3 de abril de 2014

Las primeras horas de OUYA en la redacción de RetroManiac. ¿Nos ha convencido?

Desde hace ya meses que muchos agoreros en la Red se encargan de difundir a los cuatro vientos que el final de OUYA está cerca, o más bien, que el final ya ha llegado y que la consola nacida del Kickstarter lleva ya tiempo difunta, bajo tierra, 'sanseacabó', R.I.P... Muchos de ellos no han llegado a descubrir cual es el concepto real de la pequeña consola con forma de cubo, y han confundido un competidor con las grandes del sector como Nintendo o Sony, con una alternativa seria al videojuego indie. Otros si que parecen que la han calado desde el principio, y sus quejas se dirigen al catálogo algo inconexo de la consola, y a la competencia, feroz, que dispositivos puros Android están últimamente causando a OUYA. Razón no les falta, pero preconizar el fin de un aparato que se basa fundamentalmente en el apoyo de una comunidad independiente son seguramente ganas de crear titulares y seguir una corriente negativa que probablemente no lleva a ningún lado.

Se pronuncia "¡¡¡UUUUYAAAAA!!!"


En RetroManiac llevábamos desde el lanzamiento de la consola con ganas de hacernos con una, pero por una u otra razón nunca nos decidimos, hasta ahora, que una distribuidora española se ha animado a traer la consola de forma oficial a nuestro país, según David Santos, director de marketing de Badland Games "tras un largo tiempo de negociación con el distribuidor europeo que es a través de quien nos llegan las consolas. Les habían ofrecido el producto a otras empresas y Badland Games ha sido quien más interés ha mostrado y más duro ha luchado para traer esta “joya” al mercado español". El atractivo precio y la promesa de diversión inmediata alejada de la oferta típica de las videoconsolas atrae a un sector del público, normalmente ya con ciertos años y experiencias a sus espaldas: "El precio es de 99,99€, pero a diferencia de la versión online nosotros incluimos un código de descarga de 10€ para gastar en la tienda de OUYA". ¡Anda! Así no tendremos que limitarnos a probar demos, descargar los títulos gratuitos y tirar de emuladores. Además conlleva un efecto colateral muy interesante, y es que si bien en la consola vendida online había que necesariamente crear un usuario con una tarjeta de crédito, con este bono la cosa cambia como comenta David: "Con nuestro bono de descarga de 10€ no es necesario introducir tarjeta; sin este bono, sí sería necesario introducir una tarjeta de crédito, o comprar un bono e introducirlo". Indecisos, ¡es vuestro momento!

El pequeño tamaño y la ausencia de ruido son grandes bazas de OUYA

Convencidos ya del todo, sabíamos que la consola puede ser adquirida en cantidad de tiendas especializadas y otros centros de distribución, "en general se puede encontrar (si no se agota antes) en el 90% de los lugares normales donde se pueden encontrar nuestros productos, que son las secciones de videojuegos y tiendas especializadas de España", confirma David, aunque por desgracia no tuvimos suerte ni con Carrefour ni con Hipercor de la zona, y eso que ya había pasado más de una semana desde el día del lanzamiento oficial. Nada más que hablar, y ni cortos ni perezosos nos acercamos a una tienda GAME cercana para hacernos con la única OUYA que tenían en ese momento (y por cierto, con el embalaje abierto, como parece ser una manía bastante dudosa típica de las tiendas GAME), y rápidamente nos hemos vuelto a casa para enchufarla al televisor y ver con nuestros propios ojos de que va esto de la OUYA...

Cable de red, HDMI, USB, alimentación... Todo en un espacio realmente reducido


Situamos la consola junto a una WiiU y cerca de la Xbox360, configuramos un par de secciones y conectamos el cable de red a la consola (luego hablaremos del WiFi), mientras pensamos en un mercado alternativo del que OUYA podría ser la avanzadilla por derecho propio y que ciertamente hay sitio junto a las consolas de toda la vida, ¡no todo es Sony, Nintendo o Microsoft! "Bueno, la OUYA ocupa muy poco sitio y esperamos que mucho espacio :) La variedad enriquece,  esperamos que esta avanzadilla se convierta en una avanzada en toda regla”. Palabras muy prometedoras las de David... Seguíamos con la instalación del aparato. Al poco la consola se conectó rápidamente a sus servidores y decidió tomarse un pequeño lapso para actualizar el Sistema Operativo a la última versión. Mientras lo hacía divagamos con lo que podríamos encontrarnos en el catálogo de la consola. Ya sabemos que está plagado de títulos indie, de algunos títulos portados por las 'majors' del sector del videojuego, y de un buen puñado de emuladores y reproductores de vídeo. En teoría justo lo que se puede buscar hoy en día de un aparato multimedia completo, pero a nosotros lo que nos interesan son los juegos: "Aquí hay gustos para todo, que van desde el “Potatoman seeks the troof” hasta el “Amazing Frog”, pasando por su utilidad como media center, el “Bard´s Tales”, los emuladores…¡Uf, es una lista sin fin!". A esta somera lista habría que añadir los juegos de Locomalito por ejemplo, para nosotros razón suficiente para disfrutar de la manera más cómoda posible en la tele del salón. Maldita Castilla, Gaurodan, Verminian Trap... Fueron los primeros títulos en ser descargados en el pequeño disco interno de la consola. ¡Hay que apostar sobre seguro!

