10 de diciembre de 2015

Impresiones con SteamWorld Heist. La belleza de la estrategia 2D por turnos

Cuando el estudio sueco publicó SteamWorld Dig para 3DS en 2013, muchos jugones se sorprendieron frente a aquella mezcla aventurera y de exploración ambientada en un mundo steampunk muy original. Los personajes, con cierto carisma, y la adicción impropia de un juego donde "hay que cavar" hicieron el resto, convirtiéndolo en un título a tener muy en cuenta que fue versionado para multitud de sistemas a posteriori. Ahora llega su secuela, un juego totalmente diferente que apuesta por la estrategia por turnos. ¿Funcionará?




En el momento en que Image & Form anunció que SteamWorld Heist pasaría de la mecánica del original a ser una extraña mezcolanza de estrategia por turnos y juego de acción, la incertidumbre se apoderó de muchos jugadores a lo largo y ancho del mundo. El cambio planteado era bastante radical, y la estrategia no es un género que cuente con tantos adeptos como la aventura o la mera exploración mezclada con unas pocas dosis de acción. Las primeras imágenes y vídeos tampoco es que despejaran demasiadas incógnitas, y no ha sido hasta ahora, cuando por fin hemos podido catarlo, que hemos descubierto el potencial que tiene este juego, perfecto para la portátil y, lo más importante: muy, muy divertido.

El equipo está liderado por la capitana Piper Faraday
«No ha sido hasta ahora, cuando por fin hemos podido catarlo, que hemos descubierto el potencial que tiene este juego, perfecto para la portátil y, lo más importante: muy, muy divertido»

Pero vayamos por partes. SteamWorld Heist es un juego de estrategia por turnos inspirado en cierta medida en clasicazos del género como puedan ser X-Com y sus variantes. Jugamos en un plano 2D lateral, muy del estilo plataformero, y controlaremos a un equipo de robots que deben cumplir una serie de misiones al abordar diferentes naves dispersas por el particular universo creado por los diseñadores; misiones que pueden ir desde eliminar a todos los malotes, a destruir un reactor o hacernos con un buen botín. Durante nuestro turno podemos movernos un número determinado de metros, parapetarnos y disparar, únicamente disparar, andar aún más lejos, utilizar un ítem... y así con cada miembro de nuestro grupo. Una vez terminado nuestro turno, le toca a la máquina, claro. Y así, hasta que cumplamos los objetivos, terminando con éxito la misión, o bien acabemos hechos pedazos en la chatarrería espacial más cercana.

Unas líneas de colores nos indican hasta dónde podemos movernos o disparar en nuestro turno
 
En el transcurso de las misiones podremos hacernos con un montón de tesoros colocados en las naves enemigas, ganaremos experiencia y recogeremos gorros, muchos gorros de nuestros robots enemigos. Esto último no es más que un pequeño guiño surrealista que, sin embargo, funciona bien toda vez queramos hacernos con una colección enorme para las cabezas metálicas de nuestros robots. ¡Así no se resfriarán en el frío espacio exterior! De vez en cuando podremos visitar una serie de bares o estaciones en las que compartir información, reclutar a otros robots, comprar y vender armas y objetos que nos pueden ayudar a cumplir nuestras misiones, y disfrutar de la música de la banda Steam Powered Giraffe.

En las cantinas podemos aprivisionarnos y compartir valiosa información

Es precisamente toda esta amalgama la que termina por funcionar muy bien gracias al desarrollo fluido y bien planteado de SteamWorld Heist. La combinación de decenas de armas diferentes, un inventario limitado (más sobre esto un poco más adelante), un equipo de robots cuya sinergia cambia según sus miembros, y la posibilidad de comprar ítems, no son más que algunos de los muchos factores que hemos de tener en cuenta a la hora de enfrentarnos al juego, cuya chicha está, desde luego, en los asaltos a las naves enemigas.

«De vez en cuando podremos visitar una serie de bares o estaciones en las que compartir información, reclutar a otros robots, comprar y vender armas y objetos que nos pueden ayudar a cumplir nuestras misiones»

Tras un breve y agradecido tutorial que sirve para hacernos con la mecánica general, empezaremos a superar misiones y a darnos cuenta de qué robots se ajustan mejor a nuestra forma de jugar, qué armas son nuestras preferidas, y qué ítems realmente valen la pena. La curva de dificultad está bien ajustada, y los nada menos que cinco niveles diferentes de dificultad disponibles ayudan mucho a que el juego se adapte a todo tipo de jugador. A medida que avancemos aparecerán enemigos más potentes, dotados de patrones de ataque y defensa diferentes, para que el interés no decaiga en ningún momento.

