19 de diciembre de 2011

Los mejores juegos indie de 2011

El año está a punto de terminar y echando la vista atrás podemos decir sin temor a equivocarnos que ha estado repletito de buenos juegos, algunas sorpresas y muchas horas de diversión. Ya sea para las consolas de sobremesa de 128 bits, tu móvil, para el ordenador compatible, las portátiles, los sistemas clásicos... lo cierto es que la oferta cada vez es más amplia y aquí los únicos beneficiados somos nosotros, los jugones. Plataformas de nuevo cuño, títulos arcade, conversiones de viejas glorias, nuevos desarrollos en Spectrum... ¿alguien da más?

Hasta hace unos años toda esta diversidad en la oferta "videojuegueil" no existía o era mucho más compleja de acceder, hoy en día, gracias a internet y a las diferentes plataformas de distribución digital en la red, tenemos a nuestro alcance juegos desarrollados por pequeños grupos de programación que realizan auténticas joyas muy al estilo de como se realizaban videojuegos allá por los años 80. Los juegos indie, o independientes si queréis, suelen tener además otro tipo de filosofía y arriesgar más en sus mecánicas, diseño gráfico o ejecución. A veces salen bien, otras mal, a veces son productos totalmente surrealistas como el reciente Keyboard Drumset Fucking Werewolf de Cactus, y otras veces son deudores de mecánicas arcade clásicas como Viriax de Locomalito. El caso es la variedad y libertad de elección, alejada de los típicos "correcalles" repletos de marines espaciales y combos infinitos.

Así que en RetroManiac queremos rendir homenaje mediante una especie de "top" a todos esos juegos y a las personas que están detrás de ellos y que han puesto toda su ilusión y empeño en producirlos. A veces de forma desinteresada, demostrando a todos como los juegos gratuitos son igualmente disfrutables y están dotados de mucha calidad, y otras veces pagando pequeñas cantidades de dinero a cambio de un producto cuidado e igualmente adorable.

Os hemos preparado un pequeño listado sin orden de preferencia que esperemos que os guste y que por su temática o estilo se adecuan a los juegos que comentamos en RetroManiac. Hemos intentado mezclar un poco entre géneros y plataformas, y es posible que nos dejemos este o aquel juego que en vuestra opinión merecería aparecer aquí. Si es así, ¡no os calléis! y difundidad la palabra de ese título que tantas horas de diversión os ha proporcionado y crees que merecería la pena que fuera más conocido. Con todos vosotros, los premios indie 2011 de RetroManiac...

Viriax (Locomalito)
A principios de año Locomalito nos regaló con otro de sus juegos repletos de acción y jugabilidad. Viriax es una especie de plataformas-shooter-juego de habilidad mezclado con suma precisión y muy buen hacer. En el papel de un virus letal, tendremos que abrirnos paso a través de las defensas del cuerpo humano para ir eliminando poco a poco todos los órganos. Nuestros enemigos, los glóbulos blancos y una especie de chip artificial implantado por los científicos en el cuerpo, no nos pondrán las cosas fáciles, pero así y con todo lograremos atravesar las fases divididas cada una en 80 niveles de altura y generados de forma aleatoria. Todo un reto. Los gráficos son sencillos pero rematadamente bien realizados y funcionales y la música corre a cargo de otro habitual, el genial Gryzor87. Termina por bordar el juego el trabajo de Marek Barej a cargo de las ilustraciones promocionales.

Controlando el virus teníamos que
llegar hasta la parte superior de los niveles
Por su sencillez sintetizada en un pequeño programa totalmente gratuito, y porque virtualmente siempre es diferente, creemos que Viriax se merece estar en nuestro top de 2011. ¡Ah! Y no os perdáis el excelente trailer de lanzamiento que montaron sus autores...

