamentístico sorprendente. Es entonces cuando surge la esperada guerra entre la República de Silverhead y el imperio Motorhead, los típicos malvados que quieren esclavizar al mundo y cuya única oposición es precisamente la nuestra, integrantes de la República.



A lo largo de siete intensos niveles tendremos que destruir las diferentes oleadas de enemigos 'disfrazados' de aviones de combates, torretas, tanques y mini y bosses finales. Todos están dotados de un diseño inspirado en el estilo steampunk, original y muy atractivo, y las fases discurren a través de escenarios pixelados con gusto que se mueven a buena velocidad y están dotados en ocasiones de bastantes planos de scroll. El trabajo artístico de este remake en comparación con el original para la 16 bits de Sega se deja notar, y los diseñadores han conseguido plasmar con sus pixelados y algunos efectos gráficos de luces interesantes un conjunto general notable, que gana en curiosidad si activamos el efecto 3D de la portátil.



En cuanto a la mecánica es bien sencilla. Desde el principio podremos escoger entre dos naves de combate para enfrentarnos al imperio. O bien una avioneta, más versátil y rápida, pero con una potencia de disparo menor y resistencia más débil (nuestro vehículo posee una barra de energía), o bien una especie de zepelin, más lenta, grande, y vulnerable a recibir disparos, pero con una potencia de disparo y resistencia mayores. Además de estas diferencias, el juego cuenta con diferentes niveles de dificultad para adaptarse a la habilidad de cada jugador. De hecho, Steel Empire no es demasiado difícil, y los más habilidosos deberían comenzar escogiendo un nivel de dificultad intermedio si no quieren terminarse el juego a las primeras de cambio.

«De hecho, curiosamente Steel Empire no es demasiado difícil, y los más habilidosos deberían comenzar escogiendo un nivel de dificultad intermedio si no quieren terminarse el juego a las primeras de cambio»

Una vez realizada nuestra elección comenzamos la primera misión tras una serie de pequeñas cinemáticas dotadas de un aspecto cinematográfico clásico muy conveniente, y nos encontramos con que nuestra nave de combate tiene la capacidad de disparar hacia delante y detrás, proporcionando un pequeño toque estratégico ya que las oleadas enemigas pueden venir tanto de frente como desde detrás, e incluso en ocasiones el scroll de la fase puede cambiar de dirección, subir y bajar... en definitiva, pequeñas variaciones con respecto a lo habitual que proporcionan algo más de interés a las diferentes fases, por otro lado algo vacías y sin muchos obstáculos, a diferencia de lo que podemos ver en títulos clásicos como Gradius o R-Type.



Al destruir a determinados enemigos soltarán los preciados power-ups mediante los que recuperar energía, ganar una vida o aumentar de nivel nuestras armas (lo más preciado). Podremos subir hasta el nivel 20, aumentando de esta forma nuestra capacidad destructora, muy útil al enfrentarnos a las fortalezas volantes con las que nos encontraremos al final de los niveles. Lo bueno es que no perdemos este nivel cuando nos destruyen, aunque por el contrario también suaviza quizás en demasía la curva de dificultad. Los logros y desbloqueables pueden ser un aliciente para que los jugadores más ambiciosos no se 'pulan' Steel Empire en una sola sentada.



Por último, la banda sonora es quizás el aspecto del juego que menos ha cambiado en este remake. Si bien mantiene la filosofía del original para Mega Drive, con aquellos sonidos característicos del chip FM, la verdad es que los compositores no parecen haber sabido mezclar bien los nuevos sonidos y remezclas de los cortes con esas notas típicas del chip de Yamaha. Tampoco son composiciones que se queden particularmente grabadas en nuestra cabeza. Algo más prescindible que el buen trabajo realizado en los gráficos, la verdad.



En conclusión, Steel Empire es un buen shooter. El alma steampunk, las mecánicas diferenciadoras del juego y los nuevos gráficos pixelados con soporte 3D son un buen aliciente para un matamarcianos notable que aunque no llega a destacar realmente en ninguno de sus apartados, realmente es una opción a tener en cuenta para los aficionados al género y aquellos que busquen rememorar viejos tiempos.  El precio, más aceptable y comedido que en sus versiones para otros mercados, completa un título bastante apetecible para disfrutar durante estas fiestas en nuestras 3DS.





 
Más info en la web oficial de Steel Empire

1 comentario:

  1. Me gustó mucho este juego en Mega Drive. Quizás vuelva a intentarlo en 3DS

    ResponderEliminar