El diseño de la consola es bastante atractivo, aunque las partes de plástico
se rallan con espectacular facilidad. También atraen mucho el polvo.


Aunque en el maremágnum del catálogo de la consola, presentado de una forma muy similar a como lo hace Microsoft en 360 para los juegos indie o el Arcade, e igual de ineficaz, también nos encontramos con otros títulos prometedores e interesantes. Ahí están Heavy Recoil o el famoso Towerfall, uno de los abanderados de la consola. También hay un buen puñado de juegos que ya conocemos precisamente del apartado indie de la 360 que repiten, y los siempre agradecidos emuladores, mediante los que convertir a esta pequeña máquina en una 'bestia' de la diversión. De hecho, el 'port' de Mupen, el emulador de Nintendo 64 funciona mucho mejor de lo que esperábamos si bajamos la resolución y quitamos algún efecto o probamos otros filtros gráficos que el que se activa por defecto. Recordar al grandioso e incomparable International Super Star Soccer 98 (¡Sí!), recordar viejos combates espaciales en Lylat Wars (Starfox/wing) o dar un paseo en el fantástico Super Mario 64 son sensaciones geniales, repetidas, sí, pero geniales. Hubo que experimentar con la configuración del mando, ya que los botones por defecto no nos parecieron de lo más adecuado. En fin, SNES, NES, Atari ST, MAME... una plétora de emuladores que a poco que conectéis un disco duro externo a OUYA tendréis para no aburriros, jamás.

De lo mejorcito, en nuestra opinión, que encontraréis en OUYA

Vale, pero insistimos en los juegos nativos para la consola. ¿Qué pasa con ellos? Ya hemos visto que muchos vienen del mundo Android, con el que OUYA comparte algo más que el corazón, que otros son conversiones de juegos indie de Xbox 360, otros son de PC... ¿Hay algo exclusivo? ¿Importa acaso? A nosotros no, desde luego, aunque hay que reconocer que para cierto tipo de público las exclusivas son precisamente las que les da pie para adquirir uno u otro sistema. ¿Hacia donde va la consola con este cariz? Le preguntamos a David. "Nuestras expectativas pasan por dar una oportunidad al mercado español y acercarse a una consola tan “especial” y tan “carismática” por un precio asequible para un dispositivo de estas características. El público hacia el que nos dirigimos es bastante amplio. Lo cierto es que en un primer momento puede parecer una consola muy especializada para el “jugón”; sin embargo, por su catálogo y dada su versatilidad es una consola para cualquiera en la casa, niños, adultos, aficionados al cine, a la música, y dirigida a los que viajan… ¡en un neceser caben la consola y el mando!". Sí, sin duda, pero tras nuestros primeros días con la consola es cierto que necesita algo más, quizás que las normas de publicación en la consola sean diferentes, que el concepto de 'abierto' y 'hackeable 100%' se conviertan en una norma, que las limitaciones que nos hemos encontrado (ahora vamos con ellas), no sean un impedimento. La consola y su catálogo molan, pero no es suficiente. El apoyo de algunas empresas clásicas es interesante, "algunas compañías grandes como Sega o Square-Enix apoyan a la consola desde su lanzamiento, pero un gran valor es la facilidad en el desarrollo y en la distribución", pero parece haber sido un soporte efímero, queda trabajo por hacer.

Sega también se animó a publicar algunos de sus juegos en la consola

¿Y el mando? El mando de OUYA fue casi desde el principio objeto de críticas y comentarios de todo tipo. Es un mando que se conecta a la consola mediante bluetooth, que funciona con dos pilas tipo AA que van 'escondidas' en los 'cuernos', y que incluye dos joysticks analógicos, una cruceta, cuatro botones frontales, y cuatro en la superior trasera, dos de ellos a modo de gatillos analógicos. A todo esto le sumamos una pequeña zona táctil sobre la que podemos pasar el dedo para actuar como si de un ratón fuera. El tacto es correcto, los materiales normales, la manera de introducir las pilas algo rudimentaria (hay que quitar toda la parte anterior del mando), y la cruceta, desgraciadamente, muy mediocre. Puede que el arte de las crucetas digitales se haya perdido, o que ya a nadie les importe, o que estamos acostumbrados al trabajo que Nintendo suele bordar en este sentido, pero es que la cruceta de OUYA no nos entiende, o nosotros no la entendemos a ella, y en muchas ocasiones veremos que preferimos jugar con el analógico (si el juego o programa lo permite), antes que con la cruceta. Lástima.

Ya nadie hace crucetas digitales de calidad. ¿Dónde está mi G&W?


