28 de abril de 2015

A Pixel Story: Como contar una historia con la evolución de los videojuegos como telón de fondo


No cabe duda que el juego A Pixel Story de Lamplight Studios, del cual se tiene constancia desde 2012, cuando fue nominado a los premios BAFTA, es un homenaje, a su manera, a los videojuegos. Sólo hace falta fijarse en la portada para que te venga de forma instantánea a tu cabeza otro título, Super Mario Bros. La gorra roja que porta el protagonista es una clara referencia o guiño al juego de Nintendo, aunque empezaremos sin ella y habrá que ganársela, pero no será esta la única referencia a otros videojuegos que veremos durante el titulo, hay muchas más.


Si hubiera que resumir la jugabilidad de A Pixel Story de forma rápida te podemos decir que es un plataformas, con ligueros y sencillos puzles, aderezado con toques de Metroidvania. No hay enemigos y podrás morir todas las veces que quieras, el protagonista se teletransportará al último checkpoint por el que hemos pasado, es ese el único castigo que recibirás al morir.



La teletransportación es muy importante en el juego, ya que en las primeras horas que hemos dedicado se hace un uso de este poder de forma exhaustiva, para todo tipo de situaciones, aunque muy variadas. Podrás teletransportarte gracias a la gorra, una vez la consigas, ya que será robada al comienzo por una gaviota -¿alguien dijo Mario 64? ;) - y la persecución que mantendrás para recuperarla te servirá para comprender algunas mecánicas.



Los saltos están muy presentes y la habilidad también será necesaria a la hora de avanzar, usando el ingenio en muchas ocasiones para resolver el pequeño puzle que el juego nos plantea. Como te decíamos, la gorra te dará el poder de teletransportate a cualquier lugar donde la dejemos previamente, es decir, podrás dejar la gorra cerca de una puerta que se abrirá accionando una palanca que está en otro lugar del escenario. Con ayuda de la teletransportación podremos llegar a la puerta de forma instantánea, una vez accionemos la palanca y antes de que la puerta se vuelva a cerrar. Este es un ejemplo de un sencillo puzle, pero hay mucho más, muy variados y que están perfectamente integrados en el juego, para que no sientas que estás ante un puzle en sí. Además la progresión de dificultad está muy bien resuelta.



La exploración también está muy presente en A Pixel Story, ya que deberás recorrer los escenarios y no de forma lineal. En ocasiones deberás volver sobre tus pasos una vez obtenido un objeto que necesitará un personaje, para una vez más volver a otro lugar donde necesitabas una llave u otro objeto para continuar. También habrá misiones secundarias que servirán para resolver situaciones y que te otorgarán unos diamantes que sirven a modo de coleccionables. Pero no te preocupes, no tendrás que ir de un lugar a otro por el escenario, ya que podrás hacer uso de los teletransportadores, que también funcionan como checkpoints, para ir a otro lugar que precises. Además de utilizar un mapa para conocer dónde estás en todo momento y cuál es el lugar a donde tienes que dirigirte. No tendrás problemas a la hora de desplazarte por el mapeado del juego, pero descubrir los secretos corren de tu cuenta.



Hemos llegado hasta aquí y no hemos hablado quizás de uno de los puntos más originales de A Pixel Story y es la evolución gráfica del título según avanzamos en su historia. Esto es un claro homenaje a la evolución de los videojuegos, ya presente en el propio menú principal, en el cual veremos una representación del juego Pong. Comenzarás el juego con pixeles como puños, quizás emulando la época de Atari y según avanzas en la historia los pixeles irán dando paso a dibujos que parecen realizados a mano. Los desarrolladores han querido mostrar con ello la evolución del videojuego en 2D y también han usado algunas mecánicas que los jugadores reconocerán, más si llevas en esto desde hace tiempo.



A Pixel Story es un juego muy simpático, con un gran control. Nosotros hemos jugado con el mando de Xbox 360 y todo ha funcionado como la seda desde el minuto uno. Los retos que plantea con sus puzles no se hacen pesados, además de ser muy variados y divertidos. Es quizás este uno de sus mayores aciertos, ya que el titulo invita a seguir jugándolo, sin frustrar en ningún momento.

 

La historia es cuanto menos curiosa, ya que tu labor es destruir un virus en el sistema en el que introducirás y por el que irás explorando mundos cada vez más complejos, para conocer cuál es el problema real. La historia está narrada con texto, que por desgracia solo está en inglés, aunque no es difícil de entender. Siempre iremos acompañados de un pequeño robot que nos ayudará en todo momento y que podrás invocar en algunas partes para que te de la pista que necesitas para continuar. Tiene toques de humor y muchos guiños a otros videojuegos o personajes, como ese guiño a Batman y con mayordomo Alfred incluido.



El juego está disponible en Steam a un precio de 11,99 euros, o 13,99 si quieres comprarlo junto a la banda sonora, la cual también se puede comprar por separado. Si te gustan los plataformas más pausados y que requieren de algo de ingenio y habilidad, pero sin desesperar, A Pixel Story es tu juego. Además el homenaje a los videojuegos le otorga quizás de más atractivo, ya que en ocasiones avanzarás para ver con qué otra cosa te sorprende.



Visita la web oficial para más información sobre A Pixel Story

No hay comentarios:

Publicar un comentario