28 de septiembre de 2015

Impresiones con Xeodrifter, un mini Metroid divertido y desafiante

Xeodrifter no es un juego nuevo para RetroManiac ni sus lectores. Desde que Renegade Kid, los creadores de Mutant Mudds entre otros, lo anunciaran, hemos estado haciendo seguimiento de este interesante título de gráficos pixelados minimalistas y alma de pequeño Metroid. Sin embargo, no ha sido hasta la llegada de la versión para consolas Sony cuando hemos tenido oportunidad de probarlo.



Y es que aunque el juego esté disponible en 3DS y Wii U desde hace ya bastante tiempo (sobre todo en el primer caso, que fue la versión original), no habíamos tenido aún la oportunidad de echarle el guante el juego hasta hace unos días, coincidiendo con su estreno mundial en consolas Sony. Renegade Kid sigue teniendo a la plataforma Nintendo como fetiche, pero sabe que un estudio independiente debe abrazar cuantos más sistemas pueda para minimizar riesgos y maximizar el retorno de su inversión.

Algunos bichos más grandes nos obstaculizarán el paso

Xeodrifter se plantea como un juego de aventuras espaciales, exploración y acción. Tomando como base la mecánica y el diseño general de una saga tan venerable como es Metroid de Nintendo, el título de los de Mutant Mudds puede concebirse directamente como un 'mini Metroid', una versión a mucha menor escala (y no sólo por la extensión de los escenarios), que cumple bien su cometido, que aporta algunas bienvenidas características originales, y que también falla en algún que otro aspecto.

¡A correr tocan!

Comenzando por su desarrollo, en Xeodrifter encarnaremos el papel de un pequeño viajero del espacio. De pronto, en uno de sus viajes, el motor que le proporciona la capacidad de visitar las estrellas más lejanas falla y se ve 'atrapado' en una zona indeterminada del mapa estelar. Sólo cuatro planetas están lo suficientemente cerca como para ser explorados, y en ellos deberemos buscar algunos objetos que sirvan para reparar el mencionado motor. Dicho y hecho. Nuestra misión será la de explorar esos cuatro mundos, sortear obstáculos, eliminar enemigos, acabar con los Bosses finales (que, por cierto, es siempre el mismo, y sólo cambia levemente su patrón de combate), y hacernos con nuevas habilidades que nos permitan pasar por zonas de los niveles que anteriormente estaban 'vetadas'.

Ganaremos muy pronto la habilidad de explorar bajo el agua

Los escenarios son cortos y mucho más directos que en los juegos de Nintendo, pero tampoco Renegade Kid ha querido seguir a pies juntillas la saga Metroid, y es por ello que además su título tiene un cariz más directo, más plataformero que incluso en algunos momentos nos recuerda a Mutant Mudds. Hacernos con nuevas habilidades, como la posibilidad de cambiar de plano o pilotar un pequeño submarino para navegar bajo el agua, llega pronto en el juego, al igual que el enfrentamiento con el primer Boss. Y es que Xeodrifter nos proporcionará un par de horas de juego si nos vamos entreteniendo por el camino o vamos con cautela (algo necesario en las primeras partidas). Puede que a muchos jugadores les sepa a poco este desarrollo tan directo, pero si olvidamos por un momento el título en el que se inspira, podremos disfrutar más y mejor del juego.

Podremos cambiar entre el fondo y el primer plano en determinadas ocasiones

Quizás dos de los aspectos que menos nos han gustado son, por un lado, la disposición de los 'checkpoints', y por otro, el sistema de vidas. Los checkpoints están normalmente colocados al principio del nivel y justo antes de enfrentarnos con el jefe de turno. Si morimos en nuestro camino entre cada uno de ellos, tendremos que volver a empezar, perdiendo las habilidades adquiridas, por ejemplo, y teniendo que andar de nuevo todo lo que ya habíamos recorrido anteriormente. No sería gran problema si no fuera porque perder la energía es más sencillo de lo necesario debido a la inercia de nuestro personaje y a su salto algo incontrolable. Tampoco el juego incita mucho a acabar con los enemigos, ya que su eliminación no nos proporciona nada: ni ítems, ni puntos, ni vida... Cero. Tan solo una especie de orbe situado a la entrada de la guarida del Boss podrá hacer que nuestra exigua barra de energía luzca un poquito más.

Salta, majete, o acabarás 'achicharrado'

En cambio, lo que sí nos ha gustado bastante es la inclusión de una especie de sistema de mejora de las armas. Muy interesante. Gracias a ello podremos subir de nivel nuestro pequeño láser para hacer que sea más potente, que dispare ráfagas más seguidas, que cubra más espacio... En nuestra mano estará configurarlo con los puntos que vayamos recogiendo (muchos de ellos, escondidos a lo largo y ancho de los escenarios), para que se adapte lo mejor posible a nuestros gustos. Genial también la posibilidad de modificar los valores siempre que queramos, en cualquier momento del nivel.

Podremos aumentar la potencia de nuestro arma, y eso nos mola

En el apartado técnico, Xeodrifter parece usar el mismo motor que Mutant Mudds. Son gráficos pixelados a una resolución bastante baja, diseñados con gusto y en este caso inspirados en Metroid. De vez en cuando podremos cambiar de plano, ir al fondo y viceversa, momento en que se aplica un efecto de profundidad bastante curioso y que seguramente en 3DS luciría excelente. Sin embargo, y al contrario que en el anterior plataformas, en Xeodrifter el cambio de plano se nos antoja un tanto innecesario. La banda sonora tampoco es de lo mejorcito, y pasa bastante desapercibida. Echamos de menos ese ritmillo tan pegadizo de Mutant Mudds, que aquí ha sido sustituido por un 'quiero pero no puedo parecerme a la banda sonora de Metroid'.

Estos son los cuatro planetas que tenemos que explorar

Con todo, Xeodrifter es un juego divertido, con algunos pros y otros contras. Si no perdemos de vista que se trata de un título a menor escala, más guiado y plataformero que Metroid, pero que se inspira y basa claramente en el juego de Nintendo, entonces seguramente sepamos sacarle el jugo y aprovechar un desarrollo sin tantas complicaciones. Sabremos perdonar el abuso de las plataformas y la repetición de enemigos, y nos dejaremos enganchar por esta pequeña historia espacial y sus graficotes pixelados.


Visita la web oficial para más info

No hay comentarios:

Publicar un comentario