10 de febrero de 2014

Impresiones con Gigantic Army. ¡A vueltas con los mechas gigantes en 2D!

Muchos hemos crecido con aquellos geniales animes japoneses de mechas, o dibujos de naves y robots, a falta de un término adecuado por aquel entonces. Hemos disfrutado como enanos de series como Mazinger, Macross o Robotech, y, como no podría ser de otro modo, hemos disfrutado ansiosos de los pocos juegos que han atravesado nuestras fronteras con dicha temática. Para renovar nuestros votos nostálgicos y darle vidilla al subgénero de mechas en 2D, con grandes juegos en su haber como la saga Assault Valkyrie (nos encanta ese Cybernator de SNES), Front Mission: Gun Hazard, o el más reciente GunHound EX de PSP, de los que bebe más o menos directamente, los chicos de Nyu Media nos traen desde Londres “Gigantic Army”, la última creación del afamado estudio doujin Astro Port, creadores a la sazón del estupendo matamarcianos Satazius.


Por unos 5 euros puedes ponerte a los mandos del GMR-34 SALADIN en este juego de desarrollo lateral con gráficos totalmente en dos dimensiones, aspecto similar a un juego de salón recreativo o videoconsola de 16 bits pero a mayor resolución, y disparos, muchos disparos por todas partes u que debemos ser muy cuidadosos de esquivar o detener. Y sí, digo detener porque una de las capacidades de nuestra máquina es cubrirnos con un escudo. Sin embargo, no por ello estamos exentos de esquivar, pues dicho escudo tiene una barra de energía limitada que, una vez agotada, nos privará de su protección. Es por ello que será mejor intentar siempre esquivar los proyectiles enemigos y guardar dicho escudo como último recurso.

Gigantic Army

El control puede hacerse algo complejo al principio para los neófitos en éste tipo de juegos pues tiene no pocas opciones que manejar. Al típico movimiento, salto y disparo de juegos como Metal Slug hay que añadir poder deslizarse, un pequeño vuelo, disparar de forma continua en una dirección mientras nos desplazamos en otra, siendo además la re-orientación del arma algo lenta (coherente con la máquina que se supone que llevamos), o el uso del escudo de forma direccional también, todo a la vez.

Gigantic Army

Durante los seis niveles de que consta el videojuego, nos iremos encontrando además numerosos items con diversas utilidades típicas: aumentar el tiempo límite de que disponemos para concluir la pantalla, mejorar la vida del mecha o el escudo, etcétera. Al final de cada una de esas fases nos enfrentaremos, como no, al consabido jefe final de fase. Grande, fuerte, con mucha vida y, afortunadamente, una rutina que aprender y dominar para poder vencerlo. Como podréis imaginar habrá armas para elegir, desde el mismo comienzo del juego. Podremos escoger una combinación de arma principal y secundaria, aquí no hay ningún pack ganador, todo depende de los gustos de cada uno, pues cada elección tiene sus puntos fuertes y débiles.

Gigantic Army

En cuanto a la dificultad del juego, como era sana costumbre antaño, podemos elegir entre varios modos. Cuatro, para ser exactos, se nos muestran al comienzo del juego. Desde fácil hasta un descriptivo “locura” que se disfruta y se sufre a partes iguales. Recientemente el juego ha conseguido superar la campaña aen Greenlight ya aparecerá en breve en el popular sistema de descargas de Valve. Los autores prometen para entonces 42 logros, cromos y una versión para Linux que se encuentra en su recta final.

Gigantic Army


Visita la web oficial de Gigantic Army para más info y descargar una demo

No hay comentarios:

Publicar un comentario