7 de octubre de 2015

Impresiones con Sayonara Umihara Kawase, plataformas surrealistas con un punto de dificultad

La saga 'Umihara Kawase' es bien conocida en Japón, pero no tanto una vez salimos del archipiélago nipón. No en vano, los juegos que la componen rara vez han salido de allí. Desde su estreno en 1994 en Super Famicom, Occidente tuvo que esperar hasta 2008, cuando apareció en América 'Umihara Kawase Portable' en PSP. Europa, cómo no, la tierra de PALetilandia, tuvo que seguir esperando hasta el pasado 2014, momento en el que, por fin, se lanzó 'Sayonara Umihara Kawase' en 3DS.




Y hace tan solo unos meses, el mismo título fue lanzado hace para PlayStation Vita y ahora para PC a través de Steam. Entremedio nos perdimos el 'Umihara Kawase Shun' para PlayStation y el 'Umihara Kawase Kanzenban', recopilatorio de la saga con niveles extra para DS.



¿Pero de qué va esto? Bien, estamos ante un juego que solo podría venir de Japón y que nos pone en la piel de una chica que tiene que atravesar una sucesión de escenarios llenos de plataformas con la ayuda de un anzuelo de pesca, hasta encontrar la puerta que nos da acceso al siguiente nivel. Dicho así parece una locura (y no decimos que no lo sea), pero si añadimos que el sedal es elástico y que se usa para colgarnos y balancearnos, todo empieza a cobrar sentido (¡no!). La mecánica de juego, aparentemente sencilla, consiste en eso: saltar, enganchar el anzuelo y jugar con la longitud del sedal, teniendo en cuenta que además es elástico, para intentar calcular nuestros saltos. Sencillo, ¿a que sí? Pues no.



'Sayonara Umihara Kawase+' parece estar hecho buscando agradar a cierto tipo de jugador. Si eres de los que piensan que la dificultad de los juegos actuales está pensada para niñas y echas de menos la dificultad “old school”, como dicen algunos, para machotes curtidos en los 80... ¡felicidades!, eres justo a quien este juego está dirigido. No es el tipo de juego en el que aprendes su manejo nivel a nivel, con una curva de dificultad amigable. Aquí te enseñarán los controles y a los cuatro o cinco niveles estarás muriendo y repitiendo, una y otra vez, como si fueras un neófito del control pad y además te faltara una mano. Así te sentirás, porque controlar a nuestro personaje es complicado y se necesitan muchas horas de práctica para llegar a acostumbrarse a su mecánica y a jugar con las físicas y las inercias. Recomendamos probar varias configuraciones de control y ver los consejos de juego que hay en las opciones.



Pero ahí no acaba todo. Como hemos dicho, el objetivo de cada nivel es atravesar la puerta que da acceso al siguiente, y éstas están numeradas. Pero en el mapa de niveles, que nos indica el camino que estamos recorriendo al estilo de la saga 'Super Mario', vemos que hay niveles ocultos marcados con un símbolo de interrogación. Si avanzamos linealmente, por orden numérico, llegaremos hasta el nivel 9 (que es un jefe final) y si lo pasamos veremos la secuencia de créditos. Pero el juego no acaba ahí. Tendremos que volver al nivel 5 y encontrar la puerta secreta que nos lleve al nivel 10, y os aseguro que no es fácil de encontrar, porque está en un sitio aparentemente inaccesible para la destreza que habremos logrado en el tiempo de juego que llevemos.



Por el momento, por lo que llevamos visto de juego, 'Sayonara Umihara Kawase' se pasa un tanto de vueltas en el diseño de los niveles. No son lo suficientemente intuitivos, aunque quizás no busquen serlo debido a la mezcla de géneros plataformas-puzle-habilidad. Pero decimos que falla, y creemos que es así, porque los mismos programadores incluyen una opción llamada “Tutorial” en la que podemos ver cómo se pasa cada nivel, lo que hay que hacer, aunque los secretos no se muestran. Es algo así como la tan criticada “Súper Guía” que empezó a incluir Nintendo en los Mario, pero sin que haga falta que nos maten un determinado número de veces.



Aún con todo esto, podemos afirmar que 'Sayonara Umihara Kawase' es un buen juego, pero con una dificultad que puede tirar a muchos para atrás. Porque además no es esa dificultad que te irrita y te dan ganas de estampar el mando contra la pared, es de las que te desanima y te confunde, de las que repites escenario sin saber por dónde avanzar, qué hacer ni por qué no terminas de pillarle el tranquillo al control.

El control puede suponer un lastre durante unas cuantas horas de juego, pero con paciencia y tiempo se puede convertir en algo muy satisfactorio. De hecho, al final de cada nivel te indican el tiempo invertido en pasarlo y guardan tus mejores tiempos. También tenemos tablas online para comparar y picarnos.

Los 60 niveles, 70 puertas, 4 personajes con distintas habilidades y 5 finales dan para bastantes horas de juego. Pero hay que tomarlo con paciencia y pensar que cada segundo que pasamos balanceándonos estamos aprendiendo un poquito más, situándonos en el buen camino para alcanzar la excelencia. Si no te lo tomas así, te acabará frustrando.



Página en Steam del juego

No hay comentarios:

Publicar un comentario