6 de marzo de 2015

Impresiones con OlliOlli2: Welcome to Olliwood. La fórmula del skate, ampliada y mejorada

Ha pasado sólo algo más de un año desde que fuera publicado OlliOlli, y Roll7 ya tiene lista la secuela. En tiempos en los que los desarrollos se alargan hasta lo interminable, está claro que el buen funcionamiento de la fórmula 2D sobre un monopatín cuajó entre los amantes de los desafíos extremos y el skate, lo suficiente como para que el estudio londinense aumentará los valores de producción ostensiblemente con respecto a la primera entrega, y cumpliera con sus seguidores con un juego que mejora y extiende todo aquello que ya se viera meses atrás.




Enfrentarse a OlliOlli 2 es algo más complejo de lo que puede parecer a simple vista, juzgando por los pantallazos que acompañan este texto. Un tipo subido a un monopatín que discurre a lo largo de escenarios bidimensionales - no puede dar mucho de sí, puede que piense alguien. Pero lo cierto es que Roll7 invirtió mucho tiempo estudiando los juegos anteriores de skating 3D y se aprecia conocimiento acerca de este deporte por cada uno de sus píxels. Comenzando por el polémico sistema de 'aterrizaje', presionando un botón que por lo general sirve para saltar en la mayoría de los juegos, y terminando por una curva de dificultad bastante pronunciada si queremos exprimir realmente el juego, y no quedarnos únicamente rascando la superficie. Realizar los diferentes trucos, típicos del skate, es relativamente sencillo una vez atravesemos la barrera mental de los controles, pero enlazarlos en combos y superar los desafíos y los objetivos de los diferentes niveles... eso ya es otro cantar.

En esta ocasión los gráficos no son pixelados aunque mantienen el aspecto 2D

Si la serie Tony Hawk supuso un increíble paso adelante en la recreación del vacile con monopatín en los videojuegos gracias a su traslado casi perfecto a las 3D, OlliOlli puede considerarse también el tope, pero en un entorno 2D, con todo lo que esto conlleva. Aquí los errores se pagan, y ya que los jueces virtuales valorarán nuestra actuación en cada uno de los niveles atendiendo a los trucos realizados, combos, tiempo invertido, mínimas caídas, etc., está claro que habrá que ir dominando poco a poco el control, hacernos con el esquema de funcionamiento de nuestro protagonista y pensar casi como si estuviéramos subidos a una de estas tablas. Poco importa que no sepamos  que es eso de un 'ollie', un 'Kickflip' o un 'Manual' (novedad, por cierto, de esta segunda parte). Y es que no tendremos más remedio que aprender a marchas forzadas si queremos avanzar en el juego y obtener buenas puntuaciones.



¿Y por qué iba a atraer un juego de skate a alguien que no está interesado en el mismo? Precisamente por el mismo motivo por el que pueden gustar los juegos de baile, los musicales o los deportivos. Porque son adictivos, exigen una coordinación óculo-manual exquisita, y recompensan al jugador aplicado con la sensación de mejorar por momentos. Es aquí donde radica la grandeza del juego de Roll7: en darle forma y sentido a un paseo vertiginoso sobre una tabla.

Especialmente dirigido a los amantes de los títulos duros y complejos, que van de menos a más, los inicios pueden ser algo más confusos de lo deseable, e incluso puede desanimar al más pintado si esperaba un control sencillo, a partir de machacar botones sin ton ni son. Lo que nos encontramos en OlliOlli 2 es una atención demoledora al combo, ejecutado justo en el instante correcto (aunque el sistema tiene cierta permisividad con los tiempos); todo ello, vestido de juego con aires clásicos.

Recorreremos 5 grandes escenarios
Ambientaciones de película mientras ejecutamos trucos

Y es que si bien los diseñadores de Roll7 han pasado de los píxeles de la primera entrega al gráfico estilizado tipo vectorial para esta segunda, el juego no ha perdido su esencia 2D, que tan bien funciona. La cámara, que oscila y no se centra exactamente sobre nuestro personaje, juega un papel esencial a la hora de aprender los circuitos y elegir los caminos adecuados (hay secretos, mejores rutas, etc.), y los fondos, detallados en su justa medida para no confundir la acción del primer plano, cuentan con algunos efectos técnicos interesantes, como ondas de calor o 'lens flares' que reflejan en nuestra gorra. Todo discurre suavemente ante nuestros ojos (hemos probado la versión para PS Vita), y, aunque echamos de menos los modos multi, es bueno saber que éstos llegarán un poco más adelante en forma de descargable gratuito.

Encadenar trucos para obtener combos, garantía de altas puntuaciones

Así que, en definitiva, OlliOlli 2 es más de lo mismo, pero mejorado y ampliado. Podremos limitarnos a pasar de niveles o a mejorar nuestro manejo y romper récords como auténticos descerebrados californianos de pantalones caídos. Los diferentes modos de juego y el terreno de entrenamiento (conviene no evitar el pequeño tutorial del principio) vienen muy bien para esa primera toma de contacto, algo desconcertante por el tema de los botones que comentábamos. Lo bueno es que, poco a poco, todo se vuelve más natural y se hace evidente que el juego está reservado para los más habilidosos gustosos de retos y, por ende, los amantes del skate.

¿Quién no ha soñado alguna vez con subir a una montaña rusa sobre un monopatín? Errr...
¡Maximum powah!

Visita la web oficial de OlliOlli 2 para más información

No hay comentarios:

Publicar un comentario