26 de mayo de 2015

Impresiones con Kung-Fu Maniacs Trilogy para C64

Hace unos días anunciábamos el próximo lanzamiento de la trilogía Kung-Fu Maniacs por parte de Psytronick Software, pero antes de que salga a la venta al público, hemos tenido el placer de probar esta magnífica trilogía al completo, se la hemos 'encasquetado' al bueno de @NicoGalis de Advance Videogames, y aquí tenéis el resultado en forma de sus impresiones...
NOTA: Kung-FuManiacs Trilogy se pondrá a la venta en breve en formato digital y físico por parte de Psytronick Software. La edición física inlcuirá caja y manual diseñados para la ocasión con portadas dibujadas por un conocido ilustrador de la época...



Lo primero que debemos saber, es que los tres juegos están creados con la famosa (¡y antigua!) herramienta SEUCK, de Sensible Software, lo que viene a ser la “churrera” del Commodore. Aunque esta herramienta tiene muchas limitaciones y está pensada prácticamente para la creación de shoot em up, los usuarios de commodore saben como exprimirla y sacarle el máximo potencial para crear todo tipo de juegos. Uno de esos usuarios es el conocido Alf Yngve, quien junto a Richard Bayliss, organizador precisamente de la 'SEUCK Compo', y Jon Wells, son los creadores de esta gran trilogía que saca todo el juego posible a esta herramienta de creación de videojuegos.


Comenzamos con la primera parte de la saga, “1,000 Kung-Fu Maniacs”, que fue publicado en Psytronick en 2010, en formato físico y digital. Un juego de scroll lateral en el que tendremos que ir eliminando toda clase de enemigos que inundan la pantalla a base de patadas y puñetazos. Nuestro protagonista, Master of Awesome es un maestro en, no podía ser de otra forma, el Art of Awesome, un arte que sólo él controla. La historia comienza una bonita tarde soleada cuando vamos caminado tranquilamente, hasta que nos topamos con un niño con pijama de rayas, que nos pide por favor que le ayudemos a recuperar su robot de juguete que le ha robado el clan Ninja de Blapville, ya tenemos excusa para repartir tortas a todo el que se ponga por delante.



Una vez aceptamos la misión, comenzamos a caminar por la pantalla en busca del dichoso juguete, lo primero que nos topamos es una cáscara de plátano con un mensaje que nos indica que la cojamos, pero cuando intentamos dicha acción lo único que conseguimos es darnos un batacazo y perder una vida, ¡maldito fail!, a continuación nos montaremos en un monopatín al más puro estilo Wonderboy, mientras tanto, hordas de ninjas en monopatín nos atacarán por ambos lados de la pantalla, pero no tenéis nada que temer, nuestro protagonista es capaz de lanzar golpes en todas direcciones, lo que hará mas fácil derrotar a los enemigos que vayan apareciendo por la pantalla. Una vez terminamos el tramo con el monopatín, continuaremos a pie, nuevamente saldrán todo tipo de enemigos, mayormente ninjas, algunos de ellos están ocultos en el fondo de la pantalla esperando que pasemos para asestarnos un golpe mortal, entre estos ninjas hay algunos de color verde que al matarlos nos darán un arma aleatoria, desde shuriken, jarrones, o la dichosa cáscara de plátano. Estas armas nos harán la vida mucho más fácil, pues son armas arrojadizas que tienen un mayor alcance que nuestros puños o patadas. En nuestro recorrido tendremos que pasar por lugares como el Blapsville Ninja Country Club, donde Ninjas jugando al golf nos lanzarán pelotas directamente a la cabeza. También pasaremos por la zona de Lawyer street donde el abogado tiene toda la pinta de Chuck Norris y nos arreglara los papeles a base de patadas, o el McTerror Restaurante, en el cual el menú principal son una docena de porrazos gratis, todo esto hasta llegar a los estudios Pox donde tendremos un enfrentamiento épico con el jefe final.

El control de nuestro personaje es de lo más simple, marcamos con el joystick una de las ocho direcciones y pulsamos el botón para ejecutar un golpe tantas veces como queramos. Pero hay algo que no termina de convencerme, y es que nuestro protagonista siempre está en dirección a la izquierda y si queremos que ataque hacia la derecha tenemos que dejar el joystick pulsado sobre esa dirección. Esto dificulta enormemente acabar con los enemigos que aparecen por la derecha, cosa que lastra bastante la jugabilidad del juego.