Unepic (Francisco Téllez)
Seguimos con juegos españoles, y es que últimamente el software patrio está que no para. En este caso dejamos a la jugabilidad más arcade para pasarnos a una aventura plataformera con muchos toques de rol y sentido del humor. En el papel (papelón mejor dicho) de nuestro personaje, tendremos que escapar de un enorme castillo repleto de trampas mortales, enemigos que acechan en las sombras y laberínticos pasadizos mientras tratamos de burlar a la muerte y recorremos el enorme mapeado. Los continuos guiños hacia películas, juegos de rol de mesa, trilogías cinematográficas no son más que una parte de todo lo que os espera jugando con Unepic. Fran ha embutido en su juego lo mejor de cada uno de los géneros que comentábamos antes dotándolo de una personalidad propia muy marcada que lo hace si cabe, aún más atractivo. Escarceos en la historia aparte, lo que de verdad nos gusta de Unepic es su desarrollo que engancha irremediablemente a pesar de la aparente monotonía a la que nos enfrentamos. Gracias a un sistema de inventario muy trabajado que nos permitirá recoger todo tipo de objetos, pociones y hechizos, además de combinarlos, las sorpresas a medida que avanzamos están garantizadas.

Perdidos en las mazmorras...
Es sin duda una opción más que sobresaliente para pasar unas buenas horas de diversión entre las sombras y luces de sus decorados mientras descubrimos como leches hemos acabado en un frío castillo si estábamos simplemente disfrutando de una partida de rol con los amigos. Además, Fran suele actualizar el juego con nuevos objetos, armamento, etc.

Wizorb (Tribute Games)
Cuando nos enteramos, casi por carambola, del proyecto de Jonathan Lavigne, pensamos lo que probablemente cualquiera de vosotros hubiera pensado también, ¿otro clon del Breakout? Y no es para menos, "el muro" habrá sido uno de los juegos más copiado en esto de la historia de los videojuegos, y sus orígenes se remontan nada más y nada menos que al Pong, cuando todavía el ocio electrónico andaba en pañales. A sabiendas de esto, y de que Arkanoids hay muchos ya, Lavigne decidió otorgarle a su creación un pequeño componente rolero, que si bien no deja de ser sutil, si que ayuda a que Wizorb e convierta en un título más atractivo de cara al jugador curtido. Las magias que podemos ejecutar, los movimientos especiales, la historia que nos rodea (ayudando al pueblo y a sus habitantes) y esos gráficos pixelados tan rabiosamente geniales, contribuyen en gran manera a que veamos a este clon con otros ojos. Es verdad que una vez que nos ponemos a los mandos no deja de ser una versión de tan manido concepto, pero no es menos verdad que funciona y os lo pasaréis bastante bien frente a la pantalla.

Sí, es lo de siempre, pero actualizado y mejor.
Disponible tanto para Xbox 360 como para PC Windows, Wizorb es una buena alternativa si buscáis recordar mecánicas tan viejunas como vosotros, pero remozadas y con un pequeño lavado de cara que le ha sentado realmente genial.

Cthulhu Saves the World (Zeboyd Games)
Reconozco que no soy lo que se dice un fan de los juegos tipo Final Fantasy, y si hay algo que me irrita profundamente son los combates por turnos y los encuentros aleatorios con los enemigos mientras deambulamos por el mapeado de un juego, pero hay algo en Cthulhu Saves the World que me atrapó durante unos días y que no dejó que soltara el mando hasta bien avanzada la historia. ¿La razón? Probablemente porque a fin de cuentas se trata de una pequeña parodia, de un reconocimiento a esos jrpgs típicos en los que los combates por turnos y los encuentros "casuales" están a la orden del día, ya sabéis, títulos como Dragon Quest o el propio Final Fantasy. Pero también porque el universo en el que está ambientado es fascinante y me encanta. Desde aquella lejana aventura gráfica Shadow of the Comet no me lo había pasado tan bien en un juego ambientado en el universo "lovercraftiano", y aunque este título indie tiene sus problemas, sobre todo en las mazmorras, que en ocasiones son un follón a la hora de recorrerlas, el sistema de combate está tan trabajado y posee tal profundidad que sorprende lo rápido que pasa el tiempo a sus mandos.

Atentos a los textos de los combates...

Gráficos graciosetes, una banda sonora correcta y un guión y chascarrillos que harán que te partas la caja a cada minuto que pasas junto a este sencillo pero hilarante RPG.

