12 de junio de 2014

¡Rumbo al Mundial! Euro Football Champ, Super Soccer e International Superstar Soccer 64

Hoy se inaugura el Mundial de Brasil y nosotros no paramos con nuestro particular repaso a los juegos de fútbol que recordamos con más cariño. ¿Harto de FIFA's y PES clónicos? Quizás te vaya bien desempolvar ese viejo disco o cartucho y volver a disfrutar con los títulos futboleros de antes. En esta ocasión no te pierdas los juegos escogidos por nuestros redactores: Euro Football Champ, el innolvidable Super Soccer e International Superstar Soccer. ¡Suena el pitido inicial!

[Primera parte]
[Segunda parte]
[Tercera parte]
[Cuarta parte]
[Quinta parte]



Euro Football Champ - Taito (SNES, 1992)
Por: Tiex

Uno no es amante del fútbol, ni seguidor de ningún equipo, pero si le ha dedicado horas de vicio a algunos juegos del deporte del balompié. Eso si, como buen amante del Arcade, no vais a encontrar juegos que simulen un partido de fútbol de verdad y prueba de ello este Euro Football Champ (1992), de Taito, por el que comienzo. Conocido como Hat Trick Hero en Japón, este cartucho es una conversión de recreativa, tal cual, con todo lo que eso conlleva, tanto para bien, como para mal. Incluso incluye una guía de controles en las opciones, al estilo Arcade, que a un servidor le vino muy bien, ya que me prestaron solo el cartucho.



Llegó a mis manos de forma totalmente aleatoria, porque me lo prestó un amigo, a cambio de otro de mi parte. Lo que más me atrajo y me sigue atrayendo, es su origen Arcade y se nota desde la primera partida. Jugar a Euro Football Champ en mi Super Nes era como tener una recreativa en casa. Jugabilidad directa, sin nada más, sin complicaciones de ningún tipo. Eso sí, sin echar monedas.




El juego te daba a elegir entre ocho selecciones de fútbol, curioso que no esté España entre ellas, más un capitán del equipo, de entre cuatro jugadores a elegir. Los partidos se desarrollaban de forma sencilla, en una única parte de 4 minutos de duración y siete partidos en total. Solo pasamos a la siguiente ronda si ganamos el partido. Todo sin alardes, pero el poder hacer uso de la violencia, sin que te viera el árbitro claro, dando incluso hasta puñetazos, le daba un plus al juego. Además, había situaciones en las que teníamos la posibilidad de hacer un super tiro, muy al estilo de la serie de animación de Captain Tsubasa (Oliver y Beji)Y todo el juego se controla haciendo uso tan solo de la cruceta y dos botones del mando. ¡Sencillez POWER!



Los modos de juego son variados, desde un jugador contra la maquina o enfrentar a dos jugadores, cada uno con un mando de control, también teníamos un modo de dos jugadores contra la maquina, bastante divertido. Otros modos nos daban la posibilidad de elegir una tanda de penaltis, en tres modos diferentes. Al finalizar cada partido, se nos contabilizaba los goles marcados, las faltas cometidas y un total de goles marcados en todos los partidos, otra referencia Arcade para el Hall of Fame.



Como curiosidad, el juego sabia que jugador había hecho un Hat Trick, de ahí el título original Japonés y las celebraciones de los goles venían acompañadas de un FX muy bien realizado gritando ¡Gol! Más una animación de los jugadores celebrando el gol. El árbitro también estaba presente en el campo y podías aprovechar los momentos en los que se caía, muy torpe él, para endiñar algún puñetazo al adversario y librarte de la amarilla que te daba si te pillaba. En definitiva, un juego sencillo, con una verosimilitud con el fútbol casi anecdótica, pero que encierra en sí mismo un juego con una jugabilidad a prueba de bombas.

Super Soccer - Human (SNES, 1991)
Por: Pedja

No se hizo esperar demasiado este Super Soccer. De hecho, seguramente fue una de vuestras primeras opciones para estrenar la flamante Super Nintendo que os habían regalado aquellas maravillosas navidades. El juego, desarrollado por Human Entertainment, destacaba de primera mano por un concienzudo uso del Modo 7. Así, la perspectiva de juego se colocaba en uno de los fondos del estadio, desplazándose la cámara con excelso virtuosismo gracias a la potencia de dicha técnica en el Cerebro de la Bestia.



Aunque los gráficos van un poco en la línea ‘deformed’, con jugadores alejados de lo estilizado y más cercanos a simpáticos futbolistas rellenitos y cabezones, el aspecto visual en conjunto resultaba notable, impulsado sobremanera por la suavidad del scroll de desplazamiento. Por su parte, el audio se impregnaba de lleno en nuestros recuerdos y lanzaba el juego hacia el puro espectáculo : cada selección nacional contaba con su propia melodía, bastante pegadiza en líneas generales, mientras que los efectos de sonido al golpear el balón o realizar entradas a ras de césped sonaban por encima de la música, recordando sobremanera a los que utilizaba la serie Campeones, aún de moda por aquella época.


La filosofía jugable de Super Soccer se alejaba bastante de cualquier rastro de simulación, dando paso al puro y duro arcade; de hecho, podíamos ver muchos detalles directamente importados de las recreativas más clásicas de fútbol: mucho juego físico, escasísima señalización de infracciones -el tackling nunca era falta, y la carga con el hombro muy de vez en cuando-, el árbitro que sólo aparecía para mostrarte tarjeta y, además, como sorpresa, en la fase final del juego… ¿el equipo Nintendo o el equipo de Undiano, Al-Ghandour, Ovrevo y el resto de personas non gratas para el fútbol? ¡Quién sabe!
No puedo quedarme sin destacar la facilidad que encontrábamos para hilvanar vistotas jugadas, dando pases al pie a diestro y siniestro, realizando cambios de juego bombeados y poniendo centros con efecto desde la banda para rematar. No faltaba el portero típico con melena al viento -todos los porteros estaban clonados unos de otros... ¿alguien pensó en Ed Warner, guardameta del Toho?- y un punto bastante hilarante: cuando intentabas rematar de cabeza, todos los jugadores en disposición de rematar saltaban a la vez, exhibiendo una enorme sincronización. En ese sentido me recordaba mucho al gran Match Day II de Jon Ritman.



Grandes aquellos lanzamientos de penaltis, donde los gráficos cambiaban a una perspectiva más cercana y con jugadores más estilizados, jugadores que, por cierto, caían en el más completo anonimato: nada de licencias por aquella época. Si tuviera que elegir un punto negro en el juego, me centraría en que La Roja no se encontraba entre las selecciones participantes. Ni siquiera llegamos a cuartos de final. Aún con todo, me congratula anunciaros que la frescura de la fórmula jugable de Super Soccer sigue vigente a día de hoy. No todos pueden jactarse de ello.

International Superstar Soccer 64 - Major A/Konami (Nintendo 64, 1996)
Por: David

Nintendo 64 no fue pródiga en juegos de fútbol, pero afortunadamente acogió una de las mejores sagas que ha llegado a sistema alguno, al menos en mi opinión. Cuando conseguí comprarme la flamante nueva consola de Nintendo, tuve que hacerlo soltando las treinta y tantas mil pelas del ala a un tipo que le había tocado en el famoso concurso de Game 40. No quedaba presupuesto para más, así que los primeros juegos que disfruté fueron alquilados en el videoclub. Primero Shadows of the Empire, luego Wave Race 64 y finalmente ISS64. Sorpresón máximo la primera vez que puse aquello en la TV del salón. Sonido cristalino, presentación de sobresaliente y musiquillas moviditas. Konami encargó a Major A adaptar los buenos resultados cosechados en las 16 bits y a fe que lo consiguieron.


Siendo un arcade futbolero, posee las suficientes características de los simuladores para que no caiga en el típico correcalles de muchos juegos de fútbol. El pase en profundidad (que acabamos por prohibir en los partidos VS entre mi hermano y yo) era soberbio, pero mejor el control de la pelota a base de toques, regates y fintas que tras unas horas con el mando análogico de la consola salían prácticamente solos. Posiblemente la jugabilidad y la diversión del cartucho de 64 megas era lo mejor de un título que también rebosaba de unas buenísimas cualidades técnicas a pesar de los comentarios en inglés y los nombres inventados amén de las limitaciones en equipos, etc.


No fue el mejor de la saga, de hecho el posterior ISS98, y el mejor, el ISS2000, superaron en todo este primer esfuerzo de Konami, pero para mi quedará para siempre en la retina aquella primera (y fugaz) partida en una tarde soleada y calurosa del verano malagueño tras haber corrido como un cosaco hasta el videoclub y vuelta a casa. PES y FIFA mirarían siempre por encima del hombro, pero, ¡ah! lo que se perdieron en diversión directa y sin complicaciones aquellos jugones, lo ganamos nosotros al insertar el cartucho en la ranura de la consola y empezar a pegar patadas al balón.



Y recordad que si no habéis tenido suficiente... ¡mañana más!

No hay comentarios:

Publicar un comentario