3 de febrero de 2015

Impresiones con Kiai Resonance, combates inmediatos en el medievo japonés

Según la Wikipedia, “Kiai (気合?) es un término japonés usado en varias artes marciales que designa una clase de grito agudo exhalado durante la ejecución de un ataque. […] En el go, Kiai describe el espíritu de lucha”. Ya sólo por ésto, y tras ver alguna captura, uno puede imaginarse de qué va Kiai Resonance, el primer juego de los belgas Absorb Reality.



El juego no puede ser más simple. Se trata de un juego de lucha 1v1 en el que dos samurai luchan entre sí, armados con sendas katana. A diferencia de los juegos de lucha normales, al tratarse de un juego con armas blancas -que cortan como demonios, dicho sea de paso-, cada combate se acaba cuando uno de los dos contendientes consigue acertar a su oponente. Por lo tanto, olvidad los combates de varios minutos; lo normal es que en pocos segundos vuestro combate haya terminado, y la partida la gana al mejor de X combates - cinco, por defecto.

Cuando dos samurai se estudian y no se atacan, sino que sólo pelotean, esto es lo más normal

A nivel técnico, Kiai Resonance es muy zen. Estéticamente, el juego recuerda a la pintura tradicional japonesa, con unos escenarios, animaciones y colores muy bien escogidos; sencillos, le dan una gran personalidad al juego, aunque desde luego más variedad habría venido bien. A nivel sonoro el juego mantiene la sobriedad imperante - la música acompaña adecuadamente, sin molestar ni ser cansina, aunque por desgracia los efectos de sonido, como los pasos o los gritos de los samurai -los kiai- suenen a los tiempos del Doom y la Sound Blaster de 8 bits.

Kiai Resonance está claramente inspirado en la pintura tradicional japonés

Jugar a Kiai Resonance no es difícil. El tutorial es corto -y es mejor verlo desde el principio, hacedme caso- y básicamente enseña cómo hacer para cubrirse -es la postura por defecto que adopta nuestra samurai-, cómo atacar y cuáles son las tres posiciones que el juego permite, así como sus ventajas y desventajas. Porque sí, en este juego no hay decenas de personajes donde escoger -sólo un par de modelos de samurai-, ni escenarios interactivos -sólo hay tres, y de interactividad nada-, y ni siquiera hay seis botones con tipos de golpes, magias y/o combos. Básicamente, nuestros samurai pueden moverse hacia adelante y atrás, cubrirse, atacar y contraatacar con la katana. Y ya.

En este escenario el minimalismo quizá esté llevado al extremo, pues no se ve otra cosa
que nuestros samurai, un puente, y ya.

Por lo tanto, los controles -yo he jugado con el teclado, pero también se puede jugar con un pad- son seis botones: izquierda, derecha, uno para cada una de las tres posiciones y el espacio para realizar una acción. Cada posición es buena para algo y tiene su propia acción. La posición por defecto, o 'Forward position' -según la denomina el juego-, es la única que permite parar ataques enemigos - no hay que hacer nada para pararlos; eso lo hace solo en esta postura. La acción es un ataque normal, digamos.

Con esta postura podremos preparar ataques inbloqueables. Por desgracia,
así tampoco podremos bloquear los del enemigo…

Luego tenemos la 'Up position', una postura en la que nuestro samurai levanta su katana y la mantiene en esa posición de ataque. En esta postura estamos vendidos si nos atacan -tenemos todo el cuerpo desprotegido- pero permite dos tipos de ataque: uno rápido y “ligero”, que el samurai enemigo puede parar si está en guardia o 'Forward position', y uno que necesita un par de segundos de recarga pero que, en caso de impactar en el samurai enemigo, asegura la victoria, ya que es imparable. Por último tenemos la 'Back position', en la que el samurai coloca la katana hacia atrás. Esta posición sólo sirve para contraatacar, pues desde ahí no se pueden esquivar golpes -tiene la katana muy lejos del cuerpo y no le daría tiempo- y no tendría mucho sentido intentar atacar, dado que el movimiento sería muy lento y el oponente tendría tiempo de sobra para pararlo o esquivarlo. Así que esta posición sirve para cuando vemos un ataque enemigo - desplazar nuestro cuerpo para esquivar su hoja y utilizar su propio impulso para rajarle con la nuestra.

Esta es la postura -la de la izquierda- para contraatacar.
Sólo sirve para eso, no podrás hacer otra cosa estando así.

Es decir, una implementación un poco más compleja y bastante original del juego piedra-papel o tijera. De todas formas, que las opciones sea tan limitadas no tiene que hacerte sentir que es un juego escaso. A ver, si no te gustan los juegos de lucha o si te gustan los Street Fighter, con un montón de jugadores, magias y combos, ésto te parecerá soso. Porque sí, el juego está falto de opciones y personalización. Pero que eso no te lleve a engaño: es fácil de aprender pero muy difícil de dominar. Hay que tener dedos muy ágiles para, en el momento en que tu oponente te lanza un ataque, poder cambiar con rapidez a una posición que te favorezca y aprovechar la ventaja. Así pues, si eres de los que gustan de machacar botones al tuntún, aquí no tendrás nada qué hacer. A la máquina es relativamente sencillo vencerla; a poco que practiques la verás venir. Pero, por suerte, el juego trae un modo multijugador, tanto local como por Internet. Y un oponente humano, especialmente si es medianamente bueno, es harina de otro costal.

Parafraseando al Joker, “cadáveres, su fotografía le da un fulgor especial.
No sé si es arte, pero me gusta”.

Como resumen, podríamos decir que este Kiai Resonance es un juego para un nicho muy específico, pues aunque su estética le haga resultar delicioso a cualquiera al que atraiga un poco la cultura japonesa, su falta de opciones echará para atrás a muchos. Es un juego que sólo se disfruta si mantienes cierta disciplina de entrenamiento y, sobre todo, si encuentras rivales que estén a tu nivel. Porque, de lo contrario, este juego no da mucho más de sí.

Visita la página oficial para más información

No hay comentarios:

Publicar un comentario