5 de noviembre de 2015

Impresiones con Galak-Z. Shooter de antaño con un toque moderno

Shooters espaciales hay muchos y de muy variados tipos. El que hoy nos ocupa en esta primera toma de contacto, 'Galak-Z', toma una fuerte inspiración de uno de los grandes clásicos cuya estela tampoco es que haya sido seguida con asiduidad. Nos referimos a 'Asteroids', el gran éxito de Atari de 1979.




Pero vamos por partes. Los chicos de 17-Bit, creadores también de 'Skulls of the Shogun', lanzaron 'Galak-Z' para PS4 en Agosto, y ha sido ahora, con la publicación del título en Steam, cuando amablemente nos han facilitado un código de descarga para que podamos catar su última obra. ¿Cómo íbamos nosotros a hacerles el feo de no jugarlo ni haceros llegar unas impresiones sobre si merece la pena su compra? Así que a ello vamos.

Toda la estética del juego nos recuerda a las series anime de los 70 y 80

El juego te empieza a conquistar desde que su mismísima carga. Nos da la bienvenida una pantalla de carga de memoria en plan recreativa que te arranca la primera sonrisa. A la que seguírán unas cuantas más. Desde la animación del logo del título, con fanfarria y voces incluidas, también al estilo de los clásicos del arcade, hasta las pantallas de opciones que simulan un vídeo VHS (o igual es Betamax). Y todavía no hemos empezado a jugar.

Los inicios pueden ser algo durillos...

'Galak-Z' se nos propone como una suerte de serie de anime japonés de ciencia ficción ochentera o incluso setentera. El propio título juega con su pronunciación en inglés con esa Z final de tan agradable recuerdo para los niños de aquellos años (referencia a Mazinger Z, por si alguno no había caído). Incluso la estructura del juego se organiza como si de una serie se tratara, con temporadas y episodios haciendo las veces de niveles. Como quiera que también hay un hilo conductor, una historia que vamos siguiendo de episodio en episodio, aunque realmente sea una mera excusa y no tenga demasiada profundidad argumental, el estar estructurado de esta forma no es un simple capricho. Pero como a nosotros lo que nos importa realmente es el juego en sí, pasamos a comentar lo que nos han dejado estas primeras horas de acción.

El diseño general es más que notable

Como hemos dicho el juego toma como base a 'Asteroids', y en parte lo versiona y pone al día tomando algunos elementos y añadiendo cosas nuevas. Ahí está la emulación de la gravedad similar al juego de Atari, una emulación no realista al 100%, por supuesto, pero que consigue un toque distintivo respecto a lo que estamos acostumbrados. La inercia con la que se mueven nuestra nave y el resto de objetos en pantalla es ya de por sí algo que genera una diversión añadida.

La mezcla de acción, shooter y estrategia funciona muy bien

Y lo que no podía faltar tampoco en el homenaje a 'Asteroids' son precisamente los asteroides, porque en el escenario espacial en el que se ambienta el juego hay unos cuantos de ellos, también destruibles, como en el juego original, aunque no nos afectará chocar contra ellos. Su interacción con nuestra nave va a ser muy diferente y no son un simple elemento decorativo, como contaremos más adelante.

¿Un guiño a su propio Skulls of the Shogun en el hombro?

El control de la nave es por tanto más exigente que en otros juegos y necesita de un periodo de adaptación. Los botones posteriores del mando sirven para controlar los distintos tipos de impulso de la nave. De salida, contaremos con impulsores delantero y trasero, localizados en los gatillos, y un acelerador de empuje en R1/RB. El botón L1/LB se reserva para cuando encontremos la mejora que nos proporciona un impulsor lateral. Además usamos los sticks para controlar la dirección y el giro de la nave. Todo esto teniendo en cuenta que el desarrollo es completamente 2D.

Es muy divertido moverse por los escenarios y aunque al principio seremos muy cautos y nos parecerá un poco complicado, pronto comenzaremos a manejar la nave con soltura, y con el tiempo podremos conseguir una destreza como la que podemos observar en la siguiente imagen (nota: no, nosotros todavía no estamos en ese punto).

¡Mucho vicio!

¿Y qué hay que hacer en el juego? En cada episodio tenemos que cumplir una o varias misiones que nos van llevando por el escenario. Los escenarios son áreas cerradas, sin una delimitación clara, y de un tamaño más o menos grande, que podemos explorar a nuestro antojo. Conviene explorar en busca de enemigos a los que destruir, ya que nos proporcionan pedazos de chatarra con los que podemos mejorar nuestra nave, misiles extra para nuestro arsenal o alguna otra mejora. También podemos encontrar cajas que contienen mejoras directas o que las desbloquean en la “tienda” que encontraremos en los niveles. Partimos con el láser básico y misiles, pero podemos mejorar sus características o la capacidad de carga de nuestra nave. También podremos aumentar nuestra vida, el número de escudos que nos protegen de los impactos enemigos o la potencia de nuestros impulsores.

El juego está traducido a nuestro idioma

Los escenarios, hasta donde hemos visto, tienen dos partes diferenciadas. Siempre comenzamos en el espacio abierto, con sus asteroides flotando a nuestro alrededor, y restos de lo que parecen estaciones espaciales. Pero los objetivos de las misiones están en el interior de las aberturas cavernosas de otros asteroides más grandes. Así que tocará introducirse dentro y explorar sus laberínticos túneles que alojan más naves enemigas, algunos tipos de flora y fauna que nos harán la puñeta, lagos de lava y alguna otra cosilla.

Complementando el diseño, un flyer como los de las recreativas. ¡"Hyper-Intense" Space Shooting"!

Tanto el control como el diseño de los escenarios hacen del juego un shooter atípico, porque nos permiten jugar con un cierto toque estratégico, escondiéndonos en túneles estrechos desde los que disparar a enemigos más grandes que no caben por ellos, por ejemplo, o parapetándonos tras los asteroides para evitar ser vistos y atacar por detrás en cuanto tengamos la oportunidad. Podemos ir de frente atacando con todo al enemigo, ir marcha atrás mientras nos persiguen sin dejar de acribillar a nuestro perseguidor o incluso movernos en círculos con el impulsor lateral rodeando a nuestra víctima y rociándolo con nuestro láser. Podemos ser cautelosos o agresivos, lo que más nos convenga o divierta.

El desarrollo se estructura en el cumplimiento de una serie de misiones

El comienzo de la segunda temporada (las temporadas tienen cinco episodios cada una) nos depara una sorpresa: nuestra nave puede transformarse en robot gigante o “mecha” (ahora cobra más sentido todavía la Z del título). En modo robot tenemos nuevas habilidades y nuevas estrategias, como la posibilidad de agarrar y lanzar objetos, dándole mayor variedad al juego.

Esta primera toma de contacto nos ha dejado muy satisfechos y vamos a seguir metiéndole horas para ver qué más nos ofrece, como el estrenado modo ARCADE. Así que por lo que hemos visto no podemos dejar de recomendar la compra de este 'Galak-Z'. Merece mucho la pena.


Más info en la web oficial
 

2 comentarios:

  1. Es un juego muy divertido, yo ya lo tengo en PS4. Difícil, pero divertido

    ResponderEliminar