Contaremos con seis vidas para terminar nuestra misión, y aunque éstas parezcan muchas, la dificultad del juego hará que desaparezcan rápidamente. En cuanto a los gráficos, los sprites tanto del protagonista, como de los enemigos, son bastante aceptables para este tipo de juegos, quizá los fondos son demasiado simplones, pero a medida que vayamos avanzando mejoraran muchísimo. En el apartado sonoro tenemos la opción de elegir entre FX y música durante el juego, no pudiendo escuchar ambas cosas a las vez, mientras los FX son bastante flojos, la música si está a un gran nivel y acompaña muy bien al juego.

Pasamos a la segunda parte de esta saga, “2,000 kung-fu Maniacs”, lanzada en 2011, que comienza con una historia diferente a la primera. En esta ocasión, es nuestro maestro mentor quien nos pide que recuperemos unos pergaminos robados y de camino le compremos unos arenques en escabeche (¡por pedir que no quede, abuelo!).



La mecánica del juego es muy similar, pero con algunos cambios muy notorios. Lo más destacable, es el cambio en el control de nuestro protagonista. Ahora si pulsamos hacia la derecha y soltamos la palanca del joystick, nuestro karateka se queda mirando hacia esa dirección, lo que facilita mucho poder acabar con los enemigos que salen detrás de nosotros. Otro cambio destacable, son los distintos niveles que tendremos en la pantalla, pudiendo subir y bajar por ellos con alguna escalera que otra, será fundamental utilizarlas para poder acabar con los enemigos que están en niveles superiores.

La dificultad aumenta considerablemente, y eso que ahora sólo contamos con tres vidas para acabar con nuestra misión, a diferencia con la primera parte, los ninjas llevan los bolsillos llenos de todo tipo de armas y no dudan un segundo en lanzarlas a nuestra cabeza. También podemos conseguir nuestro propio armamento, pero esta vez en forma de pergaminos. Al igual que en la primera entrega, nos darán un arma aleatoriamente, una de las más destacables por su rareza es sin duda el gnomo rojo, supongo que lo que daña será el capirote puntiagudo del sombrero…



El apartado gráfico sigue al mismo nivel que en la primera parte, y en cuanto al sonido, tendremos la misma opción de elegir entre FX y música.

Llegamos al último capítulo “3,000 kung-fu Maniacs”, que saldrá en unos días junto a las dos anteriores entregas en formato físico y digital de la mano de Psytronick Software, en esta tercera entrega nuestro maestro nos encarga una nueva misión, esta vez tendremos que entregarle un sobre al Maestro Ninja.



Esta última parte de la saga sigue manteniendo la misma mecánica de juego, pero hay algo que destacar que los gráficos del juego han ganado en tamaño y ahora los sprites son el doble que en las anteriores entregas. Contaremos de nuevo con seis vidas para cumplir con nuestra misión, pero la dificultad sigue siendo bastante elevada. Los enemigos están mejor escondidos y nos atacaran desde ventanas, alcantarillas, o desde las propias copas de los árboles, uno de los enemigos mas escurridizos es el Ninja enano, que cuenta con una mala leche de la hostia y se mueve muy rapido por toda la pantalla. Y para colmo de males, volvemos a tener el dichoso control de la primera entrega, aumentando mucho mas la dificultad, y dejando muy claro que este juego no es apto para los que se hacen llamar jugadores mancos...

Volvemos a conseguir nuestras armas con la aparición de pergaminos y éstas siguen siendo totalmente aleatorias. El apartado gráfico es el más destacable, por el gran cambio de tamaño de los sprites permitiendo un diseño de los personajes más definido. En el apartado sonoro vuelve a destacar la música, siendo los FX algo más sosos.



En definitiva estamos ante una trilogía que le saca todo el jugo a la herramienta SEUCK, en unos divertidos juegos de acción, que sin duda pondrán a prueba todos nuestros reflejos.

Por @NicoGalis de Advance Videogames

Más información en Psytronick Software

No hay comentarios:

Publicar un comentario