Frozen Synapse (Mode 7)
Otro ejemplo de juego indie venido a más. Apareció en mayo de este año y causó un gran revuelo gracias a su mecánica de estrategia por turnos con toques "tácticos". En cierto sentido se asemeja a intentos anteriores en el género como Rainbow Six o X-Com (salvando las evidentes diferencias), pero lo bueno de Mode7 es que en su juego se han quedado únicamente con lo que importa: planificar nuestro siguiente movimiento cuidadosamente y eliminar al enemigo con nuestras armas. ¿Os suena? En realidad podría ser la evolución del ajedrez en un futuro lejano, ya que Frozen Synapse únicamente nos obliga a pensar nuestros movimientos, en como situar las unidades, jugar con el tiempo y las habilidades para agacharnos, apuntar, etc. No requiere tampoco un aprendizaje largo y complejo que nos aburra hasta la extenuación antes de jugar con tutoriales absurdos a rebosar de texto, podremos echar partidas cortas, meternos de lleno en campañas, disfrutar de un modo multijugador épico y preocuparnos nada más de nuestra propia estrategia, obviando elementos extra que sólo nos distraen, objetos superfluos o mecánicas excesivamente enrevesadas.

¡El punto de mira! ¡El punto de mira!
Si por algo funciona Frozen Synapse es por su aparente sencillez en el manejo. Una vez que te metes de lleno y comprendes su funcionamiento y su mecánica, entonces empezarás a asombrarte con todo lo que hay metido en este puñado de megas, y pasártelo pipa frente a tu monitor será cosa de unos pocos minutos. Genial.

Super Brothers Sword & Sworcery EP (Super Brothers)
El arte del pixelado en perfecta armonía con una banda sonora tremenda y una mecánica aventurera reducida casi a la mínima expresión. Esto es básicamente el juego de Capybara y Super Brothers. Una especie de aventura gráfica que aprovecha el método de interacción de los dispositivos táctiles, tus dedos vaya, con el giroscopio incorporado y la idiosincrasia de este tipo de dispositivos. Sword & Sworcery no ha aparecido en otro medio que no sea un dispositivo Apple, y es probable que no lo haga porque su soporte natural es precisamente alguno de estos sistemas. Gráficamente posee un diseño extraño, surrealista y algo minimalista. Basado en los píxeles, los artistas de Super Brothers consiguen dotar a los personajes de una personalidad extraña, fuera de este mundo (de hecho nos recuerdan a Another World), a base de unos pocos cuadradotes de colores y frames de animación. No sabemos si es precisamente por esto, o por toda la atmósfera que rodea la aventura potenciada por las músicas de Jim Guthrie lo que provoca que jugar (o quizás interactuar sería más apropiado) con S&S sea tan especial y evocador. Los combates no son más que una rareza metida en su desarrollo más propio de las aventuras tipo "point&click", aunque aquí realmente los puzzles son sencillos y sólo tendremos algunas dificultades con el paso del día y la noche.

Los "paseos" por el bosque serán una constante en S&S
Este es un juego muy especial, una extraordinaria simbiosis entre arte audiovisual y diseño de videojuegos. El planteamiento es sencillo aunque a veces cuesta cogerle el punto debido a su narrativa enrevesada y al supuesto de que somos jugadores con cierto bagaje. Con todo, es un título único que no deberíais dejar de probar.


Jamestown: Legend of the Lost Colony (Final Form Games)
Este es otro de esos juegos que suelen repetir en nuestras páginas y en la web de RetroManiac. Obra del estudio independiente afincado en Philadelphia formado por dos hermanos y un amigo de estos (la banda sonora es un encargo externo), Jamestown sorprende de primeras por ser un shoot' em up actual para PC. ¿Cómo? Sí, lo cierto es que desde Hydorah no nos poníamos a los controles de un shooter como los de toda la vida en compatibles y que no fuera una emulación de algún título de recreativa. Jamestown bebe de algunos clásicos de Cave para su jugabilidad y desarrollo, mientras que para el diseño gráfico los creadores se han inspirado en los ambientes "steampunk" de los mangas/anime y en la línea gráfica de los creadores de Metal Slug para Neo Geo por ejemplo. Lo que importa a fin de cuentas es que en Jamestown nos vamos a encontrar con un matamarcianos excelente, que propone un buen puñado de retos, diferentes formas de jugar las fases y niveles de dificultad para todos los gustos, posibilidad de mejoras, nuevas naves, secretos, DLCs de ampliación, y sobre todo un modo multijugador para hasta cuatro amigos que es la bomba, en serio. La pantalla de vuestro PC se convertirá en una orgía de balas y enemigos que os recordarán irremediablemente a las partidacas en los salones arcade de principios de los 90. Muy, muy bueno.

No os contamos nada sobre su historia,
un anacronismo muy divertido por cierto

Si lo que buscas es un shooter como los de toda la vida, tradicional aunque con algunas mecánicas prestadas de los "bullet hell" típicos de la antigua Toaplan o la propia Cave, lo encontrarás en Jamestown, con el añadido de una jugabilidad muy cuidada, un modo multi excelente (lástima que solo offline), y encima ahora compatible con MAC y Linux. ¡Nos encanta!


Terraria (Re-Logic)
Muchas veces definido como el "Minecraft en 2D", la verdad es que Terraria posee su propia personalidad y no para de crecer hacia nuevos horizontes que lo diferencian cada vez más de la obra maestra de Mojang. Hay dos formas principales de jugar con Terraria, y aunque el principio suele ocurrir que el jugador se encuentra abrumado ante tantas opciones y libertad para explorar, lo cierto es que a medida que van pasando las horas frente al juego de Re-Logic optará por una de ellas casi seguro. De primeras podemos concluir que el juego es una especie de mezcolanza entre las aventuras con scroll dimensional de toda la vida aunque también posee algunos toques roleros y de acción que lo hacen si cabe más interesante. También podremos construir edificios, crear objetos y por supuesto luchar contra nuestros enemigos, convirtiéndolo en un juego donde prácticamente podemos hacer lo que queramos. El componente de exploración siempre está ahí, es cierto, pero sus gráficos bidimensionales similares a los que podíamos encontrar en la época de los 16 bits, nos conectan rápidamente con nuestra infancia y nos introducen más fácilmente en su particular universo. En Terraria nos podremos tirar unos minutos o literalmente horas, según queramos enfrentarnos a su desarrollo, pero creednos si os decimos que vale la pena, a pesar de que los primeros momentos pueden ser algo confusos y durillos como dijimos anteriormente.

El ciclo del día y la noche en Terraria
Si estáis cansados del fenómeno Minecraft, o simplemente quereis cambiar un poco de aires, Terraria es una excelente opción. No es exactamente lo mismo aunque evidentemente se inspira en el éxito de Mojang. Su aspecto pixelado en 2D es atractivo y la interfaz clara y bien estructurada, pero lo que más nos gusta es su capacidad de abstraernos en esta especie de "sandbox" todo el tiempo que queramos. El modo multijugador también es una opción interesante, pero te lo pasarás igualmente bien en solitario.

The Binding of Isaac (Edmund McMillen)

Hay algo en los juegos de Edmund McMillen que no te dejan indiferente. Pueden ser sus gráficos retro pero en cierto modo actualizados, sus diseños descuidados en apariencia pero muy trabajados una vez que nos olvidamos de las apariencias. Super Meat Boy es un plataformas muy currado que juega con las tan de moda en la actualidad "físicas" del personaje y el escenario en el que interactua, y aunque gran parte de su éxito residió precisamente en estas facetas de su desarrollo, no era lo único que lo hizo atractivo para los jugones. Algo parecido pasa con The Binding of Isaac, y aunque es a todas luces un título mucho menos ambicioso que el anterior, también es cierto que incluye todos esos aspectos que han hecho famosos a McMillen y su equipo. Obviaremos el componente religioso del juego, aunque juega un papel muy importante por cierto, y nos centraremos únicamente en el juego. TBOI pierde la acción plataformera en pos de un desarrollo más similar al del famoso Zelda de NES, ya sabéis, explorar mazmorras habitación por habitación, buscando la llave que nos abra la siguiente puerta y destruyendo a los enemigos que nos encontremos por el camino, bosses finales incluidos. Sin embargo, que los escenarios se generen aleatoriamente lo acerca también en cierto modo al género de los denostados "rogue-likes", así que si el género te ha infundado cierto respeto siempre podrás utilizar The Binding of Isaac como introducción a esos laberínticos escenarios típicos del género.

Un chico desnudo tratando de salvar su pellejo...
Lo mejor de Isaac es sin duda que se deja jugar tremendamente bien, que es divertido, entretiene y en cierto modo nos recuerda a nuestros primeros pasos en una NES. Los gráficos simplones pero bien realizados e inspirados en ese aspecto "cartoon" que tanto les gusta a estos desarrolladores, contrastan sobremanera con la historia, grave, que subyace detrás de las mazmorras del juego. A poco que te gusten los títulos de rol aventureros sin muchas complicaciones este es tu título.

Blocks That Matter (Swing Swing Submarine)
En ocasiones desconocemos por completo un juego hasta que alguien nos lo recomienda, lo encontramos por casualidad o ha ganado algún premio que hace que de algún modo salte a la palestra.  Nosotros conocimos "Blocks that Matter" porque un lector nos mandó un correo contándonos maravillas sobre él, y aún estamos dándonos cabezazos por no haberlo descubierto antes. Swing Swing Submarine no es que tenga demasiados juegos en liza, de hecho el único juego más o menos de cierta complejidad y reconocido es precisamente este, pero señores, ¡vaya juego! Blocks That Matter nos pondrá a los mandos de un pequeño robot en un juego que mezcla plataformas y puzzles de forma magistral y que posee la capacidad de manejar bloques de diferente tipo (arena, hierro, piedra...), ya sea destruyéndolos, reciclándolos o haciéndolos desaparecer como si de piezas de Tetris se tratara. Precisamente, la inclusión de algunos detalles como el de incorporar la mecánica del famoso juego de Pajitnov, o la historia, en la que tendremos que salvar a dos despreocupados desarrolladores indie que se ven de repente bajo el yugo de una empresa que les impone fechas de lanzamiento y progresos continuos, es lo que provoca arrancar más de una sonrisa al jugar. Los primeros niveles nos valdrán como tutorial donde aprender la mecánica del juego, los poderes de nuestro robot y la forma de proceder además de ir añadiendo nuevas capacidades a nuestro limitado protagonista.

Conocer nuestras limitaciones y el funcionamiento de los
diferentes tipos de bloques será esencial
Lo mejor de todo es el diseño de los niveles, sin el cual Blocks that Matter no valdría mucho. La capacidad de los desarrolladores por crear nuevos retos sólo a partir de la conceptualización de las fases nos recuerda a aquellos viejos títulos de puzzles de los 90 con los que tan bien nos lo pasábamos. Quizás después de unas horas puedas sentir algo de hastío, nada que no se arregle descansando unos minutos, despejando la mente y volviendo a controlar al robotillo. 100% recomendable.

Stealth Bastard (Curve Studios)

Stealth Bastard Tactical Espionage Arsehole es obra de Curve Studios, parte del equipo que ya trabajara en otros interesantes proyectos (estos sí, de pago) como Fluidity/Hydroventure o el atractivo plataformas Explodemon! para PSN. En este caso sin embargo los creadors han optado por simular las típicas escenas de sigilio/espionaje de la saga Metal Gear, y los controles y mecánica del genial Super Meat Boy, todo ello envuelto en un diseño bastante personal, muy definido y cachondo, con el pixel como base por cierto.
El objetivo del juego es sencillo. Tendremos que superar los diferentes niveles llegando desde un extremo de la pantalla hasta el otro, y para ello será necesario que nos escondamos en las sombras, evitemos las cámaras de seguridad y a los enemigos y activemos diferentes interruptores para abrir la puerta que nos da pie a continuar hasta el siguiente nivel. La mecánica se basa mucho en el esquema "ensayo y error" y quizás esto no sea del agrado de todos, pero los menos conformistas dadle una oportunidad a Stealth Bastard y veréis como el juego os recompensa con algunos momentos estelares muy divertidos y un planteamiento de los puzzles bastante original.
Puede que el único problema que encontramos en este sentido es que los escenarios a veces son un poco confusos, y en ocasiones no sabremos si lo que vemos es un hueco para escondernos, o una caja que sobresale por ejemplo pero por el resto es un título redondo, desde su banda sonora atractiva, los sonidillos divertidos y los gráficos más que no tables con algunos efectos de luces y sombras muy bien realizados. Que podamos subir nuestros récords a internet para competir con otros jugadores y el pedazo de editor de mapa que incluye, no hace más que acrecentar el atractivo de un título como este que increíblemente es gratuito.

Las luces y sombras son nuestros aliados en el juego
Si tenéis ganas de echar un buen rato a lo Solid Snake o Sam Fisher, arrastraros por los fríos suelos metálicos mientras evitáis las cámaras de seguridad y os van los puzzles plataformeros con cierta dificultad (esto no es un paseo de rosas, no señor), no lo dudéis, descargaros el juego en un momento y disfrutad de este adictivo y divertido juego. ¡Es de diez!


Voxatron (Lexaloffle Games)
¡Ah! Nos encantan este tipo de "arena-shooters"... Sí, sí, esos juegos que beben de clásicos antiquísimos como Robotron y compañía, en los que somos literalmente "tirados" a los leones (de ahí lo de arena, ¿no?), y nuestro único objetivo será sobrevivir disparando a todo bicho viviente que se mueva.
Si Geometry Wars se distinguió de alguna manera gracias a sus gráficos de neón, diseño moderno y una música electrónica enganchante que taladraba incesantemente nuestro cerebro partida tras partida, Voxatron lo hace por su estética basada en voxels (una especie de pixel con volumen para entendernos), y su sentido del humor intrínseco, sin olvidar, claro está, la alta dificultad de la que hace gala el título de Lexaloffle. Los toques aventureros no son más que una excusa para que nos metamos un poco más en nuestro papel, aquí lo que cuenta es destruir, escenarios y enemigos.
Normalmente estos juegos se benefician de un control doble analógico (por ejemplo con el mando de Xbox 360), y Voxatron no es la excepción, para sacarle todo el juego lo mejor es que intentéis haceros con un mando de estas características o similar. Con el teclado/ratón también se puede jugar obviamente, pero no es lo mismo controlar nuestros movimientos y dirección de disparos en 8 direcciones con estos dispositivos que con un par de joysticks analógicos.

Algo más adelante la pantalla se llenará literalmente de "bichos"
a los que disparar impúnemente...
Gráficos espectaculares, escenarios "rompibles" que se destruyen ordenadamente gracias a su construcción a base de cubos volumétricos, algunas situaciones tipo puzzle que te harán pensar antes de apretar el gatillo, y bastante variedad, es lo que te espera en Voxatron. Si además le añadimos que es adictivo como él sólo y que podremos diseñar nuestros propios niveles... ¡Ay! ¡Que difícil es desengancharse!

Lesbian Spider Queens of Mars (Aunti Pixelante)
Obra de Anna Anthropy (conocida como Auntie Pixelante), una desarrolladora freelance que merece nuestra atención por lo ecléctico y el diseño más que estridente de sus producciones, Lesbian Spider-Queens of Mars (¡toma ya!), es una mezcla de shooter laberíntico en Flash cuyo nombre por alguna extraña razón nos recuerda a ciertas aventuras de Infocom. Está basado, según su propia autora, en los arcade de los ochenta, y más concretamente en Wizard of Wor (Midway) o Sinistar (Williams), títulos en los que el personaje del videojuego establecía una extraña relación con el jugador, burlándose de él o incluso tratando de provocarle mediante las pantallas estáticas o los samples digitalizados que sonaban por el altavoz. Gracias a nuestro rayo capturaremos a los esclavos que tratan de escapar En Lesbian Spider-Queens of Mars, nuestros reflejos y velocidad mental serán todas las armas que necesitaremos. Controlando a la reina de las arañas tendremos que evitar que nuestros esclavos escapen del palacio. Para ello contaremos con un pegajoso hilo de seda que al caer sobre ellos quedarán atrapados ireemediablemente durante un periodo de tiempo. Tendremos que ser rápidos y pasar sobre ellos una vez envueltos en la tela de araña si no queremos que se liberen y se "cabreen" literalmente, siendo de ese modo más peligrosos y difíciles de atrapar. La meta de cada uno de los niveles es capturar a todos los esclavos y demás enemigos que nos encontremos, lo más rápido que podamos y seguir a la siguiente fase o estancia del palacio.


¡Una vez dentro del laberinto será difícil que escapéis!

Gráficamente sorprende por su excelente factura tratando de imitar a esos arcade de principios de los 80. No sólo se han reducido los colores, sino que también se han simplificado los escenarios y los sprites de los personajes que pululan por la pantalla. El manejo es muy sencillo, sólo utilizamos los cursores por lo que el disparo es automático, y la premisa de juego fácilmente asimilable: capturar esclavos, evitar los enemigos y sus distintas formas de ataque y avanzar limpiando la pantalla de los mismos lo más rápido posible, y avanzar hasta el siguiente nivel. Remarcable son los sonidos y la banda sonora, muy psicodélica en conjunción con el diseño, y sobre todo los samples digitalizados que de vez en cuando suenan en nuestros altavoces, y que rápidamente nos recuerdan a los trabajos de Mr. Yak en Llamatron y compañía. Con todo un título realmente divertido y sencillo de jugar, muy surrealista pero manteniendo los cánones habituales del desarrollo de un videojuego. ¡Más que recomendable!



Nitronic Rush (DigiPen)
Dejamos para el final un arcade carreras producido por un grupo de estudiantes del DigiPen norteamericano. Hemos decidido llamar la atención del juego porque hace mucho, demasiado, que no nos encontramos con títulos de este calado. Desde aquel lejano Burnout 2, o en cierta medida el último Need For Speed, los arcades puros de coches han dejado paso a extraños híbridos en los que sólo cuenta huir de la policía, destrozar a nuestros rivales mediante complicados combos o hacer de especialistas en circuitos con excesivo "script" (Split/Second). Por eso nos alegramos tanto volver al género de correr por correr, a aquellos maravillosos Ridge Racer, Pod, Burnout, San Francisco Rush o los primeros NFS. ¿Tan complicado era volver a nuestros orígenes? Por lo visto no, aunque han tenido que ser unos talentosos estudiantes los que lo hayan demostrado.
En Nitronic Rush nos veremos envueltos en una carrera por nuestra supervivencia en el futuro. Luces de neón, música machacante, algunas piruetas y nuestro instinto de superación será lo único que necesitemos en este arcade de velocidad pura y de la buena. No esperéis un juego complejo, de hecho está muy basado en la mecánica de Rush 2049 por ejemplo, con sus vuelos acrobáticos, giros del coche interminables y física algo anticuada, pero preparaos para un viaje alucinante y algo surrealista acompañados por un entorno muy imaginativo y espectacular deudor de la estética Daft Punk y demás parafernalia.

Un escenario a lo Tron y nuestro coche a toda pastilla.
¿Quién da más?
Quizás lo peor es que aún siendo un juego gratuito, sólo está disponible para Windows y además requiere cierta máquina para ejecutarlo en buenas condiciones, sin ralentizaciones ni pérdida de calidad, pero a poco que nos pongamos al volante nos encontraremos con un juego terriblemente adictivo, espectacular sonora y visualmente y muy divertido. ¿Te animas?

6 comentarios:

  1. La selección que hacéis es excelente. Los he jugado casi todos y me parecen buenísimos.

    El único que echo en falta (aunque no lo he probado aún, la verdad sea dicha, pero supongo que será una pasada) es el Trine 2. También he empezado a jugar el Treasure Adventure Game y me está pareciendo bastante majo.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Me parece una lista más que acertada.

    ResponderEliminar
  3. Tengo casi todos los que comentáis y los he jugado, buena lista :D Una pena que el los juegos indies no tengan tanto protagonismo, porque a veces divierten mucho mas que los supuestos juegos triple A...

    ResponderEliminar
  4. Falta Bastion, como número 1, y el Atom Zombie Smasher, y el Space Chem, aunque no soy jugador de este, pero aparte de eso, muy buena lista.

    ResponderEliminar
  5. Yo no los he probado todos, pero de esta lista el mejor por graficos, jugabilidad, adiccion y sobre todo por que es gratuito es "Stealth Bastard".Ahora le tenia muchas ganas a "Wizorb".

    ResponderEliminar
  6. Muy buenos todos. JAmestown no lo conocía intentaré probarlo. ME ha faltado el trasure adventure island. Una gozada de juego del que acaba de salir la version final.

    http://www.robitstudios.com/blog/

    ResponderEliminar