Su naturaleza blueetooth también permite utilizarlo en nuestro ordenador por ejemplo, aunque con resultados dispares según versión de Windows y drivers disponibles. En Mac hemos tenido la mala suerte de que si tenéis un ordenador con SO anterior a Mavericks, será detectado como un ratón y todo se irá al traste, no hay manera de configurar aquello. Existen unos drivers no oficiales para arreglar este desaguisado, pero utilizado bajo vuestra responsabilidad. Con Mavericks parece ser que no es posible configurarlo, y la gente de OUYA se niega a ofrecer ni soporte ni una pequeña pista para que algún cándido desarrollador pueda darle salida a este embrollo. Una pena desaprovechar así el mando. OUYA también es compatible con otros mandos de control, como el de PS3 (muy fácil de configurar por lo visto), el mando de Xbox 360 y el Wiimote, algo más complicado. Así que si tenéis alguno de estos por casa puede que merezca la pena aprovecharlos, sobre todo para emuladores.

El multijugador de Towerfall promete horas de diversión

Otro problema que nos hemos encontrado es con la configuración de nuestra WIFI, y es que parece que las opciones de seguridad que tenemos configuradas en el router no le hizo ni pizca de gracia y no terminaba de conectar nunca. Sin restricciones de seguridad no había problemas. ¿Con seguridad? No hay conectividad. Extraño, ya que la tableta de la recreativa de Matamarcianos, Android, no da problemas, al igual que ninguno del resto de cacharros que hay en casa y que se conectan vía WIFI. No importa en un principio ya que la consola junto a la tele tiene asegurada su buen cable ethernet, ¿pero si la quisiéramos llevar al dormitorio para ver alguna peli? Sin conexión tendríamos que cargar los vídeos en algún dispositivo USB, y eso no mola. Hablando del multimedia, en el catálogo de OUYA destacan dos aplicaciones sobre el resto. XMBC y PLEX. Ambas basadas en el popular reproductor que se hizo famoso en los tiempos de la primera Xbox (PLEX ha derivado a otra cosa, todo hay que decirlo), la verdad es que cada una cumple con lo que promete... casi en todo. XMBC no puede con los vídeos más grandes a 1080p (lo esperable), y PLEX, que funciona como Chromecast y similares (parte servidor, parte receptor), si que puede con ellos pero a cambio de perder la lógica calidad y compresión que efectúa la parte servidor a la hora de enviar los vídeos. En cualquier caso sirven a su propósito bastante bien.


A mi lo que me mola es jugar...


En definitiva nuestras primeras horas con la máquina han sido positivas. Es cierto que podrían haberse pulido determinadas cosas, y que a poco que la consola gane un poco más de apoyo por parte de desarrolladores con calidad, nosotros al menos no tendremos quejas de su catálogo. Es un complemento, algo diferente y separado del mercado de videoconsolas habitual, y que ahora con el OUYA Everywhere, una forma de disfrutar de los juegos desarrollados para el sistema en otros dispositivos hardware como televisores, otras consolas quizás el nombre gane aún más adeptos: "La consola tomará más sentido. Quiero decir, se puede disfrutar del catálogo de la OUYA en más dispositivos, lo que hará que se apunten más desarrolladores y al aumentar el catálogo, ¿qué mejor máquina que la OUYA para jugar a sus juegos? Por diseño, tamaño, ruido, no creo que tenga un rival por el momento a su altura, sigue siendo la ideal para ir de viaje y no ocupar sitio."

OUYA suma puntos en RetroManiac


En cierto modo el futuro de la consola está ahí delante de nuestras narices. Todo dependerá, como siempre, del apoyo de la comunidad y del interés de sus creadores en seguir en la brecha. La diversidad de dispositivos y mercado puede que baje las estimaciones de usuarios, pero eso a nosotros no nos preocupa. Lo que nos gusta es que podemos disfrutar de un catálogo suficiente a estas alturas, de un buen puñado de emuladores y programas multimedia más que interesantes, de una capacidad adaptativa enorme y todo ello en una cajita de reducidas dimensiones que se presta a las partidas multi como no puede hacer una portátil Android por ejemplo, a un precio asequible, y sencilla de utilizar. Así que sí, a pesar de algunos detalles por pulir, OUYA nos ha convencido.

Gracias a David Santos por contestar nuestras preguntas. Visita la web de Badland Games, distribuidores de OUYA en España

Más info en OUYA.TV

Foros no oficiales de la Comunidad OUYA muy interesantes

2 comentarios:

  1. Es cierto que xbmc da algunos problemas con los mkv a 1080, yo también me lo esperaba, pero más por el propio reproductor que por el aparato. Estoy curado de espanto de trastear con RaspberryPi y el programa así que se me ocurrió probar a bajar el VLC... y los mismos vídeos se mostraron fluidos xD. Es mucho menos elegante, pero funciona :P

    ResponderEliminar
  2. No tengo OUYA para probar, pero el XBMC que está en mi HTPC permite seleccionar en opciones el visor para el video.

    Asi que tal vez se arreglaría instalando VLC y diciéndole al XBMC que use VLC para reproducir en lugar del visor interno.

    Por lo que veo es una solución bastante frecuente:
    http://www.janosgyerik.com/using-xbmc-with-an-external-player/
    http://wiki.xbmc.org/index.php?title=External_players

    ResponderEliminar