21 de septiembre de 2015

Impresiones con Kopanito All-Stars Soccer, acción balompedística simple y directa

 Equipos y jugadores oficiales, motion capture, expresiones faciales realistas... No, nada de eso estaba en la mente de los integrantes de merixgames cuando diseñaron Kopanito All-Stars Soccer, un juego basado en el deporte rey pero de clara vocación arcade.
Permítanme ustedes comenzar con una afirmación que coloreará sin duda la percepción del resto del texto: no me gusta el fútbol. Al menos, no el "de verdad". Sin embargo, siempre he sentido una cierta atracción por su versión computerizada, habiendo disfrutado de grandes momentos con juegos como Sensible Soccer, Ultimate Soccer, Emilio Butragueño ¡Fútbol! o, sobretodo, Konami's Soccer.

Dicho esto, la propuesta de Kopanito es de sobras conocida por los más viejos del lugar - teniendo más en común con juegos como Super Sidekicks o Football Champ que con los FIFA (al menos en sus actuales encarnaciones), nos encontramos con partidos de 6 contra 6 en los que las reglas se mantienen bajo mínimos. En la versión del fútbol de merixgames no hay fuera de juego o faltas; únicamente hemos de preocuparnos de mantener el balón dentro del terreno de juego e introducirlo en la meta contraria. Destilando la más pura esencia del balompié.

"He's heating on!"

Tan pronto concluye la corta carga de Kopanito, nos recibe una música que, por su composición, suena sobradamente conocida y ayuda a ponernos inmediatamente en situación. Esa simple melodía es suficiente para que nos hagamos una idea de qué nos espera tras la simple selección de menús. Es, por otro lado, la única música que oiremos en este juego.

Metidos ya al trapo, podemos jugar un partido amistoso, practicar nuestras habilidades con el balón, o participar en la sin duda excitante Copa Oceanía. El resto de las numerosas opciones que parece ofrecer el juego están ocultas tras unos candados - tendremos que ganarnos el derecho a disfrutar de cuanto Kopanito pueda ofrecer.

Escogida la opción "Partido Amistoso", encontramos una serie de preferencias de personalización de la pachanga, en forma de duración del encuentro, selección de estadio y tipo de balón; decisiones de consecuencias únicamente estéticas, hasta donde hemos podido determinar. El siguiente paso es escoger nuestro equipo, y en un movimiento un tanto condescendiente, ofrece selecciones como las de Aruba, Sierra Leona o las Islas Cook, con el resto de equipos, los "buenos", a desbloquear. Todas las anteriores opciones pueden ser obviadas mediante selección aleatoria.

Antes de jugar con Brasil tocará una buena ración de Belice y Burkina Faso

Una vez en el terreno de juego, y tras escoger cuál de los equipos queremos controlar, nos encontramos con una vista a medio camino entre paralela y cenital del campo, clásica del género y usada desde los tiempos de títulos tan veteranos como Match Day II, la joya "ochobitera" de Jon Ritman.

El estilo de juego puede sorprender al que llegue con la sensación de que los partidos se van a resolver tirando de balonazo arriba y el último que apague, resultando más exigente de lo que cabe esperar de un juego de fútbol arcade. Los oponentes, aún tratándose de potencias futbolísticas mundiales como las anteriormente mencionadas, son muy capaces de apabullarnos si no movemos el balón constantemente, teniendo que triangular al toque como auténticos profesionales si queremos oler siquiera la meta contraria.

Momento Kodak tras alcanzar por un instante la gloria

A la hora de tirar a puerta, la acción se ralentiza y aparece una línea que indica la dirección de nuestro disparo, en una mecánica reminiscente del fantástico Konami's Soccer para MSX - juego con el que guarda más de una similitud, incluyendo incluso un cierto aire en el título, aún cuando está afirmación roza lo conspiranoico. Éste es el único momento de respiro que nos ofrecerá un título de elevado ritmo que, sin alcanzar el frenetismo, te mantiene en tensión, hasta acabar sentado en el borde de la silla sin darte ni cuenta.

Cabe reseñar el estilizado aspecto gráfico del juego, tipo vectorial, que por otro lado tanto se lleva en el mundillo indie por la facilidad para crearlos, animarlos y reutilizarlos; resultones y coloridos, los jugadores son el punto más destacable, cargados de detalles que sin hacerlos estrictamente únicos sí les dan una notable personalidad. Los estadios cumplen con su propósito y las diferentes opciones disponibles son lo suficientemente distintas entre sí como para justificar su existencia. Las animaciones son, quizás, el punto menos destacable del conjunto, pues tienden a resultar rígidas y algo faltas de carácter, como suele ser el caso en este tipo de gráficos.

Es obvio que en merixgames beben los vientos por el fútbol. A su manera

Los desarrolladores hacen gala de un gran sentido del humor con la incorporación de una serie de "habilidades especiales" a las mecánicas del juegos, capaces de dar por completo la vuelta a un partido con sólo pulsar un botón. Así, nos ofrecen genialidades como un gigantesco ventilador que, situado detrás de la portería, lo devuelve todo; un imán que atrae la pelota hacia los pies del jugador; o la capacidad de teletransportarse a lo largo del campo de juego, amén del súper-tiro de rigor, capaz de acabar con el balón y los huesos del guardameta dentro de la portería a la vez.

El factor diversión en un juego como éste se multiplica cuando se comparte con unos amigos, así que podéis imaginar a qué cota se eleva si, como en esta ocasión, el juego admite hasta 5 jugadores simultáneos mediante el uso de 4 controladores y el teclado. Las risas, los codazos y los saltos están garantizados.

Tonga contra Grecia - fútbol de alto copete. ¿Alguien puede situar Tonga en el mapamundi?

Finalmente, según hemos podido constatar a través de la lectura de un archivo readme y una breve mención en la web, el juego soporta una suerte de modding, pudiendo crear nuestros propios estadios, balones e incluso equipos a través de la modificación manual de dos ficheros, "escondidos" en los directorios del programa: una imagen con la textura del elemento, y un fichero JSON que contiene, a grandes rasgos, la descripción del objeto y el recurso a asociar. Interesante y bienvenido a todas luces - será interesante ver qué ofrece la comunidad modder.

Kopanito no tiene mayor aspiración que la de entretener, y alcanza su objetivo sin grandes florituras. Cuán satisfactoria puede resultar esta afirmación dependerá del gusto por este tipo de juegos que tenga cada uno y de la disponibilidad de hasta 4 amigos/as con los que echar unos partidos. Pero en un panorama que, básicamente, no ofrece alternativas a los grandes simuladores, Kopanito All-Stars Soccer sigue siendo un bienvenido soplo de 'aire retro'.

El juego se encuentra actualmente en Early Acces en Steam, para Windows y Mac OS, por 9,99€.

Más información en la web oficial del juego
Página web del juego en Steam
Página web del desarrollador, merixgames 

2 comentarios:

  1. La Copa Oceanía es un muermazo en comparación con la tercera regional beluchistaní. Excelente "rebiú". :)

    ResponderEliminar
  2. Ah, el hermoso Beluchistán... Con sus colinas beluchistaníes. Con sus costas beluchistaníes. Con su Mónica Beluchistaní. Y esa orgía de sangre y destrucción a la que llaman "tercera regional" :)

    Muchas gracias por leer el post y dejar un comentario! :D

    ResponderEliminar