28 de enero de 2014

Impresiones con UNEpic, el ‘roguelike’ que siempre quisiste jugar en tu consola

Puede que poco a poco el catálogo de descargas digitales de WiiU se convierta en el reducto favorito para los grupos independientes a la hora de publicar sus juegos. Y nosotros tan contentos, sobre todo si se tratan de productos con tanta calidad y mimo como esta genial conversión del UNEpic de PC. Han tenido que pasar varios años desde que Francisco Téllez pariese esta particular visión de los juegos de exploración, aventuras, RPG, acción, plataformas (y lo que se tercie), hasta conseguir el respeto y la admiración de círculos más allá del ‘indie’. Si en un principio se le denegó la entrada en Steam por cuestiones absurdas, luego poco a poco el tiempo le ha ido dando la razón al bueno de Fran, y, en nuestra opinión, haber conseguido llevar su creación hasta una consola ‘mainstream’ como WiiU de la mano de los siempre diligentes EnjoyUp con Julio a la cabeza, es el culmen de todo ese trabajo y ahínco por un producto sobresaliente habida cuenta de los recursos con que ha sido creado.


Pero empecemos por el principio, ¿no conoces UNEpic?, pues ponte cómodo y disfruta, porque quizás es precisamente el juego que andabas buscando para echar unas horas tan ricamente frente al televisor. Encarnamos a Dani, un mediocre jugador de rol que en mitad de una partida en casa de unos amigos es transportado a un oscuro y húmedo castillo: “¿Dónde está el lavabo?, ¿qué ha pasado con las birras que había sacado el ‘master’ de la nevera?, ¿dónde narices estoy?” Y es que pronto comenzaran los problemas. A la seguridad de la casa donde quedan para echar sus partidas roleras, le sigue un enorme castillo repleto de trampas, criaturas malignas, escenarios laberínticos y trillones de objetos y armas que podremos utilizar. Tampoco vamos a pensar mucho más en nuestras nuevas circunstancias, que somos unos ‘echaos para adelante’, así que ni cortos ni perezosos encendemos nuestro poderoso mechero y damos nuestros primeros pasos en esta estupenda aventura. Pronto se nos unirá un nuevo personaje, una especie de sombra que fracasa en su intento por poseernos, y la historia se irá desvelando ante nuestros ojos a camino entre el típico desarrollo de una partida rolera y el sentido del humor repleto de referencias culturales de cualquier ámbito del que hace gala el juego.

¿Pero no estábamos jugando al rol tranquilamente en casa?

No os desveláramos más de su desarrollo, pero si que os contaremos como funciona la mecánica de UNEpic, eso que le hace ser tan terriblemente adictivo a pesar de la aparente sencillez de su puesta en escena. En esencia el juego es un título de exploración rolera. Contaremos con un mapa que nos irá mostrando las diferentes estancias, mogollón (repetimos, mogollón), de ítems, objetos y armas que podemos portar y combinar, hechizos que aprenderemos, subidas de nivel a go-go, ‘sidequests’ de esas de reintentar un montón de veces, y una misión final claro: ¡Escapar del puñetero castillo con vida!. Los primeros compases serán sencillos, aprenderemos el uso del inventario, algo abrumador al principio, aunque pronto es fácil hacerse con su funcionamiento, y comprenderemos la estructura de los escenarios, dotada de una zona central de puertas a modo de atajos, cancelas que requieren llaves especiales, y, lo más importante, una zona donde guardar nuestro progreso y restablecer la salud. Afortunadamente podremos hacernos con un anillo especial que nos permitirá volver a este lugar siempre que queramos.

Es imprescindible que subamos de nivel a medida que avancemos

No faltarán los personajes con los que intercambiar objetos, otros que nos propondrán misiones secundarias (las quest), los enemigos de todo tipo, los jefes finales y las trampas, muchas, por cierto. La luz también juega un papel muy importante y será conveniente encender toda antorcha que nos encontremos por nuestro camino, no solo para ver mejor donde pisamos, sino también porque algún secretillo seguro que esconden, y si no al tiempo. A Fran también le ha dado tiempo a esconder una serie de retos muy interesantes, y que alargan aún más la vida del juego. Si buscamos bien encontraremos esparcidos por el escenarios unos símbolos especiales que nos propondrán superar un reto, por ejemplo, esquivar durante un tiempo una lluvia de rocas. Especialmente indicados para compartir nuestros progresos en la comunidad Miiverse, un acierto por parte de Nintendo y Fran.

