19 de febrero de 2015

Probamos la última demo de Adventures of Pip, un plataformas 2D a la vieja usanza

Durante la pasada PAX South, celebrada en San Antonio, Texas, del 23 al 25 de enero, los chicos de Tic Toc Games mostraron al público la más reciente demo disponible de su juego en preparación, Adventures of Pip. A sólo tres escasos meses de la fecha prevista para su publicación, hemos tenido la oportunidad de probar dicha demo por gentileza del estudio californiano, y tras experimentar sus primeros compases os contamos qué nos hemos encontrado en este juego que apela a las sensibilidades de los plataformas de toda la vida...



Adventures of Pip nació como boceto en una mesa de algún diseñador de videojuegos del conocido barrio artístico NoHo, North of Hollywood, en la atestada ciudad de Los Angeles. Quizás por pura nostalgia, o quizás por entrar en el mundo de la escena indie más recalcitrante, Tic Toc debió pensar que ya estaba bien de probar con juegos 'casuales' como Panda Pop o Pug Run, y probar con algo de estilo retro. Del papel a la consabida campaña en Kickstarter, los californianos consiguieron superar el mínimo de 40.000 dólares y llegar hasta casi 66.000, por lo que el juego debería aparecer en ordenadores Windows, Mac, Wii U, PS4 y Xbox 360/One. Casi nada.

La intro nos cuenta rápidamente los sucesos antes de comenzar a jugar

La historia nos sitúa en un lejano y mágico reino repleto de píxels - no en vano "cabría en nuestra mano"- en el que los ricos son los que tienen más píxeles, y los pobres, los que menos, claro. Un día nació una princesa que, según la leyenda, tenía la capacidad de crear píxeles de la nada. Un caramelo, vamos. Ésto no pasó desapercibido a la malvada Reina de los Esqueletos, quien rauda y veloz mandó sus huestes a atacar el Reino, secuestrar a la princesa y absorber todos los píxeles que encontrasen a su paso. Sólo nosotros, Pip, un humilde píxel rojo, nos atreveremos a enfrentarnos a los malos. Total, ¡no tenemos nada que perder! Y así da comienzo la aventura de este plataformas 2D con un desarrollo más o menos clásico y conocido por todos.

Al principio somos un 'vulgar' pixelote rojo

El primer nivel sirve de introducción al sistema de juego. Una serie de carteles nos irán informando de cuáles son nuestras primeras habilidades y los movimientos disponibles: básicamente, movernos y saltar sobre los enemigos para acabar con ellos. Sin embargo, los enemigos que parpadean con un haz de luz , nos permiten 'subir de nivel' y pasar de ser un simple pixelote a un personaje tipo 8 bits, que puede encaramarse a las paredes y pegar puñetazos. Si saltamos sobre otro de estos enemigos evolucionaremos una vez más, mostrando una mayor presencia, al estilo sprite de 16 bits, y adquiriendo la habilidad de pegar espadazos, aunque por otro lado perderemos cierta agilidad y encarar las paredes, por ejemplo, ya no será tan sencillo. La evolución e involución, pues, constituye la parte central de la mecánica de Adventures of Pip, y muchos de los pequeños puzzles que nos ofrecen los diseñadores de los niveles giran en torno a las capacidades de nuestro protagonista.

La aparición de este fantasmal caballero nos otorga el poder de evolucionar

Los escenarios están repletos de secretos ocultos
Pip atesora otras habilidades, que incluyen arrastrar y tirar de bloques de piedra, correr (muy útil para no caer en algunos puentes que se desmoronan a nuestro paso), y otras que no queremos destripar. Los enemigos no presentan al principio un desafío muy importante, más bien son pequeños obstáculos, molestos y poco más, y será el escenario quien realmente nos ponga las cosas difíciles; por ejemplo, con los mentados puentes colgantes que se rompen, pinchos movibles o no en techo y suelo, cabezas que nos disparan bolas de fuego sincronizadas entre sí... Al final tendremos que ser hábiles si queremos acceder a determinadas partes de estos escenarios, rescatar a otros ciudadanos o abrir ese cofre que parece inaccesible. Usar un gamepad o similar se convierte en algo más que recomendable.

Los enemigos que podremos encontrarnos en nuestra aventura

A nivel gráfico el juego mezcla elementos pixelados con otros que parecen digitalizaciones pasadas posteriormente por algún filtro de Photoshop para darle un efecto mosaico, por ejemplo en el scroll de fondo del nivel introductorio. El efecto puede ser algo extraño, pero quizás esté en consonancia con el diseño general que los autores quieren darle al juego, a caballo entre diferentes generaciones gráficas de los últimos 30 años. Con todo los personajes están bien animados aunque sin ser ninguna maravilla, y los niveles están construidos a partir de tiles simpáticos y bien hechos. Nada reseñable pero sin desentonar. En cuanto a la banda sonora, está compuesta por el afamado Jake 'Virt' Kaufman (Shovel Knight, Shantae...), quien para la ocasión se ha alejado del estilo chiptune para escoger unas melodías sintetizadas interesantes, pero que hasta el momento no nos han sorprendido. El tema épico al principio es muy competente, pero la música que nos acompaña durante nuestro viaje en el bosque resulta algo anodina. Esperaremos a tener el juego completo para poder juzgarlo como se merece.

¡Armados con la espada somos imparables!

Si 'involucionamos', nuestros píxeles explotan abriéndonos caminos nuevos


Por el momento, The Adventures of Pip nos parece un plataformas con elementos de puzzles y habilidad 2D bastante competente. Puede que el estilo gráfico no sea el más increíble de los últimos tiempos en la escena indie, y que por el momento la banda sonora nos haya defraudado en cierto modo, pero la jugabilidad y la mecánica son bastante atractivas e interesantes, y dan pie a multitud de situaciones a las que esperamos que los autores sepan sacar provecho en el juego completo. Durante la demo ya nos hemos encontrado con algunos momentos estelares, así que no podemos esperar menos en unos meses, ¿verdad?

En mayo estará el juego disponible


Visita la web oficial de The Adventures of Pip para más info

No hay comentarios:

Publicar un comentario