Según lo bien que lo hagamos en las misiones, ganaremos más o menos estrellas.
Estas estrellas son las que nos proporcionan acceso a nuevos niveles.

Y si eres uno de esos aprensivos de la estrategia, SteamWorld Heist incluye además de los turnos, un pequeño componente de acción que elimina en cierto modo la aleatoriedad de los combates en el género. Así, con la cruceta, y en el momento adecuado, podremos apuntar nuestro arma al punto justo donde queramos disparar, aprovecharemos los rebotes en las paredes y usaremos elementos del escenario en nuestro beneficio.

«Podremos apuntar nuestro arma al punto justo donde queremos disparar, aprovecharemos los rebotes en las paredes y usaremos elementos del escenario en nuestro beneficio»

Sin duda un toque diferenciador que hace el juego más dinámico e interesante. Los enfrentamientos con los bosses (muy duros, por cierto), y el hilo conductor de la historia, completan un juego que según sus desarrolladores puede tener una duración media de unas 13 horas, en función de nuestra pericia o de las ganas que tengamos de descubrir todos sus secretos y objetos disponibles.

Los bosses son duros de pelar

El apartado técnico, por otro lado, es también sobresaliente. Gráficos muy bien plasmados y excelentemente animados, dotados de un diseño muy característico, a caballo entre el cómic americano y el europeo. Una mezcla muy curiosa completada por una atmósfera steampunk que continúa con el buen hacer mostrado en SteamWorld Dig. Quizás peque de poca variedad en los escenarios, pero es algo que queda paliado en parte gracias al nivel de detalle y las animaciones de los fondos sobre los que discurren los combates. La integración del 3D de la consola de Nintendo también es muy apropiada y la verdad es que como suele ocurrir en juegos bidimensionales de este talante, el efecto es curioso y embriagador. Genial.

Además de disparar, en nuestro turno podemos usar objetos u otras habilidades

En cuanto a la banda sonora, se alternan los cortes más tranquilos con otros más moviditos para, por ejemplo, cuando descubrimos a una serie de enemigos agazapados esperando a que entremos en una nueva habitación. Suenan muy bien, igual que los efectos sonoros y esas voces metálicas tipo balbuceos de N64 que tanto nos molan. La música del grupo Steam Powered Giraffe (cuyos integrantes también aparecen como personajes en el juego) culminan un gran apartado.

Aquí están, dando la nota, como no podía ser de otra forma

¿Y qué es lo que menos nos ha gustado de este juego? Posiblemente el sistema de inventario, muy limitado, ya que no nos permite llevar más de un número determinado de objetos al mismo tiempo, y nos obliga a vender las recompensas que obtenemos al cumplir una misión. La interfaz a la hora de asignar armas y objetos a nuestra mecánica pandilla tampoco es muy intuitiva, y en cierto modo el tamaño y resolución de la pantalla de 3DS obliga a que estemos moviendo la cámara continuamente para observar nuestros alrededores y pensar el siguiente movimiento. Sin embargo, quizás el mayor problema para el jugador español sea el idioma. SteamWorld Heist actualmente se encuentra sólo en inglés, y no hace uso de un lenguaje básico. Hay muchos chascarrillos y uso de verbos y sustantivos poco usuales, por lo que requiere un nivel medio-alto para entenderlo todo. Afortunadamente en enero aparecerá un descargable gratuito con el idioma español incorporado, entre otras cosas.

Quedarse cerca de uno de esos barriles explosivos no parece una buena idea...

En conclusión, SteamWorld Heist es ese juego de estrategia que creías que no te iba a gustar pero que al final te engancha y te encanta. Tiene un poco de X-Com, otro poco de Fire Emblem o de Advance Wars, una pizca de acción y un carisma que para sí quisieran muchos otros títulos del momento.

«Es ese juego de estrategia que creías que no te iba a gustar pero que al final te engancha y te encanta. Tiene un poco de X-Com, otro poco de Fire Emblem o de Advance Wars»

La ambientación y un apartado técnico sensacional redondean un producto que ni siquiera esos pequeños problemillas a los que aludimos antes pueden oscurecer. ¡Muy recomendable!

Nos esperan horas de diversión en SteamWorld Heist

Más info en la web oficial de SteamWorld Heist

1 comentario:

  1. Me lo descargué hace unas horas y todavía no he podido parar de jugar. Engancha cosa mala!!

    ResponderEliminar