Las sidequests pueden ser muy complicadas de superar

Técnicamente el juego es sencillo, cuenta con gráficos definidos, algo pequeños y poco variados, pero suficientes para representar personajes y situaciones en un juego de este tipo. El efecto de la iluminación está muy bien conseguido y la banda sonora atmosférica cumple con su cometido con creces. En cuanto al doblaje, una novedad posterior al lanzamiento original del juego, es más que notable, con algunas voces (como la de Dani), que sobresalen sobre el resto. Otras quedan más apagadas y menos expresivas, pero hay que reconocer el esfuerzo y el gran trabajo realizado para doblar todos los diálogos del juego. Nos encanta cuando nuestro querido protagonista se vuelve histérico e indolente… ¡pobre Dani! ¡Lo que le espera!

¡Bajando a las minas!

Lo que más llama la atención de UNEpic es lo bien que funciona todo el conjunto, lo bien que encajan las piezas de este puzle audiovisual y jugable, adictivo como el que más que nos empuja a seguir explorando las profanidades del castillo, a resolver las divertidas quest, y en definitiva, a descubrir al final que narices ha pasado para que nos veamos de pronto atrapados en una realidad alternativa. El trabajo de Fran en cuanto al diseño de niveles es impecable, y es donde reside su éxito más allá de unos valores de producción altísimos para ser un juego que en esencia está creado por una sola persona. La historia, los chistes, el sentido del humor y las referencias culturales son un añadido que recibimos con alegría los jugones en la treintena o más. Es de agradecer como algunos juegos, sobre todo independientes, trascienden la esfera del videojuego y se filtran en nuestro entorno. Provocan empatía y reconocimiento, algo que no está muy explotado en este de los videojuegos y que Fran, nuevamente, alcanza gracias a encarar el producto con humildad y gustos afines.

Reorganizar el inventario y crear atajos es más sencillo con el mando e WiiU

¿Y la conversión para WiiU? Sinceramente, mejor no podría haber salido, es como si UNEpic hubiera sido pensado para la consola de Nintendo. La posibilidad de jugar totalmente offline es un acierto, y personalmente nosotros utilizamos más el mando tableta como si de una portátil se tratara, sorprendiéndonos como pasan las horas a tres habitaciones de distancia de la consola. El zoom en el mando, otro acierto imprescindible. Al cabo de treinta minutos manejaras el mando como si fueran una extensión de tus manos: Recojo arco, lo asocio a un atajo, quito zoom, echo un ojo a la estancia, pongo zoom, esquivo trampas, disparo flecha, cambio a la maza… El sistema de inventario ideado funciona. Es ágil y los atajos intuitivos y necesarios. También se puede jugar en la pantalla de la televisión y dejar el mando como sistema de inventario directo. Mola pero los gráficos tan pequeños quizás puedan despistar a más de uno en los pantallones planos de hoy en día. La verdad es que nos sentimos más cómodos en la tablet, al menos en nuestra configuración del salón.

Será mejor que encendamos algunas antorchas...

No podemos más que dar la enhorabuena a Fran, a todas las personas que han trabajado con él (ilustradores, programador para la versión WiiU), a EnjoyUp y a Nintendo por apostar por un juego así en una consola dirigida al gran público. Sólo hay que echar un vistazo al grupo del Miiverse para comprobar que los jugones disfrutan con las horas de entretenimiento que proporciona UNEpic, que la acción directa, la exploración, la aventura en definitiva, sigue gustando, y que en la sencillez de planteamientos es quizás donde reside el éxito. Ni más ni menos, ¿verdad?

Página oficial de UNEpic

Página en Nintendo sobre el juego

Visitamos a Fran en su casa para que nos muestre UNEpic

1 comentario: