12 de mayo de 2014

Impresiones de Bravada. Rol por turnos muy ágil y desenfadado

Cuando cualquier jugón piensa en un juego de rol táctico y con celdas en el suelo, lo que normalmente se le viene a la mente es que pasará varias horas delante de la hoja del personaje meditando en qué repartir los puntos, o también pensará en combates lentos y tediosos en los que tendrá que elegir hasta con qué brazo atacar. No digo que esto sea algo malo, hay personas a las que les apasiona este tipo de juegos. Pero también hay gente que no se acerca al rol, los turnos, la estrategia y las celdas porque quiere algo más directo. Bravada es para este último tipo de jugadores. El primer juego de Interbellum consigue que los elementos tácticos y estratégicos del rol por turnos gocen de una agilidad que pocas veces hemos visto.


Bravada nos pone en la piel de un enano sin barba que sueña con vivir aventuras emocionantes. Tras una primera misión en el granero que nos sirve para hacernos con la tónica del juego, pasaremos a vivir una aventura de verdad: tendremos que ir en busca de la flor legendaria. Esta flor, según se dice, hará que a nuestro imberbe amigo le crezca una masculina y frondosa barba para así dejar de ser la vergüenza de la raza enana.



En el juego contralarás como un todo a un grupo de unidades, entre las que estará nuestro héroe y los aliados que hayas ido encontrado en el camino, cada uno, por supuesto, con sus propias características. La finalidad no es otra que ir avanzando, quitándonos de en medio a los enemigos que nos salgan al paso, hasta llegar al final del mapa, donde normalmente nos esperará el jefazo de turno. Los personajes atacarán en orden dependiendo de la velocidad de cada uno, pero lo harán de manera automática cuando el enemigo se encuentre en el radio de alcance. Debido a esto, la posición que ocupe cada miembro de nuestro equipo será fundamental para seguir con vida.



A medida que vas subiendo de nivel, podrás elegir si quieres subir la salud, el ataque o la defensa de nuestro héroe (en lugar de complicadas hojas de stats), además de ir equipándolo. Con respecto al resto del equipo, sólo podremos optar entre varias clases cuando subamos un número determinado de niveles. Por ejemplo, ¿quieres que tu pistolero tenga más alcance en sus disparos o prefieres que pueda disparar una vez con cada mano a corta distancia? El nuevo trabajo que le asignemos a su vez se ramificará, con lo que el número de clases al final se cuenta por cientos.



El núcleo de Bravada son los combates. Lo único que existirá entre un campo de batalla y el siguiente serán las secuencias al estilo cartoon que te irán contando la absurda historia del juego. Al final, Interbellum ha apostado por la simplicidad, cada guerrero sólo tiene un tipo de ataque que ejecutará automáticamente cuando las condiciones sean favorables. Así, verás a los espadachines pelear con el enemigo que tenga justo en la celda de delante, arqueros disparar a todo lo que entre en su radio de alcance, o enfermeros curar a las tropas que no estén demasiado lejos, todo ello sin hacer un sólo click. De esta manera, nuestras acciones se limitan a avanzar, posicionar a cada guerrero en un punto estratégico, y usar objetos de cuando en cuando (pociones, dinamita o hasta un amuleto que te permite clonar aliados).



Esto, que en un principio puede sonar aburrido y peligrosamente arbitrario, tiene más componente estratégico de lo que en un principio parece. Por supuesto, puedes ir como loco avanzando sin preocuparte mucho de cómo están distribuidas tus tropas, cosa que seguramente en dificultad fácil te dará un buen resultado. Pero si quieres algo más desafiante prueba a subir la dificultad y prepárate para sudar la gota gorda. Sin la profundidad de otros juegos basados en celdas, Bravada sabe hacerte pensar simplemente partiendo de cuatro o cinco reglas muy simples. Posiblemente gracias a esta simplicidad, Bravada tiene un dinamismo y una agilidad impropia de un juego de estrategia por turnos.



Música resultona (aunque repetitiva por momentos), simpático estilo superdeformed, centenas de enemigos, jefazos finales, diferentes localizaciones, dificultad ajustada o un gran sentido del humor que te hará soltar más de una carcajada son otras de las cualidades de Bravada.



Al probar un juego siempre decimos que es mejor o peor que este otro, o nombramos algunas fuentes de inpiración que parecen más o menos obvias. Sin embargo, se nos hace complicado comparar Bravada con otro juego porque no recordamos haber probado algo así antes. Está claro que Bravada no va a crear un antes y un después en el mundo de los videojuegos, pero ha sabido sacarse de la manga un estilo sorprendentemente ágil y ligero dentro de la profundidad que tienen por bandera los combates por turnos basados en celdas. O lo que es más importante, es un juego muy adictivo y tremendamente divertido, que al final es de lo que se trata, ¿no?



Bravada sale a la venta el 14 de mayo. Puedes bajarte la demo o comprarlo desde su web, comprarlo en Desura o votarlo en Greenlight para que vea la luz en Steam.

Por: PixFran

No hay comentarios:

Publicar un comentario