5 de marzo de 2015

Impresiones con La-Mulana EX, la versión definitiva para PSVita

Tras algunos meses de espera respecto al lanzamiento de la versión japonesa, desde esta semana los usuarios occidentales podemos por fin disfrutar de La-Mulana EX en PSVita, una nueva conversión del ya clásico de Nigoro cuya última parada es, precisamente, la portátil de Sony, a la espera ya de la llegada de su segunda parte. El estudio japonés Pygmy Studio ha sido el encargado de llevar a cabo la conversión tras tomar como referente el remake para ordenadores de 2012, y Rising Star Games se ha hecho con la publicación fuera del país nipón. Se han corregido algunos bugs, incluido las traducciones pertinentes (también al español), añadido un interesante bestiario en el que consultar detalles de las criaturas con las que nos vamos encontrando, hay nuevas pistas que nos llegan al ordenador portátil del juego, un modo "Hard" revisado y algunos pequeños detalles más, pero la esencia del original no se ha tocado, afortunadamente, y volveremos a disfrutar (o lo haremos por primera vez) de una experiencia jugable que nos devolverá hasta la época del MSX.




En La-Mulana EX controlaremos al Professor Lemeza en su increíble aventura a lo largo y ancho de las misteriosas ruinas de La-Mulana. Con la firme intención de llegar más lejos que su desaparecido padre, no serán pocos los enemigos y las trampas que deberemos afrontar en este alucinante viaje. Inspirado en clásicos de aventura, exploración y plataformas como el genial The Maze of Galious de Konami para MSX, La-Mulana nos devuelve a un pasado en el que los programas vapuleaban al jugador y los piques por llegar más lejos estaban a la orden del día. Y así es como los inicios con el juego son algo duros, sobre todo para quien no lo haya probado antes; tiene un poco de introducción y otro poco de "ándate con cuidado porque aquí no perdonamos los deslices". De hecho, es más que recomendable leerse antes el manual digital que acompaña la descarga, para contextualizar el juego, recibir algunas pistas muy valiosas antes de tirarnos al ruedo, y simplemente disfrutar con su lectura, como hacíamos antaño. Una vez hecho ésto, y antes de entrar en las laberínticas ruinas, no estará de más pasearse por los aledaños de La-Mulana para conseguir algo de dinero con el que visitar las tiendas del poblado y comprar algunos objetos indispensables, como la lupa, el peso o el descifrador de jeroglíficos. Y, así equipado, respirar hondo y adentrarnos en los misterios de La-Mulana.

Los diálogos siguen teniendo un punto chispeante

En el caso de que no conociérais el juego, La-Mulana es un plataformas de exploración con un fuerte componente de aventuras y quizás algo de RPG, por aquello de los objetos que recogemos, las pistas que de vez en cuando leemos en algunos lugares y la aparición de otros personajes con los que interactuamos. Ojito al viejales del pueblo al inicio del juego, un tipo muy saleroso que nos enviará importantes mensajes de vez en cuando a través de su propio programa de correo electrónico. Con todo, algunas particularidades en el control del protagonista lo alejan de los típicos plataformas y lo acercan más al duro manejo de los microordenadores de 8 bits. Por ejemplo, el salto no es dirigible al 100%, y menos aún cuando caemos de una altura, los bichos reaparecen cuando volvemos a una pantalla ya visitadaa, habrá que utilizar algunos objetos para abrir nuevos caminos, como el peso que activa interruptores, etc. Por más que el mapa automático es simple y orientativo, casi seguro que al final os encontraréis escribiendo algunas anotaciones en una libreta e incluso dibujando vuestro propio mapa cuando la cosa se complica. En cualquier caso, en esta versión recibiremos un mayor número de mensajes a modo de pistas, por lo que es probable que no tengamos que llevar la libreta en nuestros viajes en autobús ;)

No será fácil superar algunas de las 'habitaciones' que nos esperan en La Mulana

En definitiva de lo que se trata es de superar los diferentes escenarios a los que nos vamos enfrentando a lo largo y ancho de un mapeado sobre el que volveremos en ocasiones posteriores en nuestra partida, al recibir nuevas habilidades o tener un arma diferente. Nos esperan algunos puzzles, muchas trampas, enemigos normaluchos y otros finales dotados de patrones de ataque muy específicos, a los que habrá que estar muy atentos para vencerlos. Tras un par de horas y un inicio cuesta arriba, el juego mantiene su curva de dificultad al alza, pero el jugón se habrá olvidado ya de las maniobras perniciosas de muchos juegos actuales a la hora de perdonar la muerte del jugador, y prestará mucha más atención a lo que ocurre en pantalla.

En el modo de dificultad más alto los patrones de los bosses cambian totalmente

Gráficamente el juego pinta bastante bien. Es cierto que no se aprovecha del formato panorámico de la pantalla de la consola (podremos cambiar el marco que nos acompaña), pero a cambio se han adaptado bien los escenarios y sprites de personajes a la nueva resolución. No hay efectos nuevos y parece que tampoco texturas ni escenarios. Todo se mueve bien, como era de esperar. La banda sonora también se mantiene, con esos sonidillos geniales y ese ritmo clasicote que retumbará una y otra vez en nuestros oídos. Nos encanta. Los botones se pueden configurar desde el menú de opciones a nuestro gusto, aunque en realidad el control por defecto ya está bien y os acostumbraréis al poco tiempo.

¿Qué se esconderá en ese cofre? Antes habrá que averiguar cómo abrirlo...

De todas formas, lo importante en La-Mulana EX no es su apartado gráfico, si no la oportunidad que supone de disfrutar de uno de los títulos indie más destacados de los últimos tiempos. Si bien el original, con gráficos creados siguiendo las restricciones de un MSX, data ya de 2005 -¡y se dice pronto!-, lo cierto es que tanto la fórmula como su desarrollo están envejeciendo estupendamente, seguramente por estar inspirado en una mecánica clásica que no decae por mucho que pasen los años. Si sois usuarios de la máquina y no habíais disfrutado antes con la obra maestra de Nigoro, ésta es la vuestra, siempre y cuando tengáis en cuenta que el juego es difícil, largo y no admite demasiados errores por nuestra parte. Si ya habíais disfrutado del juego en cualquiera de sus entregas anteriores, bien puede ser una nueva oportunidad de disfrutarlo cómodamente en una portátil, echando partidas dónde y cuándo más os apetezca. Sea como fuere, nunca podremos dejar de recomendar La-Mulana. Genial.



Más info en la web oficial de La Mulana
Página de Rising Star Games

No hay comentarios:

Publicar un comentario