3 de febrero de 2014

Impresiones de Gnomoria. ¡Haz prosperar a tu propio reino de gnomos!

Robert West era un desconocido gamer que desde pequeño tenía un sueño, quizás no muy diferente al de cualquiera de nosotros: crear sus propios videojuegos. Tras unos cuantos años adquiriendo experiencia en la industria videojueguil, decidió que era el momento de fundar su propia compañía, Robotronic Games, para crear él mismo los juegos a los que le encantaría jugar y que no encontraba en el mercado. Así pues, en julio de 2011 empezó a desarrollar lo que sería el primer proyecto de su joven compañía. De esta manera nació Gnomoria, un juego en el que tienes que levantar un reino de gnomos partiendo de la nada casi absoluta, y hacerlo prosperar, con todo lo que eso conlleva. Hace relativamente poco, el juego, sin ni siquiera estar terminado, contó con el apoyo de los jugones que lo iban conociendo, permitiéndole ver la luz en esa cosa llamada (quizás os suene) Steam. Gnomoria, aún en fase de desarrollo, está vendiendo bastante bien (si el juego ya es así, ¿qué no será cuando esté terminado?), y Robert West, no sólo ha dejado de ser un desconocido, sino que además se ha hecho un gran hueco en el, nunca fácil, mundillo indie.


Gnomoria empieza con un mapa generado proceduralmente en el que ves a un reducido número de gnomos y dos yaks, eso es todo lo que tienes para empezar tu gran reino. Ahora bien, cualquier cosa que ves en ese mapa puede ser descompuesta y reconstruida para tus propios fines en el lugar que quieras. Artesanía, granjas, ornamentos, murallas, trampas y un sinfín de elementos más que deberás tener en cuenta a la hora de hacer crecer tu ciudad, ya que será el propio reino el que te vaya pidiendo más cuidados a la vez que vas haciéndolo crecer. Por supuesto cada gnomo tendrá su oficio y será hábil en alguna disciplina en concreto, y será completamente imprescindible dominar las cadenas de producción para hacer prosperar al reino como es debido.

Este podría ser el comienzo de tu aventura
Además de poder movernos a lo largo y ancho del mapa, también podremos hacerlo en profundidad, y no estamos hablando de dos ni tres niveles de profundidad en el terreno, sino de un número bastante mayor tanto hacia como hacia abajo. Podremos cavar muy, pero muy hondo en la tierra en busca de valiosos recursos, o escalar a los picos más altos, o incluso hacernos hueco a través de las montañas y construir dentro de ellas. Cuando empieces a acumular algo de riqueza comenzarán a llegar otros gnomos nómadas a tu reino y se unirán a tu causa, pero cuidado, tus riquezas también atraerán a enemigos que intentarán arrebatarte lo que tanto sudor te ha costado construir.

Esos yaks te sacarán de algún apuro

Jugar a Gnomoria es pensar irremediablemente en Dwarf Fortress, una influencia que, según reconoce el propio Robert West, ha sido la principal fuente de la que bebe su juego. De hecho, algunos aseguran que Gnomoria es lo mismito que Dwarf Fortress, sólo que con gráficos y jugable con ratón. Yo no llegaré a tanto. Si bien es verdad que sin Dwarf Fortress no existiría Gnomoria, también es cierto que, aunque Gnomoria no es en absoluto simple, Dwarf Fortress tenía una complejidad y una cantidad de posibilidades difícil de imitar. Sea como fuere, el creador del juego asegura que juegos como Dungeon Keeper, The Settlers, The Incredible Machine o hasta The Sims, también han formado parte de sus influencias.

Puedes cavar y construir guapadas como esta dentro del terreno


Si vienes de Sim City, Age of Empires o Theme Park y no has pasado por Dwarf Fortress, es posible que al principio te sientas bastante abrumado por la cantidad de opciones que Gnomoria te planta encima de la mesa. Es normal. No vas a dominar Gnomoria en un par de minutos, ni siquiera en un par de horas, este es un juego al que vas a tener que echarle tiempo y en el que seguramente cometerás un montón de errores en tus primeras partidas. Pero si confías en Gnomoria y le dedicas algunas horas hasta que te familiarices con él, el juego te devolverá el tiempo invertido, multiplicado por mil, en forma de diversión. Merece mucho la pena.

No pasará mucho tiempo hasta que tengas que resguardarte de tus enemigos


Tu opinión sobre el aspecto del juego también dependerá mucho de lo que hayas jugado antes de llegar a Gnomoria. Si no conoces Dwarf Fortress, Gnomoria te parecerá algo cutre gráficamente; por el contrario, si lo has jugado, el aspecto de Gnomoria te gustará bastante. Por aquí pensamos que cumple con creces lo que se espera de él a nivel estético, sin llegar a impresionar: entorno simpático donde sabes sin problemas qué es lo que está sucediendo a tu alrededor, cosa que puede parecer de perogrullo, pero no lo es en absoluto en un juego de estas características. Lo que sí nos ha gustado especialmente ha sido el apartado sonoro, en el que destacan unas melodías ochobiteras de lo más pegadizas y que encajan como un guante en el ambiente del juego.

Los menús te proporcionarán valiosa información

Una vez más, estamos ante un juego que no es para todos los públicos. Si quieres acción desde el minuto cero o si sólo tienes media hora de ocio en tus fines de semana, huye de Gnomoria, te parecerá complejo, lento y aburrido. Sin embargo, si eres paciente, te gusta ir aprendiendo paso a paso y si lo tuyo son los juegos del tipo “construye tu propio imperio”, Gnomoria tiene muchos grandes momentos guardados para ti. Por supuesto, si te gustó Dwarf Fortress, Gnomoria es una compra obligada. Horas y horas de diversión en un juego en el que siguen saliendo actualizaciones periódicamente, y que promete ser aún más grande de lo que ya es.

Las posibilidades de Gnomoria son enormes

Por: PixFran

Más info en la web oficial del juego

1 comentario:

  1. Recientemente he descubierto que están disponibles para descarga antiguos números de la revista MicroManía. Están en diversos formatos y por lo que he visto el que mejor se ve es el PDF.

    https://archive.org/search.php?query=collection%3Amicromania-segunda-epoca&sort=-publicdate

    ResponderEliminar